LAS GRIETAS DEL TIEMPO
Portada Ángel Torres Quesada
Título original: ---
Año de publicación: 1998
Editorial: Silente
Colección: Brazo en Espiral, nº 4
Traducción: ---
Edición: 1998
Páginas: 421
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Jacinto Muñoz

Ayer terminé LAS GRIETAS DEL TIEMPO de un tal Ángel Torres Quesada. Decir que la terminé a las dos de la madrugada del jueves cinco de febrero de 2004 puede parecer un dato sin importancia, pero teniendo en cuenta que el viernes seis de febrero de 2004 no es fiesta en Madrid, cualquier persona inteligente deducirá que un sufrido trabajador, o sea, yo, esta obligado a levantarse casi de madrugada (7 AM) para contribuir un día mas a levantar este país con el sudor de su frente. Es decir, esta pérdida de las merecidas horas de sueño con la consiguiente merma en el rendimiento productivo y por tanto merma en la contribución al bienestar de nuestros conciudadanos y en las cifras del PIB y en el crecimiento económico de España dice muy poco en favor de un individuo que por más detalle dedicó este valiosos tiempo a leer una novela de ciencia-ficción. Sin duda se trata de un degenerado e inadaptado social.

Terrible. ¡Vaya! Todo este párrafo decir cuatro tonterías y encima elogiar entre líneas una obra que había prometido criticar despiadadamente. Es cierto que el final engancha, una virtud de la que no pueden presumir todas las novelas y sólo por eso esta merece la pena. Lo malo es que sólo el principio y el final tiene tirón la parte central se lee, como decir..., con bastante más desgana. No es un análisis profundo, es una impresión personal, una sensación de ya visto que no me ha ocurrió con otras novelas de Ángel como LOS VIENTOS DEL OLVIDO o SOMBRAS EN LA ETERNIDAD. El planteamiento es bueno, me recordó a UNIVERSO DE LOCOS, y al igual que este magnífico clásico comienza con uno de esos inesperados y misteriosos fenómenos que arrastran al protagonista a una inesperada realidad alternativa donde las cosas parecen pero no son como debían ser y donde todo está por descubrir y explicar. Lo malo es que después pierde fuerza por dos razones. La primera quizá es otra tontería pero el protagonista, en su manera de pensar, actuar y afrontar las situaciones, resulta demasiado parecido al de la trilogía de las islas. Y la segunda es el misterio final. Esta bien llevado, se deja intuir poco a poco y la conclusión es coherente con el planteamiento, pero le falta fundamento: las perspectivas que plantea para el 2020, la facilidad con que se desarrollan algunos de los cambios en el universo alternativo o las condiciones de habitabilidad de cierto escenario no me parecen demasiado plausibles.

Aunque mi conclusión final es que este caso Ángel ha desaprovechado un magnífico planteamiento, no me hagáis demasiado caso, estos pequeños defectos son más achacables, sin duda, a mis propias deficiencias personales que a las cualidades de Ángel como escritor. La novela reúne todas las características habituales de este afamado escritor: aventura, acción y estilo ágil.

Tenéis razón. Este último párrafo es la de cal pero ya lo decía hace poco un amigo mío: contemporizas demasiado.

© Jacinto Muñoz, (495 palabras) Créditos