JULIO VERNE, ESE DESCONOCIDO
JULIO VERNE, ESE DESCONOCIDO Miguel Salabert
Título original: ---
Año de publicación: 1974
Editorial: Alianza Editorial
Colección: El libro de bolsillo nº 1112
Traducción: ---
Edición: 1985
Páginas: 351
ISBN:
Precio: ---

Acabo de releer este libro de Miguel Salabert sobre la figura de Julio Verne y tengo que recomendarlo encarecidamente a todos los interesados en el escritor francés. Por lo pronto, y que yo sepa, es el único acercamiento serio que existe en español sobre él, siendo además un estudio minucioso que profundiza con detenimiento en su vida y obra.

El único pero que se le puede poner es que incide excesivamente en una interpretación simbólica de la obra de Verne; casi cualquier situación o personaje es analizado de una forma que resulta en muchos casos molesta, puesto que las explicaciones son a veces tan forzadas (e interesadas) que resultan poco creíbles. Sin embargo, y pese a esto, la figura y, sobre todo, las motivaciones de Verne para escribir y legarnos la inmensa obra por la que es universalmente conocido, están perfectamente retratadas y ayudan a comprenderle mejor.

Quizá, la conclusión más inmediata que se puede sacar del libro es que Verne era un hombre profundamente decepcionado por la vida; aunque finalmente consiguió ver cumplido su sueño de navegar, no lo fue en toda su plenitud habiendo de conformarse con las aguas europeas y un viaje a Estados Unidos, cuando su principal ilusión hubiera sido surcar los siete mares. Tampoco tuvo una vida sentimental plena; los conflictos con su padre y más tarde con su hijo fueron continuos y casi violentos, aún habiéndose casado y tenido incluso una amante, sus amores juveniles se vieron sistemáticamente contrariados, su matrimonio se puede decir que fue de mutua conveniencia y por tanto poco apasionado, y los encuentros con su amante, a escondidas, debían dejarle aunque feliz ciertamente entristecido por el furtivismo al que se veía obligado. Tampoco la literatura debió colmar todas sus espectativas, pese a recibir el reconocimiento y la admiración incondicional del mundo entero, Verne se sentía frustrado por no haber sido elegido para la Academia Francesa. Su salud nunca fue del todo buena, siempre sufrió de neuralgias, parálisis faciales y problemas en su mano derecha a causa de las muchas horas dedicadas a la escritura, por no hablar de la diabetes que en sus años finales le dejó casi ciego.

De todo esto parecía evadirse con la escritura, era un trabajador constante y obsesivo, escribía primero a lápiz para repasar más tarde con la pluma, lo que le dejaba agotado, y sólo una vez cedió a las exigencias de su editor sin oponer una férrea resistencia, que acababa por moldear personajes tan poderosos como el capitán Nemo.

Verne tuvo una vida intensa e inspiradora. Probablemente, de no haber sido así, no hubiera podido escribir una obra tan cautivadora como la suya.

© Francisco José Súñer Iglesias, (441 palabras) Créditos