LA EDAD DE ORO I
LA EDAD DE ORO I Isaac Asimov
Título original: The Early Asimov
Año de publicación: 1972
Editorial: Plaza & Janés
Colección: Biblioteca de Isaac Asimov nº 7
Traducción: 84-01-49657-8
Edición: octubre de 1996
Páginas: 251
ISBN:
Precio: 4,91 EUR
Comentarios de: Jorge Armando Romo

Muchos escritores de ciencia-ficción se iniciaron en el género desde muy jóvenes. Algunos cuentan que sus lecturas empezaron en la infancia, otros casi abandonando la adolescencia. Esta etapa de iniciación les preparaba para que, transcurridos algunos años, llegaran a ser los escritores que hoy conocemos. Este es el caso de Isaac Asimov.

Su aventura a través de este género literario se inicia a los once años. Leía furtivamente las revistas que vendía su padre y con el tiempo, tomaría la decisión de escribir historias similares a las que disfrutaba. Este sería el arranque de una larga y fructífera carrera como escritor de ficción científica.

Esto es lo que nos cuenta esta antología de relatos: cómo empezó el buen Isaac su carrera de escritor profesional. Al principio, sus relatos eran sencillos e inclusive pecaban de ingenuos; pero con mucha práctica y el paso de los años, llegaría a ser el escritor más representativo del género. Hay que agregar que sus introducciones autobiográficas nunca faltaron en cualquier recopilación. A veces, éstas dan datos interesantes sobre el ambiente editorial que existía en la época; y por otro lado, nos cuenta a modo de presunción que el más mínimo detalle de su vida es objeto de estudio para la Historia.

Pero no le demos más vueltas al asunto, vayamos a los primeros relatos publicados por Asimov entre finales de la década de los treinta y principios de los cuarenta:

Selección 1, 1ª Edición
Selección 1, 1ª Edición

LA AMENAZA DE CALIXTO es el primer relato de Asimov publicado y el segundo que escribió en su vida. Una expedición se dirige a Calixto, una de las lunas de Júpiter. Mientras los astronautas tratan de pasar el tiempo, descubren un polizón que no solamente alegrará un poco el viaje, sino que se convertirá en un héroe que salvará a los tripulantes del peligro que aguarda en aquella luna joviana.

UN ANILLO ALREDEDOR DEL SOL. Una sencilla misión espacial se complica debido a la falta de atención de los dos tripulantes a bordo.

LA MAGNÍFICA POSESIÓN. Yo lo llamaría un relato químico con tintes humorísticos. Un científico consigue elaborar mediante ciertos procesos químicos, un metal que sustituirá al oro. Pero no será tan fácil comercializarlo: habrá muchos intereses de por medio y el resultado final dará una reacción química que contaminará gran parte del vecindario con un olor muy desagradable.

OPINIÓN PÚBLICA. es el relato mejor trabajado y la primera narración aceptada por John W. Campbell Jr. El fanatismo religioso y las posturas conservadoras impiden que los viajes espaciales se lleven a cabo. Cuando la ciencia es limitada al máximo, un hombre perseverante asombrará al mundo con una gran proeza e inclinará la balanza a favor de la investigación científica.

UN ARMA DEMASIADO TERRIBLE PARA EMPLEAR. La Tierra se expande por el sistema solar y mantiene un dominio sobre los venusinos. Uno de éstos encuentra en su planeta una arma antigua muy poderosa que permitirá la liberación e independencia de su pueblo.

FRAILE NEGRO DE LA LLAMA. La humanidad es dominada por una raza de reptiles muy avanzada. Pronto, un religioso encabezará la lucha por la independencia de los seres humanos.

MESTIZO. Un científico trabaja ininterrumpidamente para conseguir la tan anhelada energía atómica. Una raza extraña de seres débiles y sumisos cuyo origen se desconoce es maltratada y utilizada por los seres humanos para diversión. En poco tiempo, el físico acogerá a uno de estos seres híbridos (como se les llama) sin darse cuenta que ese será el inicio de un rescate a escala mundial y una lucha por los derechos de libertad y respeto de esos seres.

EL SENTIDO SECRETO. Los humanos han entrado en contacto con los marcianos y ambas razas se esfuerzan por entenderse. Un hombre siente lástima de los extraterrestres, pues éstos carecen de ciertas capacidades. De un momento a otro, el personaje descubrirá que estos seres poseen algunos sentidos muy distintos a los humanos que les permitirán apreciar fenómenos de la naturaleza ignorados por el hombre.

© Jorge Armando Romo, (657 palabras) Créditos

Nota:

Seleccion 1, 2ª Edición
Seleccion 1, 2ª Edición

Jorge me había enviado dos reseñas de LA EDAD DE ORO, esta y una ya publicada hace tiempo. Me resultaba muy extraño que me enviara dos libros de Asimov con el mismo título: LA EDAD DE ORO, y contenidos tan dispares.

Bien. Efectivamente existen ambos libros, LA EDAD DE ORO DE LA CIENCIA-FICCION (BEFORE THE GOLDEN AGE, 1974), en dos volúmenes y en la que Asimov hace un repaso a todas sus lecturas juveniles. En España la editó Martínez Roca en 1976 y es la que yo pensaba, en ambos artículos, que me estaba enviando.

Sin embargo, años, muchos años más tarde, en 1988, Plaza & Janés, sacó al mercado LA EDAD DE ORO (THE EARLY ASIMOV, 1972) en tres volúmenes con los relatos juveniles del propio Asimov.

Aquí es donde reside toda la confusión y porqué yo pensaba que se trataba de los mismos libros, porque THE EARLY ASIMOV había tenido ya una edición previa en España. En 1976 la había editado Bruguera con el sencillo título de SELECCIÓN, también en tres volúmenes.

La locura viene cuando se busca en el ISBN LA EDAD DE ORO y Asimov. se encuentra una buena docena y media de referencias de distintos años y editoriales, con la duda terrible de si todas las referencias se hacen a los mismos libros u otros muy distintos;

No se que clase de control tendrán autores y agentes sobre las traducciones y ediciones de sus libros fuera de sus países, pero lo que da la impresión es que cada editor hace de su capa un sayo, y sobre todo en las reediciones, procura ocultar el verdadero origen del libro de todas las maneras posibles y con todas las excusas imaginables para que el comprador apresurado no caiga en la cuenta que está volviendo a comprar el mismo libro que tenía desde hace años.

Francisco José Súñer Iglesias, (307 palabras) Créditos