Crónicas
Especial Sitges 2004
STARWARS CONFERENCE
por Carles Quintana Fernández

Durante tres días del reciente puente de la Inmaculada, concretamente del domingo 5 al martes 6 de diciembre del 2004, se celebró en Sitges la StarWars Conference, segunda que tiene lugar en Catalunya. A diferencia de la primera, que organizó en solitario el Club Oficial Español de aficionados de StarWars en el hotel Tryp Apolo en abril del 2000, ésta ha estado incluida dentro del Festival Internacional de Cinema de Catalunya.

carles.jpg
Carles y su ultraligero

La ventaja de este patrocinio ha sido disponer de mucho espacio. Así, partiendo de un gran vestíbulo que comunicaba con el resto del hotel Meliá Sitges, la principal sede del Festival, se accedía a un gran pasillo que comunicaba con una sala de conferencias, una habitación que servía de vestidor para los que iban disfrazados y finalmente, un gran salón que tenía en su centro una maqueta a escala 1:1 de un caza Ala-X.

A la derecha de ésta, estaban los expositores de todas las asociaciones que colaboraban con la Organización de una forma u otra. Siguiendo el sentido del giro, se encontraban los puestos de las tiendas que tenían presencia allí. Vendían toda clase de productos, desde todas las miniaturas imaginables que, además de las de StarWars, incluían Alien y Predator, hasta los diversos libros publicados en este universo.

También había una exposición de artículos raros, como reproducciones en metal de las pistolas de Jango Fett y las espadas de los Skywalker, además de algunas miniaturas descatalogadas que ahora son piezas de colección. Por otra parte se podían ver esculturas diversas, tanto relacionadas con la Guerra de las Galaxias como sin ninguna relación. ¿Alguien puede explicar porque estaba allí el BATMAN de Val Kilmer?

prowse.jpg
Dave Prowse

Finalmente, había una serie de consolas de demostración de juegos de StarWars, y varias mesas donde tenían lugar algunos juegos de mesa y de rol que se celebraron a lo largo de la Conferenc e. Sobraban mesas, así que no hubo ningún problema en conseguir dos para que Dave Prowse y Jeremy Bulloch, que interpretaron respectivamente los papeles de Darth Vader y Bobba Fett en la Trilogía Clásica, pudiesen firmar autógrafos.

Y éste es uno de los mayores aciertos del encuentro, la alcurnia de los invitados, todos relacionados con George Lucas. Así, además de los ya mencionados, estaba Steve Sansweet, el coleccionista número uno de todos los productos de la Guerra de las Galaxias y actual director de relaciones con los fans de Lucasfilm. Fue sentir general que fue el invitado más accesible de todos, sobretodo gracias a entender el castellano e incluso chapurrearlo.

Pero en este mundo no se dan duros a cuatro pesetas, o euros a noventa céntimos, como se prefiera. Vamos, que se tenía que pagar entrada para acceder al recinto, y por cierto no era nada barata, 25 euros si se compraba al día y 20 por adelantado. Y además, los invitados cobraban por estampar su firma en cualquier cosa relacionada con StarWars. Pero al menos, para comer, había cerca una bocadillería que era bastante económica.

disfraces.jpg
Disfraces

He comentado los disfraces. Y es que bastante gente acudió disfrazada. Los mejores eran sin duda madrileños que habían importado de Estados Unidos los uniformes, desde un escuadrón de soldados de asalto a Darth Vader pasando por dos oficiales imperiales. Pero había muchos otros que se los habían hecho ellos, con el mayor mérito que ello conlleva.

Se vieron así a cuatro pilotos de la Nueva República, uno de los cuales se parecía bastante a Luke Skywalker, dos Leia, una Mara Jade con gafas, varios soldados clon y jedis y siths en abundancia. Y es de entre éstos donde se destacaba un Darth Maul excelentemente caracterizado, que cómo se pudo ver en un documental, había pasado varias horas sometido a las maquilladoras. Naturalmente, se llevó el primer premio del concurso de disfraces.

maul.jpg
El ganador

Efectivamente, el lunes se celebró un concurso, donde todos los disfrazados podían participar. En total, fueron veinticuatro los inscritos. Había dos categorías, junior, para menores de 14 años y adultos para los demás. En la primera, el segundo premio fue para una padawan jedi tan joven que aún llevaba chupete. Y el máximo galardón se lo llevó un niño disfrazado de Max Rebo, el pianista azul de EL RETORNO DEL JEDI.

En el caso de los adultos, el tercero fue para un soldado clon de élite. Por arriba se encontraban la Princesa Leia de LA GUERRA DE LAS GALAXIAS y finalmente, como ya se ha comentado, el ganador fue Darth Maul. Todos ellos recibieron un casco oficial de Darth Vader, el manual básico revisado del juego de rol de StarWars y un ejemplar del juego de ordenador StarWars Battlefront.

Todo esto era una tentación demasiado fuerte para los medios de comunicación, y así, la visitaron representantes de varios programas, entre los que destacaron Días de Cine de La Dos y Aquí Hay Tomate de TeleCinco. Además, se registró una nutrida presencia de periódicos, entre los que incluso se contaba uno de Andorra. Había tantos fotógrafos que algunos actos parecían la comparecencia de un político.

alax.jpg
Vista general

Sobre los visitantes, decir que fueron bastante numerosos y al contrario de lo que podría esperarse a priori en un acto relacionado con StarWars, muchos de ellos eran adultos con pareja e hijo pequeño. Indudablemente, se trataba de los miembros de lo que puede llamarse la primera hornada, aquellos que vieron la Trilogía Clásica cuando niños. Naturalmente, también había adolescentes, pero la proporción estaba bastante equilibrada.

Todas estas personas tenían donde elegir. Ya se ha hablado de las consolas y de los juegos de mesa. Pero sin duda lo más interesante eran las presentaciones de diversas asociaciones y las conferencias que pronunciaron los invitados. Y además se exhibieron varios cortos, algunos de los cuales eran francamente interesantes y estaban muy bien hechos, sobre todo una parodia que se vio el domingo.

Para finalizar, decir que en general ha estado muy bien, aunque sin duda, hay algunas cosas que se pueden cambiar para mejor. Lo único es desear que este encuentro sea el principio de una larga serie, en lugar de una luz en el desierto.

© Carles Quintana i Fernández, (1.009 palabras) Créditos