INCLINACIÓN: 26 GRADOS
INCLINACIÓN: 26 GRADOS jorge munnshe colomer
Título original: ---
Año de publicación: 1996
Editorial: Juan José Aroz, Editor
Colección: Espiral, ciencia-ficción nº 7
Traducción: ---
Edición: octubre de 1996
Páginas: 105
ISBN:
Precio: Descataloagado

Cuando reniego de las obras literaturistas, es decir, de aquellas que confunden el arte de qué contar por el artificio del cómo contar, en modo alguno estoy sugiriendo que el cómo no tiene importancia alguna, los sucesos por si mismos, por muy emocionantes que pretendan ser, no alcanzan ni la mitad su fuerza si no se describen mediante una prosa adecuada. El problema viene cuando, como digo, se confunde esa prosa brillante con la emoción de los sucesos, y se relatan distinguidamente cuestiones de un calado ínfimo. Al lector poco avisado eso le puede parecer gran literatura, pero a poco que se rasque en la superficie se descubre que no hay nada.

En el otro extremo quedan la acción y los sucesos trepidantes enumerados más que relatados. Donde podría haber intriga y misterio sólo queda un ordenado inventario de aventuras que, a causa precisamente de la fría y estructurada lógica con la que se describen, acaban por desembocar en desenlaces fácilmente adivinables que hacen perder todo el interés en la obra.

Esto es lo que ocurre con INCLINACIÓN: 26 GRADOS y los dos relatos que le acompañan; ALGO EN ALGUNA PARTE y el OJO DEL CICLÓN.

INCLINACIÓN: 26 GRADOS relata el ataque terrorista contra un megaedificio y los esfuerzos de los agentes de seguridad del mismo por impedirlo. El relato es preciso y no se pierde en digresiones inútiles ni en detalles más allá de lo estrictamente necesario sobre los misterios arquitectónicos del edificio. Sin embargo, donde debería haber emoción y suspense sólo puede encontrarse un, como digo, minucioso seguimiento de las pesquisas policiales, en las que ni siquiera las escenas más violentas llegan a dar la impresión de que estuvieran fuera de la rutina habitual del edificio.

ALGO EN ALGUNA PARTE trata de una venganza diferida en el tiempo y el espacio. Es un relato que casi podría clasificarse dentro de los cuentos de viejas paranormales de no ser por el barniz cuántico que rebosa por todos los lados, y como si se tratara de un manual de física cuántica, también resulta arduo y frío. Y no es por falta de muertes terribles, persecuciones implacables y escenas espectaculares, que las hay, y en buena cantidad, pero enumeradas, no narradas, lo que las hace perder fuerza y casi interés.

Por último, OJO DEL CICLÓN, resulta ser aún más frío y sistemático que los dos anteriores, reforzándose este efecto a causa de su planteamiento; el del informe de un oficial de aviación ruso, volcado en un terrible esfuerzo por desmontar los planes por dominar el mundo de un científico, huido con importantes armas secretas desarrolladas en los tiempos de la antigua Unión Soviética.

En definitiva, tres relatos de argumentos muy interesantes pero que, sin embargo, acaban dejando frío al lector.

© Francisco José Súñer Iglesias, (459 palabras) Créditos