¿QUIÉN HA DESTRUIDO TOKIO?!YO NO HE SIDO, HA SIDO ESE GRANDOTE DE ALLÍ¡
por Alfonso Merelo
Godzilla
Godzilla

Seguro que todos los lectores habrán visto alguna vez una película de Monstruos Gigantes. ¿Quién no ha visto al menos KING KONG en cualquiera de sus versiones? Este artículo tratará de los Kaiju Eigu, literalmente Película de Monstruos. Los famosos Monstruos Gigantes japoneses.

Hemos de remontarnos al ya lejano 1954 cuando, a raíz del éxito de la película EL MONSTRUO DE TIEMPOS REMOTOS, la compañía cinematográfica japonesa Toho realiza el film titulado JAPÓN BAJO EL TERROR DEL MONSTRUO, conocido en todo el mundo por el popular nombre de Godzilla, que imita descaradamente su antecedente norteamericano.

La premisa es la misma en las dos películas: un lejano representante del Jurásico es despertado de su sueño milenario por una explosión atómica. En este caso se trata de una especie de Tiranosaurio de 45 metros de alto que, despertado por pruebas atómicas y sin tomarse siquiera el café del desayuno, decide que tiene que destruir Japón. Ni corto ni perezoso inicia su camino cargándose todo lo que encuentra a su paso. Las fuerzas armadas niponas le intentan parar los pies pero, debido al descomunal tamaño de éstos, no lo consiguen y después de darse un paseo por Japón se ensaña con Tokio. Sin embargo la solución está cerca: uno de los mas reputados científicos japoneses ha desarrollado un arma que consume el oxígeno del agua. Al invento de marras se le denomina Destroyer y deja en los huesos cualquier cosa que se cruce en su camino y el pobrecito Godzilla se queda como si hubiera hecho un régimen de adelgazamiento de 100 calorías.

Esta película es la más seria de toda la serie y, pese a mis comentarios, no es un film que se pueda tomar por cómico. Está reflejado el temor a las armas sin control o los reparos éticos en la utilización de la ciencia, entre otras cosas, lo que produce una buena película de monstruos que incluso supera en muchas cosas al MONSTRUO DE TIEMPOS REMOTOS.

Pero este sólo fue el comienzo. Lo mejor vino después ya que en vista del éxito de la película la productora se lanzó a una frenética producción de monstruos a cuál más variopinto, siempre teniendo en cuenta que Godzilla era el primero y el emblema de la compañía.

Mothra
Mothra

Los monstruos son innumerables y con nombres de lo más exóticos: Rodan, Mothra, Anguilas, Gidorha, Manda, Gorosaurus, Baragon, Spiga, Varan, Minya y otros nombres por el estilo. Y recordar a la compañía rival con su tortuga monstruo Gamera. No tenemos espacio para describir a cada uno de ellos pero recordaré a dos de los más famosos: Rodan una especie de Pterodáctilo cuya arma principal era mover las alas y producir un a modo de levante, que destrozaba casas y cosas así, y Mothra, una polilla o mariposa grande pero grande, grandísima. Esta podía también aparecer en fase de larva y en este aspecto disparaba unas bonitas hebras de seda que envolvían a sus enemigos. Era el Spider-man gusanesco.

Lo mas impactante de estas películas era que los monstruos se enfrentaban unos contra otros en unos bonitos combates que ya los quisieran los aficionados del Wrestling. Los esquemas argumentales eran siempre iguales. En las primeras películas y una vez resucitado a Godzilla éste destruía varias ciudades y se veía enfrentado al ejercito, que siempre fracasaba en su intento de detenerlo y mira que lo intentaron veces, hasta que aparecía otro monstruo y se enzarzaban en mortal combate. Si era con Rodan nuestro hiperlagarto solía caer primero debido al levante de las alas para, a continuación, disparar su aliento radiactivo contra el pajarito. (Me olvidé contar que Godchi, si me permiten la familiaridad, disponía de un aliento radiactivo, tipo ajoarriero, que era capaz de derretir a cualquier tanque o avión que se le pusiera a tiro). Y al final ambos bichejos caían o bien a un acantilado y se perdían en el mar, en un volcán o similar.

Las luchas entre los monstruos ocupaban mas o menos un tercio de las películas y se convertían en lo mas esperado de las mismas para disfrute de los chiquillos de sesión infantil o cine de verano que se lo pasaban estupendamente coreando a gritos: ¡dale fuerte Godchila!

Pero, dirán ustedes, ¿esto no es un sitio de Ciencia-ficción? entonces ¿de qué está hablando éste? ¿Dónde está la ciencia-ficción? Bueno vayamos con ello.

Gidorah
Gidorah

Con el paso de los años y ya en la década de los 60 estas películas muestran un componente de ciencia-ficción cada vez más acusado. Invasiones extraterrestres y planes para hacerse con el mundo salpican la filmografía monstruosa de esos años. Con la aparición de Gidorah el dragón de tres cabezas del espacio exterior se nos deja claro que lo de los monstruos no sólo es una cosa de por aquí, sino que te pueden venir de cualquier punto del cosmos cósmico. Como es natural los monstruos extraterrestres no tienen nada que hacer contra los terrestres y Godchi , de monstruo malo, pasa a convertirse paulatinamente en el defensor de la Tierra contra cualquier cosa que venga de fuera. En LOS MONSTRUOS INVADEN LA TIERRA se descubre el planeta X por esos universos de Dios, mas concretamente a la izquierda de Júpiter según se sale del Sistema Solar, y los habitantes de X solicitan a las autoridades que les presten a Godchi y a Rodan a fin de combatir a Gidorah que les está trayendo por la calle de la amargura en su planeta. Los terrestres, japoneses todos menos uno que es americano, acceden y les dejan a los dos monstruos, a cambio de una droga que curará todas las enfermedades. Pero esto es una hábil maniobra para raptar a los dos monstruos y reconvertirlos, por medio de las universalmente conocidas ondas magnéticas, en esclavos de los Xianos que, contando con estas fuerzas pesadas, deciden conquistar la Tierra. Gracias a un invento interferidor del magnetismo y a la valentía de los astronautas, uno de ellos el americano, consiguen revertir el proceso y Rodan y Godzilla se vuelven para darle de bofetadas a Gidorah. Curioso es observar como los Xianos tienen un punto débil: el ruido intenso y agudo. Con este arma los terrestres atacan a los platillos volantes. Solución copiada de la TIERRA CONTRA LOS PLATILLOS VOLANTES dicho sea de paso.

Posteriormente se rodó INVASIÓN EXTRATERRESTRE (1968), probablemente la mas conocida de estas películas en nuestro país, que se estrenó en España a raíz de la GUERRA DE LAS GALAXIAS y que curiosamente en el trailer sólo se veían batallas espaciales y astronautas, pero no monstruos, supongo que para atraer al mayor numero de incautos de la ciencia-ficción posible. Porque la película es de las más monstruosas de la serie, es decir en la que más monstruos salen. Vamos que salen todos.

Los monstruitos terrestres están recluidos en la isla Ogasawara, llamada con buen criterio Monsterland (algo así como el Parque Jurásico, pero en bestia), y los marcianos, que se llaman aquí los Killaks, desde su base en la Luna, dominan a los amiguetes monstruosos y, éstos, se lanzan a destruir el mundo. El director nos obsequia con las consabidas imágenes de la destrucción de Tokio por Godzilla y los otros monstruos se dan un paseo por el mundo atacando otras ciudades como París, donde Gorosaurus se carga el Arco del Triunfo o Mothra que destruye la Gran Muralla China abriendo agujeros como buen gusano que es.

Otra de las más ciencia-ficciónera, aunque mala de llorar, del ramo es GORGO Y SUPERMAN SE CITAN EN TOKIO (esta es la traducción española, porque en USA se llamó GODZILLA VS MEGALÓN ). Y me dirán: ¿pero sale Superman? Pues no, no sale. En España se le llamó así a un robot gigante (en el original era Jet Jaguar una copia barata de Ultramán) que ayuda a Gorgo, es decir Godzilla, a pelear contra un monstruo del mundo subterráneo llamado Megalón . Este era un bicho biomecánico con una sierra tipo LA MATANZA DE TEXAS en la barriga, que es reclutado por los supervivientes de Mu, todos japoneses por cierto, para conquistar la Tierra. Además y como no puede con los dos terrestres que le dan para el pelo, solicitan ayuda a los habitantes de algún sitio de por ahí fuera para que les presten otro monstruo del espacio, y estos ni cortos ni perezosos se lo prestan, y ya tenemos batallita entre los cuatro chavalotes.

Hay dos películas que merecen comentario aunque una de ellas no tiene nada de ciencia-ficción, pero es deliciosa: KING KONG CONTRA GODZILLA (1962). Los dos monstruos gigantes más famosos se enfrentan en un duelo a muerte. La película nos narra como Godzilla despierta una vez mas y se lanza a arrasar Japón por aquello de conservar las tradiciones. King Kong es también molestado por unos científicos en una isla que es sospechosamente parecida a la Isla del Cráneo de la original . El súper gorila se escapa de la isla y llega a Japón, donde se dedica a destruir unas cuantas ciudades que estaban por allí. En un primer enfrentamiento con Godzilla huye despavorido debido a la molesta halitosis del lagarto. Por fin llega el combate del siglo: en la Fuji-arena (por el monte), a la izquierda Godchi y a la derecha Kong, se enfrentan por el titulo de campeón de los pesos pesados monstruosos. Mientras que Godzilla se emplea a fondo con sus flatos, esta vez de guindilla picante, Kong, mucho más listo ya que es un mamífero y no una lagartija asquerosa, ejecuta su famosa técnica de levantamiento de piedra vasca y le tira unas cuantas rocas a la cabeza. El combate termina con la victoria del gorila por abandono de su contrincante. Hay una leyenda sobre esta película y es que se rumoreaba que en Japón el que ganaba era Godzilla y en la versión USA Kong. Esta leyenda es falsa. No se rodaron dos finales pues hay que tener en cuenta que en esa época, 1964, Godzilla era malo y todavía no se había convertido en el defensor de la Tierra.

Y nos queda una, bueno muchísimas pero no hay espacio: KING KONG SE ESCAPA . Aquí si estamos ante el género de ciencia-ficción versión casposa. Un científico loco y malo, estilo Dr. No, ha descubierto un nuevo mineral energético que es susceptible de usarse como arma. Para extraer este mineral cuenta con la ayuda de una organización muy parecida a Spectra y un robot gigante que ha sido diseñado a imagen y semejanza de King Kong. MecaniKong, que así se llama, tiene un defecto chapucero: al entrar en la mina la radiacción del elemento X le afecta y se escacharra. La solución es capturar al original Kong, hipnotizarlo y hacerle trabajar en la mina. Como es normal se rebela y se escapa y el Dr. Who, se llama así, manda a MecaniKong a por él. Hay una batalla espectacular en un lugar muy apartado, pleno centro de Tokio, y como todos supondrán gana nuestro orgánico gorila. Esta película es la primera que recurre a un sosías mecánico de los Kaiju Eigu. Godzilla, posteriormente, tendrá su gemelo mecánico que se llamará MecaGodzilla o CiberGodzilla, pero esto ocurrirá en el tardío intento de revitalizar la serie en los años 80. Esta revisitación remodeló totalmente la serie dando mucha mas preponderancia a la ciencia-gicción, incluyendo viajes en el tiempo para explicar el renacimiento de Godzilla.

Y esto es todo. Si quieren saber mas sobre Godzilla entren en un buscador y tecleen la palabra y verán que existe gran información sobre el tema. Recomendar el libro GODZILLA Y COMPAÑÍA de Ángel Sala en la Editorial Glenat, un exhaustivo estudio del tema. Y por último háganse un favor: siéntense en su butaca favorita, tómense una cervecita y vean alguna de estas películas. Se lo pasarán en grande

© Alfonso Merelo, Huelva, (1.966 palabras) Créditos