EL IMPERIO DEL FUEGO
EL IMPERIO DEL FUEGO EE.UU., 2002
Título original: Reign of fire
Dirección: Rob Bowman
Guión: Gregg Chabot, Kevin Peterka, Matt Greenberg
Producción: Gary Barber, Roger Birnbaum
Música: Ed Shearmur
Fotografía: Adrian Biddle
Duración: 101 min.
IMDb:
Reparto: Matthew McConaughey (Denton Van Zan); Christian Bale (Quinn Abercromby); Izabella Scorupco (Alex); Gerard Butler (Creedy); Randall Carlton (Tito); Doug Cockle (Goosh); Maree Duffy (Diamond)
Comentarios de: Adán Salvador Gracia

Tras ver varios trailers y anuncios que hacían presagiar una película interesante he de decir que salí un poco decepcionado debido a la expectación que me había generado. Tampoco me esperaba un acontecimiento grandioso, pero si por lo menos estar a la altura de las geniales producciones francesas EL PACTO DE LOS LOBOS y VIDOCQ.

La película es un derroche de efectos especiales en cuanto a los dragones se refiere. Los movimientos en el aire están perfectamente diseñados al igual que las inmensas llamaradas que desprenden. Mención aparte son el realismo y el detalle con el que se ha elaborado la piel del reptil en la que se aprecian perfectamente cada uno de sus rasgos.

La idea de un futuro apocalíptico a manos de una especie superior era un buen tema aunque a medida que discurre la película el argumento va decayendo progresivamente. La personalidad de los protagonistas no está bien definida, que un mercenario militar Van Zan (Matthew McConaughey), sienta lastima por un compañero caído no es muy creíble mas cuando el susodicho es el prototipo del típico americano. Lo mismo sucede con el protagonista Quinn (Christian Bale) que asume la jefatura del grupo de una manera un poco infantil.

Un aspecto negativo de la película es que todo el film transcurre en unos pocos escenarios contados, aunque hay que decir en su favor que están muy bien logrados, dotados de ese ambiente derivado de la destrucción con una similitud a aquellas películas futuristas en las que se nos presentaba un futuro catastrófico pero esta vez debido a la acción del hombre. En definitiva si le gustan los dragones, tiene un rato libre y no le exige demasiado a la película pásese por el cine.

© Adán Salvador Gracia, (286 palabras) Créditos