El doble, 4
RUMBO A BIZANCIO, BAILANDO EN EL AIRE
RUMBO A BIZANCIO, BAILANDO EN EL AIRE Robert Silverberg, Nancy Kress
Título original: ---
Año de publicación: ---
Editorial: Robel
Colección: El doble de ciencia-ficción, nº 4
Traducción: ---
Edición: octubre de 2004
Páginas: 224
ISBN:
Precio: 10 EUR

Posiblemente éste sea el libro más equilibrado que ha editado hasta ahora Robel en su colección dedicada a las novelas cortas. Hasta ahora siempre una de ellas aventajaba a la otra lo que suponía un cierto desencanto cuando la floja era la segunda y demasiada prevención cuando sucedía al revés.

Con RUMBO A BIZANCIO y BAILANDO EN EL AIRE no sucede así, ambas son dos magníficas novelas cortas, bien construidas, bien planteadas y bien rematadas.

RUMBOA BIZANCIO sea quizá la más compleja de las dos puesto que Silverberg no pone inmediatamente en antecedentes al lector sobre lo que está sucediendo. Está situada en la Tierra, en un futuro muy lejano. La población se ha reducido espectacularmente y sólo quedan cinco ciudades en todo el planeta, ciudades que son periódicamente arrasadas y reconstruidas siguiendo el modelo de alguna ciudad mítica; Moenjodaro, Bizancio, Alejandría son minuciosamente reconstruidas y visitadas por turistas que no son turistas, es la misma humanidad que ha alcanzado tal dominio de las ciencias que no ya solamente su estado habitual es el de rentista ocioso, también se ha llegado a algo parecido a la inmortalidad y la eterna juventud, mientras que ejércitos de robots e inquietantes, por lo indiferenciables de los verdaderos humanos, temporarios, se ocupan de destruir, construir y mantenerlo todo en perfecto estado.

Sin embargo, Charles Philips, el protagonista, ha nacido en 1984, ese detalle, además de su nombre y algunos datos dispersos más, es lo único que sabe de si mismo. Es consciente de que aquello no es su época, pero tampoco es capaz de comprender que hace exactamente allí, ni como ha llegado, tampoco es una cuestión que le preocupe especialmente, la buena vida y, sobre todo la compañía de Gioia le bastan para ser feliz, sin embargo, una serie de acontecimientos encadenados harán que sus recuerdos se vayan despertando poco a poco y descubra que hace tan lejos en el futuro.

Silverberg es capaz de manejar con acierto la emotividad de las relaciones de Philips con Gioia, el desconcierto creciente del primero y emnarcarlo en esa sociedad futura tan apacible como estremecedora.

BAILANDO EN EL AIRE, de Nancy Kress, está situada en una época mucho más reciente, tanto que es más una parábola sobre lo que realmente ocurre en otros ámbitos de la industria de la cultura y el entretenimiento, como es el deporte, que una novela de ciencia-ficción. Tanto es así que un simple cambio de genética a sustancias prohíbidas por el COI y del ballet al baloncesto hubiera bastado. Pero se habla de ballet y genética, así pues ciencia-ficción, y en cualquier caso un buen relato.

BAILANDO EN EL AIRE se introduce en las tripas de las compañías de baile, pequeños imperios tiranizados por sus respectivos directores o maestros y en los que medrar en ellos depende del humor del mismo, además de interminables y agotadoreas sesiones de ensayo. En el futuro propuesto por Kress los bailarines han encontrado el remedio definitivo para sus limitaciones y lesiones, la biointensificación. Gracias a ella realizan figuras imposibles, saltos más allá de lo humano y se mantienen a salvo de las inevitables consecuencias del ejercicio físico intenso.

A partir de esa idea Kress imbrica varias historias con un resultado magnífico, por un lado un entramado policiaco en busca de un asesino monomaniaco, por otro la bailaria que ve como poco a poco pierde sus facultades y es apartada de la compañía, también una joven obsesionada por formar parte de una gran compañía y el destrozo que eso produce en su familia y su vida, y el director de compañía anclado en una concepción del ballet que definitivamente ha caído en la obsolescencia.

Sin duda, un volumen muy recomendable.

© Francisco José Súñer Iglesias, (616 palabras) Créditos