Star Trek FILM, 10
STAR TREK 10: NÉMESIS
STAR TREK 10: NÉMESIS EE.UU., 2002
Título original: Star Trek: Nemesis
Dirección: Stuart Baird
Guión: John Logan
Producción: Rick Berman, Peter Lauritson
Música: Jerry Goldsmith
Fotografía: Jeffrey L. Kimball
Duración: 116 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Jean-Luc Picard); Jonathan Frakes (William T. Riker); Brent Spiner (Data); LeVar Burton (Geordi La Forge); Michael Dorn (Worf); Marina Sirtis (Deanna Troi-Riker); Gates McFadden (Dr. Beverly Crusher); Tom Hardy (Shinzon); Ron Perlman (Viceroy); Shannon Cochran (Tal´aura); Dina Meyer (Donatra); Jude Ciccolella (Suran); Alan Dale (Hiren); John Berg (Senador)

¿De qué se trata?

¿Queríais bronca? ¡Tomad bronca!
¿Queríais bronca? ¡Tomad bronca!

El Enterprise emprende rumbo hacia el Imperio Romulano, el que iba faltando en la macromegasaga cósmica Star Trek (ya habían aparecido los borg, y por favor, ¡ya no más klingons!) Se supone que debería venir la paz o algo así, algo bastante improbable porque si todos los enemigos de la Federación se hacen amigos, ya no se pueden hacer más películas Star Trek (o eso, o se inventan villanos nuevos) Nada más llegar hasta donde los romulanos, se encuentran con que éstos son manipulados por un indeseable llamado Shinzon, que tiene sendos planes para hacer caldo con los humanitos. Y ahí no acaba la cosa: Shinzon no es un romulano, sino que es humano. Peor aún: Shinzon es (¡¡¡CHACHÁN!!!) un clon del Capitán Picard. Ahora la tripulación del Enterprise lucha no sólo para salvar a la Federación, sino tambiuén para preservar el patrimonio genético de su bienamado capitán, y que, oiga usted, tiene que valer un dineral, toda vez que él es el único que sabe actuar en toda la Nueva Generación.

El espíritu de los tiempos

Y después de la tempestad vino la calma
Y después de la tempestad vino la calma

Esta película tenía que ser icónica, por varias razones. En primera, los filmes de la Nueva Generación no habían funcionado tan bien en taquilla ni en crítica (y con razón) como los clásicos con Kirk y compañía. En segunda, aunque habían tenido un momento álgido con PRIMER CONTACTO, lo cierto es que después del despeñadero que había sido INSURRECCIÓN era difícil pensar en continuar la saga, así es que se acababa la gallina de los huevos de oro, máxime considerando que por ese tiempo se había cancelado la serie Star Trek: Voyager, y Enterprise había comenzado de manera harto vacilante. En tercera, la Nueva Generación ya estaba pasando a la jubilación, y la pechugona Marina Sirtis ya estaba envejeciéndose en su rol de alienígena empática, así como antaño a Nichelle Nichols habían comenzado a pesarle los años desde que se calzara la minifalda de Uhura. En cuarta, era la décima película, y en nuestro sistema de notación numérica índicoarábigo de base 10 y con cero, era mejor tener un Viaje a las estrellas 10 que quedarse en un Viaje a las estrellas 9, particularmente si ese 9 había sido un producto tan infame como INSURRECCIÓN. Así es que se dejaron de tratar de emular cosas filosóficas, y se fueron a la carne, a lo esencial, o sea, a una historia puramente mitológica, con un villano también mitológico en Star Trek, cuales eran los incomprendidos romulanos. El resultado, pues bien... Fue mejor que INSURRECCIÓN, pero no es mucho decir, porque en realidad cualquier película, trekkie o no, es mejor que ésta, con algunas deshonrosas excepciones.

¿Por qué verla?

Góticos, si, pero sin desmelenarse
Góticos, si, pero sin desmelenarse

:: ¿Se habían imaginado ustedes alguna vez ver una película de Star Trek gótica...? Esta lo es. Estando por todo lo alto la moda gótica, Star Trek se sumó. La trama de viaja al Imperio Romulano para sacar de ahí al villano es la versión trekkie del viejo cuento del castillo del vampiro. Los decorados son oscuros, los trajes amplios, la apariencia de los villanos es vampírica. De lejos, lo mejor y más recomendable de esta película es el apartado visual, distante años luz de la característica estética iluminada de las películas anteriores y las series de televisión. Incluso el propio villano, Shinzon, entabla una especie de relación vampírica con el Capitán Picard, ya que pretende capturarle para sustraerle el ADN que le permitirá escapar de una enfermedad degenerativa incurable (un villano víctima de una maldición gótica: la muerte inminente) Ya por el puro planteamiento, inusual en Star Trek, esta película merece un visionado, aunque la trama no sea arreglada de la mejor manera (al final todo acaba en la clásica batallita entre naves espaciales, por cierto bastante cutre y predecible) y no se ahonde mayormente en la relación entre el héroe y el villano, que prometía dar mucho jugo de sí, y al final quedó en pulpa molida. Pero en fin.

Ideal para: Ver una de Star Trek con sucedáneos de vampiros y castillos góticos. Y que además parece ser la última de la Nueva Generación, y así como va el asunto, también la última de Star Trek, al menos en muchos años.

© Félix Capitán,
(689 palabras) Créditos Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 como Viaje a las estrellas: Némesis

Sinopsis

El Enterprise y su tripulación deben enfrentarse a un temible peligro que amenaza con desestabilizar la galaxia cuando el Imperio Romulano cae en manos de un nuevo líder con un extraño interés por el Capitan Picard.

La décima película inspirada en la ya clásica serie de TV creada por el mítico Gene Roddenberry cumple el tópico de que las películas pares de la franquicia son las mejores.

El film dirigido más que correctamente y con un estimable sentido del ritmo por Stuart Baird un interesante y competente director (U.S. MARSHALLS, DECISIÓN CRITICA) y montador (SUPERMAN, LADY HALCON, ARMA LETAL, GORILAS EN LA NIEBLA ...) cierra, en teoría, las películas basadas en la serie que sucedió a la Star Trek original, La Nueva Generación y lo hace más que dignamente. Siguiendo los parámetros de la serie en la que priman mas los diálogos, las relaciones entre los personajes y las buenas historias frente a la acción y los efectos especiales que priman en otras películas de ciencia-ficción el film nos enfrenta a uno de los mayores peligros a los que ha debido hacer frente el Enterprise, un temible enemigo que enfrentara al capitán Picard (un sensacional Patrick Steward que muestra más recursos de los habituales en la serie) a un reflejo distorsionado de si mismo.

El guión de la película (a cargo de John Logan autor de los de RKO 281 y GLADIATOR) sigue los esquemas habituales de los episodios de la serie con una trama principal (el enfrentamiento con los romulanos y su nuevo líder) y un par secundarios (el encuentro del androide Data con un hermano perdido) que, en el caso de la película, se entrecruzan hábilmente para deparar un final tan emotivo como emocionante.

La mayor diferencia con la serie esta sin duda en el presupuesto lo que supone unos impresionantes efectos especiales (el enfrentamiento entre el Enterprise y la nave insignia romulana) y unas escenas de acción en exteriores mucho mas extensas que permiten ver al capitán Picard en acción conduciendo vehículos o enfrentándose mano a mano a comandos romulanos algo inhabitual en la serie aunque algo más común en las películas. De todos modos tanto las escenas de acción (muy bien rodadas) como los mayores y mejores efectos especiales no afectan un ápice al espíritu y estilo habitual de la saga con lo que el publico aficionado a la serie no se vera decepcionado en ningún momento. Igualmente los personajes no traicionan su esencia y siguen siendo tan reconocibles y entrañables como siempre aunque el protagonismo de la cinta este centrado en el capitán Picard y el androide Data (Brent Spiner en un doble papel) resultando el resto meros comparsas con mucho menor protagonismo lo que puede resultar algo decepcionante para los seguidores de Riker, Troi o Worf aun así todos tiene al menos una oportunidad para lucirse.

Pese a venderse como la película final de la nueva generación el final (que no desvelare) queda suficientemente abierto para poder realizar una película más y con algunas interesantes incógnitas que incluso la harían deseable.

Eso sí, el publico no habitual de Star Trek o que no conozca los suficiente este particular universo y a sus personajes puede no conectar lo suficiente con esta película pese a que el guión es mucho mas accesible para neófitos que el de otros films de la saga pues, como he indicado, no basa su interés en los efectos especiales y la acción sino en un guión interesante y reflexivo y en esa interacción entre unos personajes conocidos y entrañables para todos aquellos que hayan seguido las peripecias de la nave estelar Enterprise a lo largo de su dilatada historia.

Película sin duda indispensable para trekkies y trekkers y muy recomendable para todos los aficionados a la buena ciencia-ficción.

Anécdotas:

El sensacional Jude Law fue la primera opción para interpretar la interesante villano Shinzon que finalmente interpreta el competente Tom Hardy.

En la inicial escena de la boda aparecen en breves cameos personajes de la serie como Guinan (interpretada por Whoopy Goldberg) o el aferez Crusher (Wil Wheaton).

Otros cameos a lo largo del film son los de Kate Mulgrew (la capitana Janeway en Star Trek: Voyager ahora almirante) o el director Bryan Singer.

Además existen múltiples referencias a personajes y momentos tanto de Star Trek: La Nueva Generación como de la serie clásica o los diversos spin-off. Se hace referencia a la maniobra Kirk (por el mítico capitán), una de las naves de la federación se llama USS Archer (por el capitán de la reciente serie Star Trek: Enterprise) o aparece una botella de vino Chateau Picard (de los viñedos de la familia del capitán que aparecieron en el episodio Familia)

La nueva raza que aparece en el film los remans están inspirados en el Conde Orlok del clásico film NOSFERATU (NOSFERATU, 1922)

© Carlos F. Cenalmor, (769 palabras) Créditos Créditos