EL HOMBRE COMPLETO
Portada John Brunner
Título original: The Whole Man
Año de publicación: 1964
Editorial: La factoría de Ideas
Colección: Solaris Ficción nº 23
Traducción: Antonio Ribera
Edición: 2002
ISBN:
Precio: 18,22 EUR

John Brunner es famoso por su trilogía del desastre y la obra en ella incluida, TODOS SOBRE ZANZÍBAR que le valió el premio Hugo merecidamente. Sin embargo, Brunner tiene otras obras que aunque no alcanzan la talla de las anteriores, si se dejan leer con agrado y entretenimiento. EL HOMBRE COMPLETO es una obra menor de su autor y la podemos encasillar entre las obras que tratan de humanos con facultades extraordinarias, por ejemplo SLAN de A. E. Van Vogt, MUTANTE de Henry Kuttner o incluso MUERO POR DENTRO de Robert Silverberg, reeditada actualmente por esta misma editorial.

La obra comienza cuando Sarah Howson, en un ambiente de conflictos sociales, tiene un hijo deforme y tullido. Gerry Howson aprenderá a aceptarse como es y tendrá que recorrer un arduo camino sembrado de dificultades. Es su juventud Gerry descubrirá que tiene facultades paranormales e irá a Ulan Bator centro de la OMS dedicado al cultivo y educación de seres con estas facultades extrasensoriales para la ayuda de los problemas de los humanos normales. Sin embargo Gerry no será un hombre completo hasta que sepa unir sus facultades que le procuran un rico mundo exterior con el mundo exterior que le rodea.

La tesis de esta obra es similar a la de otras del mismo cuño y mencionadas más arriba: el de una porción de humanos que gozan de poderes superiores a los del resto de la humanidad lo cual les hace encerrarse en un gettho y ser rechazados por el común de los mortales. Al contrario de otras obras de este estilo cuyo final es pesimista y desesperanzador, EL HOMBRE COMPLETO nos deja con un agradable sabor de boca al comprobar que nuestro protagonista puede ser aceptado por los vulgares humanos que le rodean.

Para concluir he de decir que la obra es corta y se lee de un tirón, no obstante, sin ser una gran obra si es eficaz y entretenida.

© José Enrique León Alcalde, (321 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Los Archivos del Espacio