EL INVENCIBLE
EL INVENCIBLE Stanislaw Lem
Título original: Niezwyciezony
Año de publicación: 1964
Editorial: Minotauro
Colección: ---
Traducción: M. Horne y F. A.
Edición: 1986
ISBN:
Precio: ---

Interesado de siempre por la robótica y la cibernética, Lem ha tratado fundamentalmente ese campo desde el punto de vista de la fábula, poniendo a los robots y autómatas en situaciones de las que se podía extraer conclusiones morales y filosóficas, pero sólo como vehículos, no como objeto de la duda y la reflexión. En ese sentido, los robots de Lem se han parecido más a la zorra de Esopo que a los conflictivos mecanismos de Asimov.

Sin embargo, Lem ha profundizado seriamente en la evolución de la inteligencia sintética, e incluso la propia evolución de los autómatas. En el relato LA CACERÍA, recogido en el volumen MÁS RELATOS DEL PILOTO PIRX, especula acerca del origen de la autoconciencia, o EL ACCIDENTE, del mismo volumen, donde el robot protagonista parece haber encontrado su propio camino en la existencia.

En EL INVENCIBLE, sin embargo, lo que plantea Lem es la pura supervivencia de la máquina enfrentada a un ambiente absolutamente hostil, y hasta donde y por que camino puede llegar a dirigirse la evolución ciega de una especie para no perecer.

La novela arranca cuando El Invencible, un poderoso crucero estelar, llega al planeta Regis III con la misión de investigar las causas de la extraña desaparición de uno de sus gemelos, El Cóndor. Página a página Lem describe con detalle el árido entorno de Regis III, el tenso ambiente que se vive en la expedición, el desazonador encuentro de los restos de El Cóndor, y la progresiva resolución del misterio.

Como siempre en Lem, la narración es densa, los acontecimientos están detallados casi al milímetro, los personajes, acorralados entre las obligaciones del día a día y sus dudas no son simples muñecos huecos, y aunque no tienen opción a rebelarse contra su destino, si lo cuestionan constantemente, con un fatalismo casi agobiante.

Por lo demás, hay algunos detalles que resulta interesante reseñar; por un lado, pese al poderoso armamento de El Invencible, Lem consigue dar a la expedición un aire completamente civil, sin referencia alguna a ningún tipo de organización militar. Existen, si, cargos y puestos de responsabilidad, pero son mínimos (apenas el piloto y su segundo) siendo el resto científicos, técnicos y personal altamente entrenado que cumplen sus obligaciones con toda diligencia, pero sin la disciplina ciega que podría esperarse de un soldado.

Por otro lado, se suele decir que apenas se lee a Lem en Estados Unidos. No tengo ni idea de sí es mucho o poco apreciado allí (aunque tras ver a George Clooney interpretar a Kelvin en SOLARIS si se hará muy conocido), pero lo que sí tengo claro es que los buenos aficionados le tienen en gran estima, y que incluso le homenajean, por no decir otra cosa. Sería interesante saber de donde sacaron Dan O'Banon o Ridley Scott la idea para el arranque de ALIEN (el Nostromo sobrecogedoramente vacío, despertando poco a poco) pero estoy convencido de que las dos primeras páginas de EL INVENCIBLE tuvieron mucho que ver en ello.

Resumiendo; una de las mejores novelas de Lem, que es como decir una de las mejores novelas de ciencia-ficción de todos los tiempos.

© Francisco José Súñer Iglesias, (522 palabras) Créditos