EL CORAZÓN DEL IMPERIO
EL CORAZÓN DEL IMPERIO Bryan Talbot
Título original: Heart Of Empire: The Legacy Of Luther Arkwright
Año de publicación: 1999
Editorial: Astiberri Ediciones
Colección: Sillón Orejero
Traducción: Raúl Sastre
Edición: 2003
Páginas: 304
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Carles Quintana

En una Roma muy parecida a la actual, aunque sin ningún edificio más alto que la Cúpula del Vaticano y donde por alguna razón la Guardia Suiza caza a las aves rapaces, un Papa moribundo del que no se conoce el nombre, ordena al Cardenal Barberini, un religioso con poderes psíquicos, que se dirija a Londres a ordenar a la reina-emperatriz Ana que entregue su trono a la Iglesia. Y si ésta se niega, deberá tomarlo por la fuerza.

Esta es la introducción de EL CORAZÓN DEL IMPERIO. EL LEGADO DE LUTHER ARKWRIGHT, de Bryan Talbot. A partir del título, puede interpretarse que este cómic es una continuación de LAS AVENTURAS DE LUTHER ARKWRIGHT, transcurriendo 23 años después de los acontecimientos relatados en éste. Pero si se analiza con detalle, se descubre que se trata más bien de una historia independiente que comparte muchos personajes con la anterior.

Así, el protagonismo recae en la hija de Luther y Ana, la princesa Maria Victoria Vicky Arkwright Stuart. Antes de continuar, se ha de decir que comparando este cómic con el anterior, se descubre que ambos empiezan de la misma forma, con el protagonista situado enfrente del monumento de Albert Park dedicado en nuestra Historia paralela al esposo de la Reina Victoria. Hasta la postura es la misma. Hay muchos otros paralelismos, como la forma en que padre e hija descubren el alcance de sus poderes. Pero con esta muestra es suficiente.

Sobre los demás personajes, muchos de ellos, empezando por los malos, son totalmente nuevos. Ha habido un cambio generacional. Los veteranos han cambiado. Al fin y al cabo, ha pasado casi un cuarto de siglo. Todos están envejecidos, si no físicamente, si mentalmente. Y ha desaparecido esa fuerza juvenil y esa inocencia que tenían cuando la revolución que restauró la monarquía en la isla de Gran Bretaña. Precisamente, aquí está uno de los puntos donde falla un poco la narración.

Se trata de que al estar concebida esta obra como una sucesora de LAS AVENTURAS DE LUTHER ARKWRIGHT, hay muchos detalles que no se acaban de comprender si no se ha leído la primera, como posiblemente es el caso de muchos lectores. Es cierto que en las primeras páginas, con lo de la Batalla de Londres, se hace un esfuerzo para aclarar el origen de la situación actual y ciertamente cumple sus objetivos, pero hay muchas cosas que quedan sin explicación.

Se podrían señalar decenas de detalles, pero excederían los límites de esta crítica. Así que únicamente se expondrá el saber quienes son dos de los principales personajes. Ahí están Luther Arkwright, del que sólo se sabe que tenía extraños poderes y que tuvo un gran papel cuando la Guerra Civil Inglesa, y la psíquica Rose Wylde, que parece que fue un personaje influyente veintitrés años antes. Lo que ocurre es que falta gran parte del sustrato histórico, pudiendo despistar ligeramente al lector novato.

Pero cuanto se avanza un poco en la narración, se descubre que esto tampoco es demasiado importante. Cada uno de los tres álbumes en que se divide la historia tiene al final una sección llamada Arcología, donde se hace especial hincapié en algunos personajes y hechos de la historia, explicando cosas de ellos. Todo esto está muy bien, pero se echa a faltar una breve descripción biográfica de los personajes. Al fin y al cabo, sí que existe para introducir el universo donde transcurre la acción.

Se trata de una realidad paralela, donde en 1999 el Imperio Británico ha conquistado todo el planeta menos dos Estados, siendo el Japón el último en caer. El primero de los que todavía se mantienen independientes es una Rusia que incluye la actual Turquía, muy en la línea de los planes rusos de principios del siglo XX de apoderarse de Constantinopla, y el segundo las UCA (United Colonies of America), una especie de EUA alternativos que no son una potencia y que incluyen todo el territorio por encima de Méjico y entre cuyas principales ciudades se halla New Amsterdam.

En ese mundo, hay una mezcla de cosas actuales y de siglos pasados. Ahí tenemos un soldado británico con un uniforme rojo parecido al que utilizaban en el siglo XIX, un casco de la I Guerra Mundial y un fusil de asalto que recuerda sospechosamente un M16. En cambio, la sociedad corresponde a la de nuestra época victoriana, desde las clases medias hasta los niños trabajando en las minas. Y todo esto situado en un Londres que parece la capital del Imperio Romano si éste hubiera durado hasta nuestros días.

Independientemente del argumento, un aspecto muy bueno de la obra son las constantes referencias a cosas de nuestra realidad, la mayoría en formato paródico. Por ejemplo, una americana, al ver a un bobbie con pistola, señala que a ella eso le resulta muy extraño y se alegra que en América no ocurran esas cosas. También aparece el IRA (Irish Royal Army), un cuerpo de irlandeses que son totalmente fieles a la reina Ana y forman su guardia personal. Hay otros casos, cómo un ataque al racismo, pero tampoco es cuestión de destripar la historia.

En este aspecto, el tebeo recuerda a Mortadelo y Filemón o EL SEÑOR DE LOS ANILLOS. En los tres casos, se pueden encontrar infinidad de detalles, algunos de los cuales son muy obvios, como la Estatua de la Libertad, y otros necesitan una segunda lectura para localizarlos. Ese es el caso de las Pirámides de Gizeh, trasplantadas a Hyde Park. En consecuencia, los que se compren esta trilogía deberían mirársela como mínimo dos veces. Vale la pena.

Por lo escrito hasta ahora, parece que es perfecta. Pues no, también tiene sus fallos. Por ejemplo, mientras la tecnología bélica es muy avanzada, existen incluso helicópteros y se utiliza la electricidad y las comunicaciones modernas, las cámaras de fotos y cine son de los años treinta. A lo mejor es la idea que quería transmitir el autor, pero puede sonar raro. El otro es que tal vez parte del lenguaje no es apropiado para un cómic supuestamente destinado a un público juvenil.

Bien, esto es todo. Como resumen, decir que aunque que hay algunas cosas que pueden no convencer, todo lo de los universos alternativos y los poderes psíquicos de sus protagonistas lo convierten en una excelente obra de ciencia-ficción, tal vez uno de los mejores tebeos de ese estilo que se hayan escrito nunca. Por último, no se puede olvidar que no deja de tener cierta ironía toparse con una Inglaterra colonizada por la India u otra donde Camilla Parker-Bowles es la Reina.

© Carles Quintana i Fernàndez, (1.098 palabras) Créditos