ATRAPADOS EN LA PREHISTORIA
ATRAPADOS EN LA PREHISTORIA Michael Swanwick
Título original: Bones of the Earth
Año de publicación: 2002
Editorial: Minotauro
Colección: Kronos
Traducción: Elena Gosálvez Blanco
Edición: 2003
Páginas: 282
ISBN:
Precio: 17,00 EUR
Comentarios de: Daniel Buzón

En primer lugar tengo que decir que habría pasado por alto este libro (teniendo en cuenta el horrible título que le han puesto en la traducción española y la pinta de la portada) si no fuera porque me gusta leer los foros de ciencia-ficción en inglés, con lo cual sé que mucha gente lo considera uno de los libros más interesantes del año 2002.

El autor es uno de los escritores más populares de relatos de ciencia-ficción en lengua inglesa. Año tras año coloca dos o tres de sus relatos entre los nominados a los premios Hugo en sus distintas categorías de ficción corta (novela corta, relato largo y relato) y ha ganado cuatro o cinco Hugo en dichas categorías en los últimos años. Esta novela también ha sido nominada, aunque finalmente el premio se lo llevó HOMÍNIDOS, de Robert J. Sawyer.

Por el aspecto que tiene la portada de la edición de Minotauro, ATRAPADOS EN LA PREHISTORIA parece una novela de baja calidad que trata de sacar tajada del interés por los dinosaurios (PARQUE JURÁSICO y todo eso) Sin embargo, nada más lejos de la realidad, porque se trata de ciencia-ficción seria y respetable.

Es una novela de viajes por el tiempo y paleontología. Pero sobre todo es una novela sobre el amor a la ciencia y a los conocimientos. Recuerdo por ejemplo la escena inicial, cuando Richard Leyster recibe con nulo interés a un tipo que viene a ofrecerle trabajo. Al fin y al cabo, ya tiene el trabajo con el que siempre ha soñado, como paleontólogo del Smithsonian, y está embarcado en un fascinante proyecto de estudio de unos rastros y restos fósiles de dinosaurio recientemente encontrados. ¿Quién puede competir con eso, aunque ofrezca más dinero? El hombre que le ofrece el nuevo trabajo se niega a dar explicaciones sobre el mismo. Se limita a ponerle una caja encima de la mesa y a decirle que le llamará próximamente. Más tarde Leyster llora de alegría y emoción mientras con manos temblorosas disecciona la cabeza de dinosaurio que había dentro y comprueba maravillado en qué teorías estaban acertados los paleontólogos y en qué se equivocaban. Ni que decir tiene que acepta el trabajo. Ese es el tono y el tema principal de la novela: el amor por la ciencia.

Después están los viajes por el tiempo. Es un tema muy tratado ya, pero este libro tiene la originalidad de llevarlo a sus últimas consecuencias. Así, nos encontramos varias instancias de la misma persona, con distintas edades, discutiendo entre sí. También con notas e informes que una persona se manda a sí misma al pasado para indicarse lo que tiene que hacer. Congresos científicos entre paleontólogos de distintas generaciones. Conversaciones como: Según nuestros registros usted hizo lo que le pedimos, así que deje de hacernos perder el tiempo con sus protestas. También están las paradojas, que pueden ocurrir y, a pesar de los duros esfuerzos por evitarlas, de hecho ocurren cuando alguien decide hacer algo distinto de lo que según los registros hizo. En fin, el tratamiento me pareció bastante original, aunque debo decir que llega un momento en que las situaciones creadas por los viajes temporales son tan retorcidas que acabas pensando que es demasiado, que es imposible que las cosas acaben funcionando cuando se hacen de esa forma.

En cuanto a la paleontología, el momento más interesante se produce cuando una expedición queda efectivamente atrapada en la prehistoria. Esa parte de la novela se lee como un relato de aventuras muy atractivo, a la par que se ofrecen especulaciones interesantes sobre la naturaleza de los dinosaurios.

Ahora vamos con lo malo: aparte del ya mencionado lío que existe por culpa de viajes por el tiempo y paradojas, que pueden llegar a parecer demasiado en algún momento, creo que lo que me desconcertó es el final. No lo cuento para no estropear la lectura a nadie, pero es un final de esos que no se sabe si considerar feliz o triste, y que a mí en concreto me decepcionó. No puedo decir que me lo esperara, sin embargo. También hay algunas subtramas que están menos desarrolladas que la principal y que no son tan interesantes.

En resumen, durante la lectura me pareció un libro interesante y fácil de leer. El enrevesamiento no dificulta la facilidad de lectura en absoluto. Es sólo cuando se piensa en el lío de tramas temporales cuando resulta mareante. Disfruté a lo largo de toda la lectura y eso es para mí lo fundamental. No es un libro perfecto, por los defectos que he comentado, pero les recomiendo que lo lean y juzguen por sí mismos. Creo que merece la pena.

© Daniel Buzón, (781 palabras) Créditos