CUANDO EL MUNDO SE ESTREMECIÓ
CUANDO EL MUNDO SE ESTREMECIÓ Henri Rider Haggard
Título original: When the World Shook
Año de publicación: 1918
Editorial: Ediciones Obelisco, S.A.
Colección: Obelisco-Fantástica
Traducción: ---
Edición: 1988
Páginas: 320
ISBN:
Precio: 6,80 EUR
Comentarios de: Francisco Ontanaya

CUANDO EL MUNDO SE ESTREMECIÓ es una auténtica curiosidad histórica del género, escrita cuando todavía ni siquiera se había quitado aún los pañales. Como lectura, tiene el interés de comprobar (y comparar) los orígenes de la ciencia-ficción con la evolución que han ido realizando hasta hoy.

Haggard, el autor de LAS MINAS DEL REY SALOMÓN, cuenta la historia de Arbuthnot, un hombre que ha hecho una gran fortuna con su habilidad, Bickley, un médico racionalista y escéptico, y Bastin, tosco y cristiano hasta la médula. Empujados por el primero, aburrido de la languidez de su vida próspera y entristecido por la muerte de su esposa, se lanzan a un viaje por los mares del sur. El yate naufraga durante una tormenta en una isla tropical, poblada por indígenas que adoran a un misterioso dios Oro (nombre literal; la isla se llama por eso Orofena, pero no tiene nada que ver con el metal). Oro, según los indígenas, habita en el interior del volcán central de la isla, aislado por el lago del interior del arrecife. Los tres, huyendo de los habitantes de Orofena, que han sido ofendidos por Bastin, se refugian en la orilla del volcán. Allí encuentran una cueva que había estado sumergida hasta entonces. Y dentro, dos sarcófagos donde Oro y su hija Yva han permanecido en animación suspendida durante doscientos cincuenta mil años.

Oro e Yva son los supervivientes de una longeva aristocracia científica que había gobernado el mundo durante miles de años, hasta que sus súbditos se rebelaron exigiendo el conocimiento que guardaban. En su furia, Oro había utilizado su conocimiento para hundir los continentes y levantar los mares, acabando con casi todos los rebeldes. Ahora descubre que el nuevo mundo que ha surgido no es mucho mejor que el que destruyó, y se propone arrasarlo de nuevo. Sin embargo, Yva y Arbuthnot, cuyos espíritus fueron amantes cuando sucedió todo la primera vez, logran impedirlo.

La trama fundamental de la historia gira en torno a la especulación entre el escepticismo de la ciencia y la fe desmesurada, representando cada personaje una posición dentro del conflicto de pensamientos. El argumento es casi totalmente paralelo al de LA ISLA MISTERIOSA de Jules Verne, y reproduce los clichés típicos de entonces (como el dichoso perro que siempre actúa oportunamente para descubrir algo). Declina en parte, como es lógico, hacia la mística, en un sentido precursor en cierta forma de determinado tipo de fantasía.

Es muy curioso observar en esta novela algunos de los elementos que se trasladarían después a la primigenia ciencia-ficción. De hecho, en algunos casos la similitud es llamativa, como es el caso de las primeras novelas de robots de Isaac Asimov que también mostraban ciudades subterráneas construidas por quienes se protegían de los efectos de la guerra y a los nietos de Oro e Yva, que bien podrían ser los habitantes de Aurora, ese mundo de longevos seres humanos que oprimía tecnológicamente a la Tierra. La propia Yva, una mujer que posee muchas más facultades que los protagonistas y que se rebela contra una mentalidad estática y rancia, es bastante simétrica a otro personaje del mismo autor, la Noys de EL FIN DE LA ETERNIDAD.

Como en lectura en sí, no es una gran maravilla, y desde los canones modernos incluso algo ingenua, pero tiene un notable interés como documento histórico.

Narrativa: 4, Argumento: 3, Originalidad: 3, Global: 3

© Francisco Ontanaya, (565 palabras) , Créditos