UN OJO EN EL CIELO
UN OJO EN EL CIELO Philip K. Dick
Título original: Eye in the sky
Año de publicación: 1969
Editorial: Edasha
Colección: Nebulae
Traducción: Ruben Masera
Edición: Mayo de 1991
Páginas: 288
ISBN:
Precio: 10 EUR
Comentarios de: Hermes Macmalnat

Dado que, remedando un chiste del malogrado Perich, LLO SOI HAUTODIDATA, ésta no es una crítica al uso.

Rubens las pintaba macizotas y El Greco chupaíllas. ¿Quién es el pintor bueno y cual el malo? Soy incapaz de dilucidar la calidad de una obra pero tengo muy claro lo que me gusta.

De cualquier forma, en mi opinión, la mayoría de critiqueros suelen ser o tendenciosos, en cuyo caso no sigo leyendo, o bien pontifican y entonces se despierta mi hilaridad y continúo.

Robert Silverberg dixit: James Triptee jr. es un hombre de 50 o 55 años..., cuando es el seudónimo de la antropóloga Alice B. Sheldon.

En este Sitio leí cosas como: Dick, quizás por sus matrimonios fallidos, compone SIEMPRE sus personajes femeninos desquiciados cuando no viles. Concluyendo con una bibliografía incompleta donde faltaban LA INVASIÓN DIVINA (recordad la madre de Ismael) y éste mismo.

Soy mal pensado y califico la omisión de voluntaria, así se evita el contradecirse.

Entrando en materia, UN OJO EN EL CIELO desarrolla un tema recurrente del autor, a saber, la consciencia colectiva cuando los cuerpos físicos no pueden responder. Mientras que en UBIK y LO QUE DICEN LOS MUERTOS los personajes ya fallecieron, aquí se hallan simplemente en estado de shock.

Visitaremos sucesivamente cuatro mundos, dependiendo de la mente despierta en el momento.

El primero regido por un dios cuyo profeta dictó normas éticas recogidas en el Zunan del segundo Nabí, que son consultadas por la gente piadosa para tomar decisiones.

Dicho dios otorga premios, a veces tan cicateros como una mini-lluvia de calderilla, e imparte castigos de forma harto caprichosa.

Luego llega un mundo pacato, para mí el único flojito, donde el sexo no es pecado, simplemente no existe.

Sigue una paranoia enfermiza y angustiosa donde puede surgir el peligro más horrible desde el lugar menos esperado.

Finalizamos en una rebelión de los proletarios ante la malvada explotación capitalista en plenos U.S.A.

No es una historia cómica pero, al releerla, me divertí tanto como la primera vez ante los personajes deformados y deliberadamente grotescos que pululan por ella.

Las figuras centrales son un matrimonio muy bien avenido cuya mujer es bella, inteligente y de buena pasta.

Resumiendo, me gusta MUCHO UN OJO EN EL CIELO.

© Hermes Macmalnat (376 palabras) Créditos