DEMONIOS EN EL CIELO
DEMONIOS EN EL CIELO Gabriel Bermúdez Castillo
Título original: ---
Año de publicación: 2001
Editorial: Juan José Aroz, Editor
Colección: Espiral, Ciencia-Ficción nº 23
Traducción: ---
Edición: octubre de 2001
Páginas: 422
ISBN:
Precio: Descatalogado

Siempre resulta interesante un reencuentro con Gabriel Bermúdez Castillo, hacía tiempo que no se tenía noticias de él y gracias a esta novela vuelve a estar en el plano de la actualidad.

DEMONIOS EN EL CIELO es un libro extenso, más de cuatrocientas páginas en las que se relatan las brutales condiciones de vida del planeta Junrunnen, un inmenso parque de atracciones escondido en algún rincón de la galaxia donde los más poderosos magnates del Imperio dan rienda suelta a sus más bajos instintos.

En ese sentido, la descripción que hace Gabriel Bermúdez de los vicios y degradación a las que llegan los llamados Amos, es impresionante; poblaciones enteras raptadas de sus planetas de origen para ser criados como ganado (como de hecho se les llama), para servir a los caprichos psicopáticos de los amos, la brutalidad y mezquindad a la que llega el ganado cuando es dejado a su suerte, los extraños manejos de los agentes de enigmática Isla de la Máquina, la degradación moral, en definitiva, a la que es capaz de llegar el género humano cuando no se ve sujeto a ninguna clase de cortapisa legal, y la moral es un concepto vacío de contenido.

El desarrollo de la novela, a su vez, mantiene durante casi toda su extensión un notable grado de interés e intriga, con una notable componente aventurera. En resumen cuenta con dos líneas argumentales principales (las del imponente pero ingenuo Protector Demien, al servicio del tan rico como repugnante Herzog Von Osterhof, y la Troupe Molnar, una compañía de artistas llegada a Junrunnen por pura casualidad) A su alrededor, multitud de argumentos secundarios se desarrollan perfectamente enlazados con los principales, con los que finalmente acaban fundiéndose en una demostración de habilidad narrativa por parte de Gabriel Bermúdez.

Sin embargo, el estilo del que hace gala no acompaña a la construcción argumental de la novela. La gran longitud del libro hace resentirse al estilo de Gabriel Bermúdez, tosco a veces, excesivamente esquemático en otras, con diálogos tan pronto fluidos como tremendamente envarados, convierte la lectura de DEMONIOS EN EL CIELO en una experiencia un tanto desconcertante; por un lado de gran interés por su argumento y la forma de llevarlo, aunque haya momentos en los que también flojee, y por otro chocante a causa de los altibajos estilísticos.

En cualquier caso, acaba siendo una lectura interesante.

© Francisco José Súñer Iglesias, (392 palabras) Créditos