ROBOTS E IMPERIO
ROBOTS E IMPERIO Isaac Asimov
Título original: Robots and Empire
Año de publicación: 1985
Editorial: Plaza & Janés
Colección: Jet, 136/12
Traducción: Rosa S. de Naveira
Edición: marzo 1996
ISBN:
Precio: 7 EUR
Comentarios de: Francisco Ontanaya

Solaria, el mundo originario de Gladia (el romance del terrestre Elijah Baley en Aurora) se ha extinguido misteriosamente. Ya han pasado doscientos años después de aquel encuentro; Baley ha muerto, y la longeva solariana deja pasar los últimos años... cuando, los incipientes colonos de la Tierra, y al frente un descendiente de Elijah Baley, solicitan permiso para recuperar los miles y miles de robots que habrán quedado abandonados en Solaria. Gladia es la única nativa de aquel mundo que queda y necesitarán su ayuda.

Otro viejo conocido de Baley, el doctor Amadiro, también ve cómo pasan sus últimos años sin poder detener la expansión de la Tierra y colonizar la galaxia para los auroranos. Los robots humaniformes fracasaron, ha muerto Fastolfe, y sin embargo sigue sin poder vencer la oposición de una fuerza invisible: la de Daneel Olivaw y Giskard Revenlov, humaniforme uno, mentalista el otro. Pero, gracias a la aparición de un joven genio, Mandamus, y a la inesperada comprensión de Vasilia, la robótica que en su juventud dotó inconscientemente a Giskard de su capacidad, Amadiro encontrará una forma de deshacerse por fin de la odiada, infecta y subhumana Tierra.

ROBOTS E IMPERIO es la novela de Daneel Olivaw, la que le concede realmente el papel de protagonista. Este es su gran aliciente, ver a este Sócrates de metal y carne sintética enfrentándose a Amadiro y tratando de detener su conspiración. También el lector encontrará aquí la semilla de este mito, el comienzo del Daneel como guardián en la sombra de la humanidad. Pero ROBOTS E IMPERIO no tiene ya el encanto de su precedente LOS ROBOTS DEL AMANECER. Si bien Amadiro conserva ese noble aire de antagonista, cuenta con un segundo, Mandamus, bien labrado (tal vez la imitación de un modelo de personaje de alguna otra novela), y la exposición en detalle de los conflictos de las Tres Leyes (y el nacimiento de la Ley Cero) a través de el ahora coprotagonista Giskard, en cambio el tercer personaje en relevancia, la propia Gladia, cae muchísimos enteros ya no solo en carácter o profundidad si no en credibilidad misma. Asimov comete el flagrante error de personificarse a sí mismo en el discurso de Gladia a la gente de Baleymundo (un discurso pero que muy poco logrado). También D. G. Baley, otro secundario, es una copia demasiado poco enmascarada del propio carácter del autor

El último tercio de ROBOTS E IMPERIO, con todos los personajes en la Tierra, y exceptuando el interesante pasaje del atentado contra Gladia, regresa prácticamente al estilo de las primeras novelas de robots. Asimov no saca buen partido en esta novela a sus propias e interesantes especulaciones, ni de lejos tanto como lograría después al volver a Solaria en la excelente FUNDACIÓN Y TIERRA. Si no perteneciese a la extensa saga y no dependiesen tantas cosas de lo que aparece en esta novela, no destacaría absolutamente nada entre la producción de Asimov.

Narrativa: 2, Argumento: 3, Originalidad: 3, Expectativa: 3, Global: 3

© Francisco Ontanaya, (496 palabras) Créditos