FUENTES DEL PARAÍSO
FUENTES DEL PARAÍSO Arthur C. Clarke
Título original: The Fountains of Paradise
Año de publicación: 1979
Editorial: Ultramar
Colección: Ciencia-Ficción nº 6
Traducción: Edith Zilli
Edición: 1989
ISBN:
Precio: ---
Comentarios de: Francisco Ontanaya

FUENTES DEL PARAISO es una novela con tres frentes. Por un lado, la recreación de un antiguo Taprobane imperial (Sri Lanka). Por otro, la construcción de una torre orbital, una especie de gigantesco elevador anclado en el espacio por un asteroide en órbita. Y, por último, la aparición de un velero espacial, de origen extraterrestre, que establecerá brevemente contacto con la Tierra. Es una obra en cierta forma poética, bien ambientada (Clarke la escribió desde la propia Sri Lanka). El argumento principal está muy ceñido temporalmente, lo que más tarde da pie a un posible defecto, y por otro lado algunos capítulos resultan intrascendentes. Recuerda en cierta forma a DE LA TIERRA A LA LUNA de Verne.

Vannevar Morgan es el ingeniero que diseñó el enorme puente de Gibraltar. Ahora se propone crear un ascensor espacial, pero el único lugar apto es la cima de una montaña sagrada de la isla Taprobane. Morgan deberá negociar con los monjes de Taprobane, y después se enfrentará a las dificultades para levantar la torre orbital. Finalmente, la tradición y la modernidad se aunarán, el último incidente grave antes de concluir la torre atrapará a Morgan, pero el ascensor espacial servirá finalmente para que la humanidad salga definitivamente al espacio y se encuentre con otras razas.

Y, precisamente, aquí es donde trastabilla una novela que en algunos aspectos se sostenía con alfileres. El epílogo resulta incoherente, implica distancias temporales y cantidad de ideas totalmente desproporcionadas respecto al resto de la novela, algo que deja al lector con una expresión de y, entonces, ¿para qué me ha contado todo eso? En realidad, y muy probablemente, es un intento in extremis por dar relieve a una narración deshilada y sin un destino claro. Y, como siempre, esa clase de intentos no suelen tener éxito. Está bien escrita, aunque al servicio de una idea central, y no muy bien rodeada. Finalmente, tiene la capacidad de aburrir por falta de acción.

Calificación:

Narrativa: 3, Argumento: 1, Originalidad: 3, Global: 2

© Francisco Ontanaya, (331 palabras) Créditos