Historia de la ciencia-ficción
9. Hugo Gernsback, el padre de la ciencia-ficción moderna
por José Enrique León Alcalde
op00809a.jpg

Introducción

La ciencia-ficción es una creación europea, que de la mano de un astuto aficionado a todo lo relacionado con la tecnología punta de la época, viajó a los Estados Unidos y allí encontró el campo abonado para su posterior crecimiento, auge y desarrollo.

En este y los siguiente capítulos contaremos la gestación de la ciencia-ficción (que aún no se llamaba así), desde su nacimiento en este mismo año, hasta 1926 cuando aparece Amazing Stories la primera revista pulp dedicada íntegramente al género.

En este año y en los siguientes, en Estados Unidos, el panorama editorial estába dominado por los Munsey Magazines, una gran cadena de revistas populares dirigida por Frank A. Munsay y que publicaba literatura de evasión de todos los tipos: aventuras, policíaca, oeste, romances científicos, etc.. The Cavalier, All Story y Argosy son los nombres de algunas de estas revistas.

Las obras que aparecen en estas publicaciones no pueden llamarse aún ciencia-ficción, son más bien aventuras exóticas en tierras y parejas desconocidos. El esquema argumental de estas obras es siempre parecido: al lado del héroe de la narración aparecerá una joven bella y deseable (preferiblemente una princesa), que se verá envuelta en peligros sin cuento y de los que nuestro sufrido protagonista la salvará. Otro tema predominante del período será el cataclismo: una amenaza de diversas formas se abate sobre el planeta y destruye la civilización, el protagonista de la narración salvará a la humanidad y la encaminará a un nuevo renacimiento. Al final de la década y siguiendo la estela dejada por E. R. Burroughs los héroes de las narraciones abandonarán la Tierra, bien astralmente o por causa de algún acontecimiento fortuito, y vivirán increíbles aventuras en mundos lejanos.

Por tanto, no podemos hablar todavía de ciencia-ficción, aunque al final de esta década se vislumbran tímidamente algunos temas que posteriormente serán desarrollados con más extensión por otros autores. Tal es el caso de los universos paralelos y los mundos microscópicos contenidos dentro del átomo. Es corriente también que haya entre los autores de esta época reputados hombres de ciencia (doctores, astrónomos, etc...) que no desdeñan poner su pluma al servicio del naciente género.

Lo que mencionamos hasta aquí se refiere a obras aparecidas en revistas pulp, en cuanto a obras aparecidas en libro, todavía no podemos percibir un gran movimiento en América y tendremos que dirigir nuestra vista a la Vieja Europa que es donde se producen más obras relacionadas con la ciencia-ficción. Los autores que dominan el panorama son ciencia-ficción, un viejo conocido nuestro y Sir Arthur Conan Doyle. En cuanto a las temáticas, las distopías (utopías negativas) y las situaciones apocalípticas son las que están más en boga. Quizás ello sea debido sobre todo al ambiente prebélico que se respira en Europa (recordemos la Primera Guerra Mundial) y es lógico suponer que los autores vieran el futuro negro y cargado de inmensos nubarrones.

Hugo Gernsback y RALPH 124C41+

op00809b.jpg

En abril de este año, la revista Modern Electric inicia la publicación en serial de la novela de Hugo Gernsback RALPH 124C41+. Gernsback ha sido llamado el padre de la ciencia-ficción, calificativo este que es excesivo. Sin embargo no cabe duda de que Gernsback fue el cristalizador de la ciencia-ficción en su expresión moderna en los EE. UU. y a partir de 1926.

Hugo Gernsbacher (1884-1967) era un luxemburgués que paso los primeros veinte años de su vida en Europa. Cursó estudios en Luxemburgo y después en Alemania. A los trece años se convertiría en un fanático de la telegrafía sin hilos y del teléfono. A los veinte años marcharía a América donde encontraría un empleo en la industria de los acumuladores eléctricos. En 1906 intentó comercializar el primer aparato de radio al económico precio de 7,50 dólares. Alertada la policía por otros fabricantes, esta acudió a pedirle cuentas creyendo que se trataba de alguna estafa, pero sólo pudo hacer constar el buen funcionamiento del aparato, que aún hoy en día se puede ver en el Museo Henry Ford de Michigan. En 1908 Hugo crearía Modern Electrics, una de las primeras revistas técnicas de radio del mundo. En los años siguientes cambiaría varias veces de nombre: Electrical Experimenter, Science and Invention, Radio News, etc...

Gernsback era un admirador de Julio Verne y había leído muchas de las numerosas utopías de autores anglosajones que florecieron en la segunda mitad del siglo XIX y que fueron a menudo de anticipación antes de que esta se desarrollara. En 1911, se lanzó a la redacción del folletín RALPH 124C41+. Esta obra era un romance científico, es decir, una de esas novelas en que la intriga amorosa servía de pretexto para la descripción de una tecnología futurista. Desde un punto de vista literario, la obra es completamente ilegible hoy en día, sin embargo, desde la perspectiva de la predicción de realizaciones técnicas futuras, resulta asombrosa. El vuelo espacial, la iluminación fluorescente, publicidad mediante letras escritas en el cielo, muebles de fibra de vidrio que recuerdan a las materias plásticas, agricultura completamente renovada gracias al uso de abonos líquidos y de corrientes de alta frecuencia que estimulan el crecimiento vegetal, cultivos hidropónicos, grabaciones magnéticas, embalaje automático, gramolas automáticas, televisión y telefoto, radiodifusión, enseñanza durante el sueño, distribuidor automático de alimentos y bebidas, transmisión de la materia por medio de ondas hertzianas, dominio del hombre sobre las condiciones climáticas, etc...

Por tanto, Hugo Gernsback fue un buen profeta y avisado director de revista como se verá más adelante. Por el contrario no fue un gran escritor y habrá que fijarse en otras publicaciones y autores de la época para encontrar textos de calidad relevante

Obras y autores en las revistas pulp

op00809c.jpg

El primer autor que nos encontramos es Garrett Putman Serviss (1851-1921); Serviss nació cerca de Nueva York el 24 de marzo de 1851. Se graduó en Astronomía y obtuvo la licenciatura en Derecho. Sin embargo, se sintió atraído por el periodismo y la literatura y se convirtió en reportero del New York Tribune y después del New York Sun. Serviss fue un gran admirador de Julio Verne a quien le dedicó su novela A COLUMBUS OF SPACE, También escribió una continuación de THE WAR OF THE WORLDS de H. G. Wells titulada EDISON'S CONQUEST OF MARS (1898) fue publicada en cinco entregas en el New York Journal, desde el 12 de enero al 10 de febrero de 1898. A principios del siglo aparecería su relato THE MOON METAL (1900) donde un misterioso metal hace que se tambalee la economía mundial. El relato sería reimpreso en Amazing Stories en julio de 1926. A COLUMBUS OF SPACE (1909) aparecería en All Story en enero de 1909 y sería reeditado en Amazing Stories en 1926. En la obra Serviss da vida a Edmund Stonewall que es un científico que ha descubierto la antigravedad. Utilizando esta tecnología, construye una nave espacial y realiza un viaje a Venus. Primero visita el lado oscuro del planeta que está poblado de seres primitivos y más tarde la cara luminosa habitada por telépatas rubios.

La obra más famosa de Serviss vería la luz en The Cavalier en julio de 1911 y se llamaría THE SECOND DELUGE. Esta obra conocería hasta tres reimpresiones. La primera en cuatro entregas en los números de noviembre y diciembre de 1926 y enero y febrero de 1927 de Amazing Stories, la segunda sería la obra completa en Amazing Stories Quaterly de 1933 y la última en Fantastic Novels también completa en julio de 1948. La historia cuenta cómo una gran catástrofe natural aniquila casi toda la vida en la superficie de la Tierra. Este cataclismo en forma de diluvio (de ahí el título, el segundo diluvio) proviene de una nube cósmica gigante cargada de vapor de agua que penetra en la órbita de nuestro planeta. Por condensación, provoca lluvias torrenciales que hacen ascender poco a poco el nivel de los mares por encima del de las tierras emergidas. Sólo un astrónomo aficionado, Cosmo Versal, ha sabido prever el desastre. Ha enviado inmediatamente comunicaciones a la prensa, a las sociedades científicas e, incluso, al Presidente de los Estados Unidos, pero en vano. Es expuesto al ridículo público por las palabras del profesor Pludder, director del observatorio de Nueva York. Cosmo Versal no se desalienta y, como un moderno Noé, emprende la construcción de un arca gigantesca hecha de lévium, un metal ultraligero y ultrarresistente de su invención. Embarca en ella parejas de las principales especies de animales y quinientas personas elegidas por sus cualidades intelectuales o morales. Todo hace suponer que la mitad por lo menos eran mujeres, ya que estas personas eran salvadas a fin de perpetuar la especie humana. Sin embargo, Cosmo Versal había debido elegirlas vírgenes, modestas y discretas, pues no se habla nunca de ellas.

Sobreviene entonces el diluvio, y el arca se hace a la mar, no sin haber tenido que rechazar el asalto desesperado de numerosos desgraciados que querían subir a bordo. A pesar de una apremiante llamada, el Presidente de los Estados Unidos y el profesor Pludder rehúsan una vez más unirse a Cosmo Versal. A partir de entonces, este surcará los mares del globo terrestre esperando que termine de pasar la nube cósmica. Encuentra un submarino francés, El Jules Verne, que ha escapado del cataclismo. Versal y el capitán Yves de Beauxchamps realizan en común varias exploraciones submarinas, y así es como expulsan a un monstruo marino instalado bajo el Arco del Triunfo de París. De regreso a Estado Unidos, el arca encalla en montañas de nuevo emergidas. Versal tiene entonces la sorpresa de descubrir allí un campo de refugiados dirigido por el profesor Pludder y el Presidente de los Estados Unidos. Los dos antiguos adversarios caen en brazos uno del otro y unen sus esfuerzos para reconstruir el mundo. Y fin de la obra.

Obras y autores en libros

op00809d.jpg

En Gran Bretaña aparece la obra THE HAMPDENSHIRE WONDER, también aparecida en América con el título THE WONDER de J. D. Barensford y que trata de un niño con superpoderes. Esta es una de las primeras obras que toca el tema de los humanos con facultades y poderes más allá de lo normal, e incide en la soledad y el aislamiento del protagonista de la narración con respecto a sus congéneres. John Davis Barensford (1873-1947) fue el hijo de un clérigo inglés que en su infancia contrajo la poliomielitis. Aunque escribiría otras obras de ciencia ficción, es sobre todo recordado por la obra a que nos hemos referido.

En Alemania se publica WUNDERWELTEN de F. W. Mader y traducida al inglés como Distant Worlds trata un viaje espacial más rápido que la luz al sistema Alfa-Centauro.

El cine

Un corto francés de 13 minutos de la compañía Pathe titulado ONE HUNDRED YEARS AFTER nos retrata el mundo futuro que será dirigido por mujeres que llevarán los pantalones en el sentido literal de la palabra y los hombres llevaran vestidos femeninos y no tendrán derecho a voto. Un viajero temporal con su carisma pasado de moda podrá cambiar las cosas.

© José Enrique León Alcalde,
(1.825 palabras) Créditos