EMPEROR: BATTLE FOR DUNE
EMPEROR: BATTLE FOR DUNE Año de lanzamiento: 2001
Fabricante: Westwood Studios
Sistema: Windows 95/98
Programadores: No consta
Idioma: Inglés sin subtítulos con manual en castellano
Música: Toto y Brian Eno
Tipo de juego: Estrategia en tiempo real
Requisitos mínimos: Intel Pentium II, tarjeta aceleredora y 64 Mb de RAM
Precio: 39 EUR
Comentarios de: Manuel Nicolás Cuadrado

Lo primero que tengo que decir sobre este juego es que si tienes como yo un viejo Pentium II con 64 Mb el juego va algo lento y a veces se queda colgado. Lo segundo es que si dominas el inglés te enterarás de la historia desarrollada según avanza el juego mediante escenas de actores digitalizados (uno de los cuales, un Fremen, se parece muchísimo a Tom Cruise y el resto son desconocidos), si no lo dominas, olvídate por que ni siquiera está subtitulado. Lo tercero es que si has leído la novela de Frank Herbert o visto la película de David Lynch, el juego en sí te parecerá muy familiar aunque excesivamente simplificado a guerras y conquistas.

Porque de eso se trata exactamente. Los creadores de la saga de juegos Command & Conquer (Westwood Studios) autoplagian su inventado sistema de: construye edificios, crea soldados, ármate con naves terrestres y aéreas y machaca al enemigo, aunque esta vez aclimatado al mundo de ciencia-ficción de la saga de Dune.

Puedes ser un general de la casa Atreides, Harkonnen u Ordos (tú eliges). El planeta a conquistar es Arrakis, el único lugar del universo en donde se encuentra la especia melange, que deberás recolectar con tus cosechadoras para conseguir dinero y crear tus ejércitos. El terreno está dividido en tres partes (una por cada casa). El emperador ha muerto y tú tienes que dominar y eliminar a tus enemigos para ser el amo del orbe universal.

El juego está amenizado por películas que según la casa a la que pertenezcas te ayudarán a seguir una línea argumental llena de intrigas palaciegas, traiciones y alianzas.

El juego en sí está bien conseguido en cuanto a gráficos, sonido y música (sacada de la película) aunque en mi opinión particular me parece un tanto tedioso en cuanto pasas la quinta misión. (Solo se trata de ir conquistando fracciones de terreno).

El resto está bien adaptado en cuanto al universo que creó Herbert, aunque elimina la parte teológico-filosófica. (Lo cual es de agradecer o despreciar, según los gustos).

En definitiva, un juego de estrategia bastante entretenido pero poco original en el resultado.

En mi tabla mágica de los cinco elementos: Inteligencia (I), Curiosidad (C), Lenguaje (L), Imaginación (II) y trato de lo desconocido (D), la puntuación es:

EMPEROR: BATTLE FOR DUNE: I (4), C (6), L (3), II (2), D(2).

© Manuel Nicolás Cuadrado, (396 palabras) Créditos Créditos