LA VENGANZA DE LA RATA DE ACERO INOXIDABLE
LA VENGANZA DE LA RATA DE ACERO INOXIDABLE Harry Harrison
Título original: The Stainless Steel Rat´s Revenge
Año de publicación: 1970
Editorial: Ediciones Tridente, S.L.
Colección: Pulsar Ficción nº 5
Traducción: Carlos Trilla
Edición: mayo de 1991
Páginas: 251
ISBN:
Precio: ---

Este libro es la segunda entrega de las aventuras de James Bolívar di Girz, habilidoso ladrón interplanetario de guante blanco que es finalmente es capturado, con gran dificultad, todo hay que decirlo, por la policía galáctica (el Cuerpo, para los amigos) que como no es tonta, y no está dispuesta a que tamaño talento se adocene entre las paredes de una cárcel, lo recicla, más a la fuerza que de grado, en agente de la ley y el orden. Pero di Griz lleva el latronicio en la sangre y no puede evitar dar de cuando en cuando tomarse unas pequeñas vacaciones y dar un par de buenos y elaborados golpes por aquello de no perder el tacto.

Así empieza la novela, acompañado por su esposa, la en el pasado sanguinaria y amoral y todavía inteligente y lúcida Ángelina (también reciclada por El Cuerpo, aunque tras pasar por una ligera lobotomía para eliminar sus impulsos asesinos) desvalija sin pudor los bancos del planeta Kamata. Pero lo hace por deporte, sabe que el Cuerpo está detrás de él y en el fondo admite que la suma de los talentos de los excriminales que lo componen es muy superior a la suma del suyo y el de Ángelina, por lo que la huida será, si no imposible, si tan difícil que hasta para ellos dos supone un esfuerzo inalcanzable.

Por eso regresan al Cuerpo, como dos niños que han cometido una travesura pero que saben que no serán castigados porque se necesitan sus habilidades para asuntos de mucha más enjundia, como el que se desarrolla en el libro. Los agentes de la Liga de Mundos (una organización más comercial que política, pero que permite el libre comercio y el intercambio seguro de gentes y mercancías por el espacio) descubren aterrados que Cliaand, un pequeño mundo en la periferia de la galaxia, se ha embarcado en una guerra de conquista, invadiendo planeta tras planeta de forma sistemática. Contra toda lógica (realmente, invadir un planeta es carísimo, por no hablar de las complicaciones estratégicas) Cliaand va añadiendo con toda facilidad planeta tras planeta a su colección de trofeos, así pues, antes de que el asunto tome dimensiones inmanejables, la Liga, a través del Cuerpo, decide enviar a su mejor hombre, di Griz, a investigar lo que está ocurriendo.

A partir de ese momento las aventuras se suceden una detrás de otra, entre el ingenio de di Griz y el humor más descacharrante que es capaz de desarrollar Harrison. No hay descanso, tan pronto llega al planeta Cliaand di Griz despliega toda su panoplia de recursos, y desde engañar a robots barrenderos hasta entrar y salir como Pedro por su casa de bases fortificadas fuertemente vigiladas nada es imposible para él, ni siquiera invadir planetas donde tendrá que vérselas con aguerridas amazonas ni descubrir, aún a riesgo de perder la cordura, tremebundas conspiraciones.

Al contrario que LA RATA DE ACERO INOXIDABLE, ésta novela está escrita como tal y no se trata del refundido de varios relatos previos. El argumento no salta de acá para allá un poco sin sentido y el carácter y motivaciones de di Griz se mantiene íntegro durante toda la novela. Por supuesto, como entretenimiento ligero que es, no hay que buscar grandes profundidades en personajes ni argumento, sólo lo que promete; grandes dosis de humor y de entretenimiento.

© Francisco José Súñer Iglesias, (556 palabras) Créditos