INCORDIE A JACK BARRON
INCORDIE A JACK BARRON Norman Spinrad
Título original: Bug Jack Barron
Año de publicación: 1969
Editorial: Acervo
Colección: Ciencia-Ficción nº 6
Traducción: José María Aroca
Edición: 1982
ISBN:
Precio: ---
Comentarios de: Jordi García

Escrita en 1969, la novela, intencionadamente o no, parece escrita ayer mismo. El personaje principal, presentador carismático de un programa que incordia constantemente a los poderosos, y que por ello mismo, es codiciado por los mismos, y que goza de una audiencia fenomenal, parece sacado directamente de algunos shows mediáticos de rabiosa actualidad. Asimismo, todo el juego visual con las cámaras y las pantallas de televisión, manejado por el presentador desde su mesa mediante botones escondidos al espectador, nos retrotae inmediatamente a la pirotecnia visual de la televisión de nuestros días. Todo ello resulta de una clarividencia increíble, aunque probablemente Spinrad no se propuso predecir el futuro, sino extrapolar su presente haciendo uso de su imaginación. Aunque los desconocedores de la ciencia-ficción en ocasiones creen erróneamente que el género intenta predecir el futuro, a cualquier lector que no hubiera leído nunca una relato del género esta novela le parecería una prueba fehaciente de esa, repito, idea errónea.

La novela está tratada también con un realismo notable. A pesar de que la criogenización no es posible, por más que haya empresas que en la actualidad prometen que si, todo está tratado con una verosimilitud tan notable que por momentos todo lo planteado en la novela parece aplicable a la realidad. No se dan cita naves misteriosas, ni seres extraterrestres de diversa forma y condición, sino que el relato se ambienta en la realidad contemporánea al escritor. El uso de términos científicos es plausible y creíble, al menos para el que no entiende mucho de ciencia. Una vez aceptada la premisa, el lector, gracias a las habilidades como escritor de Spinrad, se deja envolver, y de qué manera, por el relato.

Los personajes también destacan por su psicología y su personalidad, fuertemente definida, y que experimenta cambios a lo largo del relato. Jack Barron, hombre de fuerte personalidad, carismático y en apariencia fuerte, tiene que hacer frente a conspiraciones y presiones políticas y empresariales, viendo tambalearse su fortaleza y su honestidad. A lo largo del relato se las ve y se las desea para solucionar los problemas éticos que le caen encima, y tiene que cuestionarse hasta qué punto debe y quiere sacrificar su honestidad e integridad. Los juegos de manos que realiza, los enfrentamientos dialécticos con sus oponentes, son brillantísimos, a la vez que nos hablan de los intríngulis del poder político, de las mecánicas e intereses que constituyen la política de los Estados Unidos.

De la misma forma, el desenlace del relato no resulta convencional, deparando más de una horrible sorpresa, convierténdolo en una tragedia de proporciones espantosas para el protagonista.

En otro orden de cosas, tres hurras y seis vítores para José María Aroca, el traductor, pues el estilo, dominado por el uso de frases en función adjetiva, es de difícil trasvase a nuestro idioma. Este estilo da al relato una intensidad impresionante, añadiéndola a la ya de por si intensa articulación del relato. La forma interna y la externa se unen para proporcionar una lectura absorbente, como la de un best-seller comercial cualquiera, con la diferencia de que esta vez al desarrollo de una trama que coge por las solapas al lector y no lo suelta se una excelencia literaria mucho más que estimable.

Junto a SOLARIS, y no sé si antes o después de este, el otro mejor libro de ciencia-ficción que he leído hasta la fecha. A recomendar sin paliativos.

© Jordi García, (567 palabras) Créditos