Crónicas, 4
Impresiones de la XX Hispacon también conocida como Barnacon 2002
por Alfonso Merelo

La XX Hispacón se ha celebrado en Barcelona entre los días 31 de octubre y 3 de noviembre. Ha sido la segunda Hispacón a la que he tenido la oportunidad de acudir. Como primera impresión decir que el estilo sido bastante diferente a la que se produjo en Zaragoza el año 2001. Lo primero que hay que reseñar es la magnificencia de la ciudad sede de Barcelona. Un paseo por la Rambla, por el barrio gótico, o por el puerto es algo que nadie que acuda a esa ciudad debe perderse. Los aborígenes, o sea los barceloneses, son unos excelentes guías y de una amabilidad extrema. La oferta, además, de diversiones, tiendas, restauración u hoteles es impresionante y de alto nivel. Como se puede inferir de mis palabras, Barcelona es una ciudad que enamora.

Pero pasemos a lo que fue la convención en sí misma.

Jueves 31 de octubre

El viaje desde Huelva lo hice en tren, acompañado de Ángel Torres. Unas doce horas, que se pasaron la mayor parte del tiempo durmiendo en el Talgo Hotel. Una vez llegado a Barcelona, el jueves a las 9 de la mañana, y después de inscribirme en el hotel, no podía menos que dar un largo paseo por la Rambla y la Rambla de Cataluña. Pude admirar, asimismo, la casa Milá, o sea la Pedrera, impresionante muestra de la arquitectura de Gaudí, sita en el Paseo de Gracia. Barcelona, reitero, es una magnífica ciudad para admirar. Puntos importantes serían el Barrio Gótico, donde se encuentra la Catedral, el Parque Güell, la zona del puerto, Montjuic y la imprescindible Sagrada Familia.

Después de este corto pero intenso paseo, sobre la una de la tarde me dirigí a la plaza de Sants. Nada mas llegar comencé a ver aficionados y amigos: Carlos Quintana e hijo, Ángel Torres, Enrique Piedra y por supuesto a los miembros de la organización. Como todo buen organizador que se precie, y antes de justo de comenzar, éste debe estar esquizofrénico. Ultimar los detalles y ver que se hecha el tiempo encima y que todo parece ir mal, lo cual nunca es cierto, hace que todos sufran profundos trastornos de conducta, que les conduce a correr, mas de lo debido, llorar por los rincones y hablar continuadamente. (Un inciso: todo el que aparecía por allí era inmediatamente abducido por esta raza, el organizador oganizante, y se ponía a preparar packs de bienvenida, mover mesas o incluso tratar psicológicamente al espécimen en cuestión. La camaradería era notable, estábamos como en familia y sin una sola mala cara o mosqueo. Fascinante, por lo insólito, y agradable a la vez)

Las cocheras de Sants son, eso, cocheras. Reconvertidas en una especie de salas multiusos, el lugar no parecía todo lo idóneo que se podía esperar. Sin embargo era amplio, con un salón de actos sobrado y una zona con escaleras destinada a los stands y por último un bar. Un acierto lo del bar. Dada mi reconocida afición al tapeo y a la cervecita, lo considero un excelente montaje. El único inconveniente provenía de la separación entre zona recreativa y de stands, ya que se trataba de una cortina y algo del bullicio se colaba en el salón de actos.

Esa mañana poco se pudo hacer y ver, si acaso colaborar un poco para que todo estuviera a punto en la inauguración de la tarde. Después de comer tuve el gusto de conocer personalmente a Victor Conde y a su novia, que acababan de llegar de las islas afortunadas. Tomamos un café y hablamos, como no, de ciencia-ficción.

Sobre las cuatro de la tarde acudimos todos a recoger nuestras acreditaciones. Se formó una breve cola de congresistas y rápidamente nos fueron dando nuestras tarjetas y nuestro pack de bienvenida. Este año consistía en: una revista Gigamesh, un 2001, un StarWars Magazine, los programas de la convención, una revista sobre literatura polaca, que incluía a Stanislaw Lem y Andrezj Sapkowski, y por supuesto planos de Barcelona y folletos turísticos.

A las 16.30, mas o menos, se nos dio la bienvenida por parte de los organizadores, se declaró abierta la convención, y abrió el fuego de los conferenciantes Javier Cuevas, que nos expuso una conferencia titulada Mitos Artúricos: Orígenes e Historia. Una muy documentada charla, con las habituales buenas maneras de Javier, que es, sin lugar a dudas, un gran comunicador. Fue una gran conferencia, rigurosa, muy bien documentada y aportando datos para mí, y supongo que para la mayoría, desconocidos. Un magnífico comienzo.

A todo esto iban llegando mas congresistas y nos íbamos presentando, saludando a los conocidos y conociendo a nuevos. Marta Belmonte, alma mater de la Hispacón, se multiplicaba y se la veía pasar cual correcaminos, ocupándose de todo a la vez. Seguro que ha adelgazado siete kilos con la movida.

Los Stands de libros, Gigamesh, Bibliópolis, La Factoría de Ideas, Dragón Libros, Ediciones PulpMagazine, Silente, Robel etc., se iban llenando de voraces aficionados, fagocitadores de libros y novedades. Este es uno de los alicientes de cualquier convención: el material que te puedes llevar a casa, sobre todo si provienes de provincias, donde la mayoría es inencontrable. En conversación con un aficionado valenciano, concretamente Antonio Cerveró, me confesó, que la cantidad de libros que llevaba era tal que estaba pensando seriamente en empaquetarlos y enviarlos por mensajero, dado su peso.

Muchas novedades se ofrecían al publico, por parte de todos los editores del fantástico español. Artifex presentaba LOS LADRONES DE CUERPOS y EL ÚLTIMO DESEO. Ni que decir tiene que Luis García Prado me encasquetó los dos libros, ya los había pagado puesto que estoy suscrito a la nueva colección, y además PISCIS II de Victor Conde. A fe mía que es un gran vendedor. La presentación de este último título se hizo en el auditorio, y corrió a cargo de Ángel Torres, Luis García Prado y el propio Víctor Conde. Silente también ofrecía novedades, varios títulos entre los que estaban la última novela del Unicorp creado por Guillem Sanchez y Eduardo Gallego, y las de la nueva generación de escritores de La Saga de los Aznar. Ediciones PulpEdiciones ofrecía un nuevo libro de Burrougs, otro de Doc Smith, la antología de Rafael Marín y la trilogía de los dioses, de Ángel Torres Quesada. Robel presentaba su libro LA CIENCIA FICCIÓN ESPAÑOLA. El Equipo Sirius presentó asimismo sus últimas novedades, y Gigamesh la reedición, por fin, de LÁGRIMAS DE LUZ cuyo autor es Rafael Marín. En el stand de Dragón Libros tuve el placer de conocer a Montse, la propietaria de la librería, que había traído casi de todo, y que sólo conocía por ser cliente de la librería en Internet.

Las cocheras de Sants seguían recibiendo gente, y Marta seguía corriendo. Comenzó la mesa redonda sobre la revista 1984, gran hito del tebeo fantástico de la década de los 80, que tuvo una nutrida asistencia de público. Sobre las siete de la tarde comenzó la Mesa Redonda Inaugural de la IV Aznarcon. En este tipo de actos el entretenimiento suele estar garantizado. En este caso se cumplió el pronóstico y la participación, en la misma, por parte de los asistentes y de la mesa, desde Barceló a Saiz Cidoncha, Carlos Quintana y Pedro García, fue fluida y adecuada. Como anécdota contaré que dos chicas que andaban por allí, creyeron que el acto era una proyección de Star Wars, pero aguantaron estupendamente el tipo, que ya lucían pletórico de por sí, y salieron al final. Es de suponer que algo les debió de interesar.

Por último y en la misma sala que, todo hay que decirlo, era cutrecilla se proyectaron varios cortos de Star Wars Se terminó el día con una cena en la que me disfrute de un torrat buenísimo. Hay que cuidar la gastronomía local sin dudarlo. Para hamburguesas siempre hay tiempo.

Viernes día uno de noviembre

Comienza este día con una masiva asistencia de público. La primera conferencia se titula EL SEÑOR DE LOS ANILLOS Y EL EXTRAÑO PROCESO CREADOR DE TOLKIEN. Paralelamente Juan José Sánchez Arreseigor habla de la serie de televisión Gárgolas. Es una pena que por cuestiones de programa se programaran simultáneamente varios actos, pero la gran cantidad de contenidos en el programa, justificaba este hecho. A las 11 hay dos actos también simultáneos, y como no poseo aún el don de la ubicuidad o de la bilocación, tengo que elegir y acudo a la conferencia que expone Carlos Quintana sobre La Guerra en el futuro vista a través de la Saga de los Aznar. Por imponderables del directo, el cañón proyector se estropea, y hasta el final de la misma no conseguimos ver en la pantalla la cuidada presentación que Carlos había preparado. La conferencia fue excelente, ya que no se ciñó estrictamente a La Saga de los Aznar, sino que expuso una visión teórica de lo que podría ser una guerra futura. El ponente demostró tener mas valor que el guerra, al pronunciarla sin apoyo mediático. A todo esto seguían llegando congresistas, entre ellos Domingo Santos, con el cual tuve el placer de conversar un largo rato. Contó una infinidad de anécdotas, de su época de Nueva Dimensión, de su época como frustrado guionista de TV y nos habló, asimismo, de sus futuros proyectos.

En el mismo momento se celebraba una charla con Andrezj Sapkowski sobre su Saga de Geralt de Rivia en la que actuó como traductor José María Faraldo, asimismo traductor del libro publicado por Bibliópolis. Terminado este acto, en el stand de Bibliópolis, Artifex, o mejor de Luis García Prado, el autor firmaba ejemplares de su libro. Ni que decir tiene, y por causa de la mitomanía que sufrimos los aficionados, conseguí que me firmara un ejemplar de su libro.

Otros actos de la mañana fueron: a las 13 horas una conferencia Fábulas de una abuela extraterrestre por Juan Carlos Toledano. A las 13 horas asimismo Mi mejor amigo es un robot: Ciencia ficción y humor en Futurama por Unai Herrán y Juan José Pérez-Pons.

Algunos de nosotros, unos 18, hicimos una pausa para comer, no todo puede ser trabajar, y nos dirigimos a un restaurante que D. Carlos Quintana, un excelente anfitrión y organizador, había conseguido en las inmediaciones de Sants.. El menú consintió en canelones, ensalada y carne con robellones. (Es posible que a nadie interese lo que comimos, pero a mi sí. Se conoce a un pueblo, entre otras cosas, por lo que come. Y es indudable que el catalán es un pueblo, que a juzgar por su gastronomía, muy interesante). En la comida departimos amigablemente sobre cómics con Rafael Marín, como máximo conocedor, y con otros comensales que, por cierto, no le andaban a la zaga en cuanto a conocimientos. Revindicamos una reedición de Galax el cosmonauta ya..

A las 16.30, y ya de regreso a Sants, el que suscribe pronunció una conferencia titulada Crónica rosa de La Saga de los Aznar. Nos reímos los asistentes y un servidor y enlazamos, casi, con la que ofrecía Eduardo Gallego: Formas de vida en ambientes extraños. Por imperativos de los hados tecnológicos, el programa no funcionaba y se decidió posponer la conferencia hasta el día siguiente y modificar el programa de manera que en su sustitución se ofreció a los asistentes La Saga de los Aznar en la red: Una nueva generación de lectores, autores y novelas. La mesa presidida por Carlos Quintana contaba con Eduardo Gallego, que se quedó por allí, Pedro García Bilbao y Juan Miguel Ribas. Se charló, se discutió, se comentó y se pasó el rato en agradable discusión.

Mientras tanto los miembros del Club Star Trek Catalunya ofrecían un Taller de Papiroflexia

A las 18.15, en el salón de actos principal, tuvo lugar una representación teatral de Mort de Terry Pratchett, adaptada por Stephen Briggs e interpretada por la Compañia Perdó per les molesties. A las 19 horas comenzó el Torneo Medieval, en el que pude ver diversos combates, entre fornidos guerreros y entre damas, también guerreras. Actuaba como presidente del torneo Javier Cuevas y como maestro de armas el sensei Antonio Rivas, mas conocido como Gorinkai. Alguna que otra lesión hubo, pero por suerte no pasó a mayores.

Paralelamente, y esto ya se hacía casi imposible de controlar, se desarrolló la Mesa Redonda: La ciencia-ficción hard. La documentación como meta con Pep Burillo, Cristóbal Pérez-Castejón, Eduardo Vaquerizo y Andrezj Sapkowski, Moderada por Juan Carlos Poujade.

El personal se arremolinaba en la barra del bar, atendido por tres estupendas chicas que me consideraban su mejor cliente, y se charlaba de pie o sentados en unas mesas dispuestas a la sazón. A fin de no emborrachar demasiado al personal, se nos ofrecían platitos de kikos, de los que se daban buena cuenta. Luego dirán que los catalanes son agarrados; los kikos eran totalmente gratuitos. Al bar se acercaban aficionados al olor de los autores que allí se encontraban que hablaban con cualquiera que quisiera hacerlo. Conocimos personalmente a Sapkowski y estuvimos hablando con él un rato. También se mantuvo una agria polémica con él. Explicaré lo ocurrido: el amigo Juan Carlos Pereletegui se enzarzó en una discusión con el autor, a la que asistimos atónitos Ángel Torres y yo. (Para que nadie se llame a engaño, la polémica, que no fue agria, surgió por una pregunta que se le realizó ¿se consideran los polacos más europeos o eslavos? El autor se mosqueó un pelín, no demasiado, y comentó que por supuesto eran mas europeos que nosotros. A todo esto la conversación se realizaba en el macarrónico inglés mío, el francés de Juan Carlos, el italiano de Ángel y Sapkowski cambiaba de uno a otro según le convenía. Los habla todos relativamente. Por tanto, la conversación fue de un surrealismo impresionante.)

Esta vez la cena fue compartida por Ángel Torres, Juan Carlos Pereletegui y yo (lo siento pero no me puedo resistir: cenamos brocehetas de rape con langostinos, pan tumaca, ensalada de salmón). Hablamos de autores, editores y el mundillo en general. Al finalizar, nos fuimos cada uno a su hotelito y Dios en el de todos.

Sábado 2 de noviembre

Comenzó la jornada con un plato fuerte de la convención: el siempre esperado Rafael Marín, nos habló sobre los cómics en España. Como es normal en él la conferencia fue amena, divertida e interesante. A las 11 Ángel Torres ofreció la conferencia Mi encuentro con los luchadores del espacio, en la que desgranó sus vivencias de juventud, cuando leía la colección de novelas de a duro.

Media hora mas tarde tuvo lugar otra mesa redonda: Particularidades de la traducción fantástica con traductores de reconocido prestigio como: Gerard Suurmeijer, Pedro J. Romero, Adela Ibáñez, Juanma Barranquero y moderada por José María Faraldo.

En el mismo momento se desarrollaba la conferencia: Imperios Galácticos, comunicaciones y agujeros de gusano: De la Fundación a Star Trek, cuyos ponentes fueron Jordi José, Manuel Moreno, conocidos articulistas del Ciber@Pais semanal.

Lástima que Julián Díez, al que un cólico de riñón impidió acudir a Barcelona, no pudo desarrollar su seminario relativo a Cómo presentar un trabajo: consejos para escritores novatos.

Y por último en la mañana se ofreció un nuevo encuentro con autor. En este caso se tituló CINCO DÍAS ANTES: un policíaco del futuro próximo, y Carlos Castrosín fue su protagonista, presentado por Juanma Santiago. El ambiente seguía fenomenal. El abra, punto obligado de encuentro, ofrecía un batiburrillo de editores, escritores, críticos y meros aficionados que charlaban sin cesar, contando anécdotas, proyectos etc. Los autores intentaban convencer a los editores para poder publicar sus escritos. Los editores, como es norma en ellos, se hacían de rogar, pero es de suponer que algo se habrá sacado de positivo en estos encuentros.

Un acto entrañable, al margen de la Hispacon, pero relacionada con ella, es la comida de la Aznarcon. Ese grupo de aznarkies, chalados por la ciencia-ficción, se reunió, en número cercano a treinta, en un restaurante. durante la comida, que he de reconocer que no estuvo mal (no se preocupen que no voy a relatar el menú), se habló de todo lo relacionado con la ciencia-ficción y no sólo con La Saga de los Aznar. Incluso asistí atónito a los profundos conocimientos de algunos comensales sobre las guerras mundiales. En este acto se otorgaron las órdenes del Capitán Fidel, que se dan a los aficionados que han hecho méritos por difundir el tema de La Saga de los Aznar y de la ciencia-ficción en general. Acudieron a la comida Miquel Barceló, Carlos Saiz Cidoncha. Eduardo Gallego, Agustín Jaureguizar y Ángel Torres entre otros autores.

Por la tarde, a primera hora, se proyectaron diversos cortos de Star Wars y a las cuatro Juan Giménez habló sobre la verosimilitud de lo fantástico, acto que presentó Eduardo Vaquerizo. El autor de historietas Juan Gimenez, ha realizado y sigue realizando una labor muy interesante en el campo del tebeo de ciencia-ficción. Me pregunto: ¿para cuando un homenaje a este autor? El tiempo lo dirá

A las 17.15 horas nos encontramos con una mesa redonda sobre Literatura juvenil y género fantástico con Andreu Martín, Joan Manuel Gisbert, Armando Boix, Francisco Díaz Guerra y moderada por Juanma Santiago. El género de literatura juveníl fantástica ha tenido un auge notable en estos últimos años. Sin ir mas lejos tenemos el caso de Harry Potter. Muchos de nuestros autores del fantástico adulto, se han pasado a la literatura juvenil. Por ejemplo Elia Barceló, Mallorquí e incluso Rafael Marín o Ángel Torres que se presentan a concursos de literatura juvenil.

A las 18.30 horas Cels Piñol se despachó a gusto hablando de su creación Fanhunter. Se hicieron divertidas alusiones a Alejo Cuervo y se habló de sus agrias polémicas, esta vez si fueron agrias, con sus antiguos editores en Planeta cómicas.

A las 18.45 horas se produjo la presentación editorial por parte de Ediciones Robel del libro LA CIENCIA FICCIÓN ESPAÑOLA. En la presentación estuvieron dos de los responsables de Robel, Carlos Quintana y Miquel Barceló. No puedo dejar de reseñar una entrañable anécdota que ocurrió al finalizar el acto: Ángel Torres, advertido por uno de los presentes de que se encontraba en la sala Antonio Vera Ramírez (Lou Carrigan), otro de los autores de novelas de a duro en Bruguera, se acercó a él y presentándose se fundieron en un abrazo. Pese a haber coincidido, en Bruguera nunca, se habían conocido personalmente. Fue un momento realmente emocionante, para los protagonistas y para los que nos encontrábamos a su alrededor. Después, y junto a los representantes de Robel, nos dirigimos unos cuantos, incluyendo a Antonio Vera, ¿adivinan a donde? pues sí, al bar a celebrar el encuentro. Advertidos algunos congresistas de la presencia de Lou Carrigan, se acercaron a él y estuvimos hablando de algunos de sus proyectos para editoriales brasileñas. Ni que decir tiene que también firmó ejemplares de sus novelas de duro, que algunos habían comprado en San Antoni por la mañana A las 19.30 horas tuvimos una mesa redonda sobre Manuel de Pedrolo, autor de ciencia-ficción y fantasía con Xavier García, Xavier Vernetta, Antoni Munné-Jordà y Joaquim Carbó. Manuel de Pedrolo, fue un escritor y periodista catalán que, entre otras, publicó la novela titulada MECANOESCRITO DEL SEGUNDO ORIGEN.

Se acercaba el momento de la cena oficial de la Hispacón. En autobuses que partieron de una lateral de la estación de Sants, nos dirigimos a le Petit Chateau, situado en Sant Boi de Llobregat. Un palacete de principios del siglo XX reconvertido en restaurante para bodas, bautizos, comuniones y convenciones. Un lugar bastante acogedor y muy bien dotado. El detalle de los camareros sirviendo los platos al ritmo de la música, impagable. En la sala, los asistentes, nos distribuimos por afinidades o amistades. En mi mesa se encontraban Domingo Santos, Ángel Torres, los dos editores de Robel, Enrique Piedra, Juan Carlos Pereletegui y familia, Carlos Quintana, Luis y un servidor de ustedes. Una anécdota que no puedo dejar de comentar: entre plato y plato se acercó a nosotros Pedro García Bilbao con una historia rocambolesca. Esa tarde, se acercó al Stand de Silente un aficionado argentino. Dijo conocer personalmente a Geroge H. White y que éste era argentino. Su discurso era que ese White argentino había escrito La Saga de los Aznar y que, por extraños motivos, lo había publicado en España a través, se supone que de Enguídanos, que sólo habría prestado el nombre. Pedro García intentó decirle que no era posible y que él si conocía al verdadero autor personalmente. Al parecer se ofendió de que dudara de su palabra y marchó sin que supiéramos mas del asunto. Como episodio de Expediente X es notable, sin duda alguna.

Después del cava y de las copas, un brandy aceptable, llegó el momento de la entrega de los premios Ignotus. Previamente se entrego el premio melocotón de plata El para EL ESCURZÓN, de José Miguel Pallarés, publicado en Gigamesh 29, El acto de entrega de los Ignotus lo presentó el Vicepresidente de la AEFCF, Javier Cuevas y actuó de madrina Marta Belmonte, entre aplausos de los asistentes fueron entregándose los premios. Éstos fueron los premiados

Anecdotario de la entrega de los premios:

Se disponía de una pantalla de Vídeo en la que los galardonados podían verse en directo en toda la sala.

Rafael Marín renunció a su Ignotus en solidaridad con las mujeres a las que se les ha practicado la ablación del clítoris. Le entregó el monolito a Rodolfo Martínez.

La gran triunfadora de la noche fue la revista PulpMagazine con tres Ignotus, mejor revista, cuento corto y articulo, estos dos últimos publicados en el extra 2001

Ángel Torres recogió el Ignotus de PulpMagazine y yo el de Jose Carlos Canalda. El que suscribe estaba tan nervioso, y eso que no era para mí, que recogí el micrófono en vez del premio. Reconvenido amablemente por Javier Cuevas para que recogiera el premio, solo pude decir gracias. Por supuesto no salude ni a Javier, ni a Marta. Ruego que me disculpen ambos

Al entregar el Premio Gabriel a Joan Perucho, se nos informó que el autor se encontraba enfermo y con sus facultades muy mermadas, por lo que no podía acudir a la entrega. Sin embargo la Junta Directiva de la AEFCF, había acudido a su domicilio por la tarde para hacerle entrega del citado galardón. El autor envió una nota de agradecimiento que fue leída en la cena. No dudo que el encuentro en el domicilio debió de ser muy emotivo, tanto para el autor, su familia y para la Junta Directiva

Domingo 3 de noviembre

Se acaba la convención. Restan solo escasas horas para que se termine la Hispacon de 2002. La asistencia de personal se va reduciendo. El camino de vuelta a casa es largo, muy largo en algunos caso y hay que prepararse. Acudo a la Asamblea de la AEFCF, donde entre otras muchas cosas se deciden las sedes de las Hispacones 2003, 2004, y 2005. Estas sedes han sido Alcalá de Henares, Cádiz y Vigo. Es la primera vez que se adjudican en una asamblea tres sedes en el mismo acto. Pasaremos al Guinnes, seguro. A las 14.30 se celebra el Acto de clausura que incluye la entrega del Premio Domingo Santos, este año le correspondió a Joaquín R. Revuelta por su relato DESHACER EL MUNDO. Este autor fue asimismo ganador del 1er premio Domingos Santos, o sea que le toca cada diez años. El premio fue leído por el propio Domingo Santos.

La convención agotaba sus últimos minutos. Marta Belmonte, que por fin se sentó, pasó el testigo a un representante de los organizadores de Alcalá de Henares para 2003, y con este sencillo acto se declaró cerrada la convención. Unos cuantos de los organizadores se abrazaron relajándose de una vez de todo lo que habían tenido que padecer.

Conclusiones

Una magnífica convención, en la que destacó el ambiente de cordialidad y camaradería entre todos los asistentes. La Hispacón tuvo una nutrida asistencia de público, mas de la que yo esperaba, y una representación de autores y editores mas que sobradas. Inconvenientes también los hubo. Está claro que se produjo una dispersión de los actos, ya que la coincidencia horaria lastraba un poco las conferencias y actos. Sin embargo el programa fue extenso, con una diversidad temática extraordinaria y hubo que elegir entre un acto u otro. Un tema polémico fue el de cobrar por entrada. Soy partidario de abrir lo máximo posible el mundillo al público en general, por tanto opuesto a que se cobre entrada. Pero en descargo de la organización he de decir que esta vez ha sido imprescindible el cobro de entradas. La organización no ha contado con ninguna subvención pública, sin ir mas lejos el alquiler de las Cocheras de Sants estuvo en torno a las 400.000 pesetas, por consiguiente la única manera de cuadrar la cuenta de resultados implicaba cobrar la entrada. Desde aquí debo mostrar mi asombro y mi admiración por unos organizadores que se han arriesgado mas de lo debido y sin ayuda. Enhorabuena muchachas y muchachos. Eso fue todo. Nos veremos en Alcalá

© Alfonso Merelo, Huelva, (4.172 palabras) Créditos