EL OTOÑO DE LAS ESTRELLAS
Portada Miquel Barceló y Pedro Jorge Romero
Título original: ---
Año de publicación: 2001
Editorial: Ediciones B
Colección: Nova, Ciencia-Ficción nº 141
Traducción: ---
Edición: 2001
ISBN:
Precio: 13,22 EUR

Es habitual en los libros publicados en la colección Nova de Ediciones B que aparezca un breve y ameno artículo de presentación del libro, escrito por Miquel Barceló, que es el editor de la colección. En este caso, se da la circunstancia de que Barceló es también uno de los coautores del libro. Esto permite que en la presentación se nos de una visión de primera mano de cómo se gestó la novela. En este caso, esto resulta muy curioso pero tal vez algo contraproducente. ¿Realmente es necesario que antes de leer la novela el lector sepa el trabajo que les ha costado a sus autores escribirla, que prácticamente han tenido que obligarse a hacerlo por sentido del deber? Eso puede causar que se empiece a leer con prejuicios. Quizá, también hubiese sido conveniente reconocer influencias al final de la obra, en vez de en la introducción.

En cualquier caso, superada la introducción se entra de lleno en la novela, que es bastante breve (apenas 220 páginas). Está estructurada en dos líneas narrativas, que se van sucediendo en capítulos alternos. En una de ellas, se narra la historia de uno de los colonos humanos del inhóspito planeta Geria. Geria está azotada por unos fenómenos atmosféricos periódicos y devastadores. La única forma de sobrevivir es en ciudades subterráneas. Durante las inimaginablemente poderosas tormentas que asolan el planeta es imposible sobrevivir en el exterior, según cree todo el mundo excepto los buscadores, quienes creen en una absurda religión que les lleva a salir al exterior durante las tormentas en busca de los míticos gerios, supuestos pobladores originales del planeta. En el otro hilo argumental, un astronauta del siglo XXIII que pereció en el espacio es encontrado quince siglos después por la humanidad, cuya ciencia ha avanzado lo suficiente como para permitir devolverlo a la vida. En una sociedad humana radicalmente distinta de todo lo que conoce, tendrá que encontrar motivos por los que merezca la pena seguir viviendo.

El libro empieza con poca fuerza, sin que parezca que ninguna de las dos tramas logre captar la atención. Sin embargo, pronto el interés de ambas va aumentando. Al contrario que en otras novelas que siguen este esquema narrativo, EL OTOÑO DE LAS ESTRELLAS consigue mantener el mismo nivel de interés por las dos historias. El punto fuerte de la novela en ningún momento es la caracterización. Al contrario, no se profundiza demasiado en la personalidad del protagonista de ninguna de las dos líneas argumentales. Los personajes secundarios son, en el mejor de los casos, esquemáticos. Tampoco el flujo narrativo está especialmente logrado, pues el tono de la obra es algo frío. Sin embargo, el argumento en sí está bien pensado desde el principio hasta el final, y en ningún momento decae, en parte gracias a su reducida extensión. Se introducen interesantes especulaciones científicas y el final es satisfactorio, explicando todos los hechos que hasta entonces parecían más bien fantasiosos (como los peculiares fenómenos atmosféricos de Geria) y logrando una visión final que recuerda a la de HACEDOR DE ESTRELLAS, sin ser tan parecida que parezca una copia.

En resumen, una novela de ciencia ficción hard interesante y entretenida, sin llegar en absoluto a ser una obra maestra. Los autores demuestran ser capaces de diseñar un argumento coherente y sin fisuras, pero se nota que es su primera novela en que les falta práctica para hacer que los personajes y la historia en sí parezcan reales y atractivos.

© Daniel Buzón, (574 palabras) Créditos

Dicen los autores de este libro que es ciencia-ficción hard. No creo que con solo hablar un poco de agujeros negros, nanotecnología, etc. podamos encasillar la novela en esta categoría. Mas bien se podría catalogar en ciencia-ficción metafísica o especulativa, pues plantea grandes interrogantes sobre la Humanidad, el Universo, su destino final.

Geria es un planeta colonizado por la humanidad. En él, los cambios estacionales son devastadores y dejan al planeta completamente asolado. Como consecuencia de esto, la humanidad tiene que vivir en subterráneos. Esta circunstancia hace que se cree un tipo de religión sobre los gerios, míticos habitantes autóctonos del planeta y que solo salen durante los terribles cambios estacionales. Por otra parte, el hombre del siglo XXIII ha cambiado mucho y domina la nanotecnología. Hay multiplicidad de aspectos en los seres humanos y en este contexto se encuentra otra raza inteligente en el cosmos con aspecto de saurio. Estas dos líneas argumentales se unen al final de la novela.

Adolece la novela de lentitud en la acción, sin embargo es de agradecer que sea corta de capítulos y de extensión —230 páginas—, frente a otros ladrillos de 500 y 600 páginas. No es complicada y los conceptos manejados son fácilmente digeribles. Sin ser una obra maestra es bastante entretenida y se puede leer de una o dos tiradas.

© José Enrique León Alcalde, (222 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Los archivos del espacio el 2 de agosto de 2001