DIARIOS DE LAS ESTRELLAS
DIARIOS DE LAS ESTRELLAS Stanislaw Lem
Título original: Dzienniki Gwiazdowe
Año de publicación: 1957
Editorial: Punto de lectura
Colección: Solaris Ficción nº 12
Traducción: Jadwiga Maurizio
Edición: 2000
ISBN:
Precio: 5,71 EUR
Comentarios de: Manuel Nicolás Cuadrado

El genial polaco S. Lem recrea uno de los más divertidos relatos de ciencia ficción que se han escrito. A pesar de los años transcurridos desde su publicación, esta colección de viajes intergalácticos sigue estando fresca y saludable. Y quizás sea porque se plantea las mismas preguntas universales de siempre, sin caer en lo pretencioso: ¿de donde venimos, a donde vamos, estamos solos, porqué se me han quemado las tostadas?

Esta novela relata las aventuras del insigne Ijon Tichy en 8 historias, la cual más entretenida:

Paradojas temporales en las que el aventurero se encuentra consigo mismo repetidas veces por culpa de un accidente en su cohete espacial. Se crea tal confusión con las situaciones que le ocurren que nos recuerda más a la escena del camarote de los hermanos Marx que a una misión galáctica en toda regla.

Terrores insalvables al ser elegido nuestro protagonista como representante de la tierra por ser candidata para la inclusión en una comunidad multiplanetaria. Las teorías de los alienígenas sobre el verdadero origen de la tierra son algo digno de leerse.

Heroicidades inútiles cuando Tichy se presenta voluntario para destruir a un computador pensante que se ha rebelado y ha fundado en un planeta desierto una sociedad robótica al margen y en contra de los humanos. Por fin alguien que no le echa la culpa a la máquina, sino al idiota que la hizo.

Experimentos civilizadores en los que Ijon pretende utilizar un artefacto acelerador del tiempo en un planeta con un animal que primitivamente es herbívoro, arborícola y pacífico. Con el tiempo a toda velocidad asistimos al nacimiento de una cultura que repite los mismos errores de la humanidad, sin que nuestro protagonista pueda intervenir en nada, a pesar de sus esfuerzos.

Búsquedas planetarias para encontrar al Maestro Oh, el sabio universal que resuelve todos los problemas de la galaxia. Lo que encuentra nuestro viajero en un planeta de seres totalmente iguales ideado por el presunto maestro es como para plantearse si estábamos mejor en el neolítico.

Cacerías Alienígenas en donde por supuesto participa el entusiasta Tichy. La eterna cuestión de si la civilización destruye o solo transforma su ecosistema. Es memorable la reflexión cómico-trágica sobre la propia identidad.

Intervenciones cosmogónicas para descubrir el origen del universo y transformarlo a nuestro antojo. Menos mal que no es posible que el hombre pueda hacerlo. Si pudiera, la chapuza sería ciertamente parecida a la relatada por nuestro protagonista.

Y por último, viajes en el tiempo con un nuevo encuentro consigo mismo. Al parecer, nuestro protagonista no aprende de las experiencias anteriores y debido a la egolatría pretende el mismo, ayudado por sí mismo, cambiar el curso de la historia.

En resumen, una recreación cínica y reflexiva de LOS VIAJES DE GULLIVER, con ciertas pretensiones didácticas. Los aficionados al género que tengan la idea de que S. Lem es aburrido, extraño y retórico, se verán gratamente sorprendidos con este fascinante Lem, que demuestra que la ciencia ficción también puede ser divertida.

Sugerencias: A pesar de todo, sigo recomendando su novela Solaris, pese a que no le gusta a casi nadie que conozca.

En mi tabla mágica de los cinco elementos: Inteligencia (I), Curiosidad (C), Lenguaje (L), Imaginación (II) y trato de lo desconocido (D), la puntuación es:

DIARIOS DE LAS ESTRELLAS: I (8), C (9), L (9), II (9), D(8).

© Manuel Nicolás Cuadrado, (557 palabras) Créditos