CONTRA EL TIEMPO
CONTRA EL TIEMPO Juan Miguel Aguilera, Rafael Marín
Título original: ---
Año de publicación: 2001
Editorial: Artifex Ediciones
Colección: Artifex Estelar nº 1
Traducción: ---
Edición: 2001
Páginas: 238
ISBN:
Precio: 5,77 EUR
Comentarios de: Manuel Nicolás Cuadrado

Antes de empezar con la crítica de este curioso libro, me gustaría lanzar al espacio-tiempo una gran duda existencial, que me corroe las entrañas: ¿Cómo se escribe un libro en colaboración entre dos o más autores?

¿Uno escribe un capítulo y el otro el siguiente? ¿Uno teclea en el ordenador y el otro dicta? ¿Uno aporta la idea fundamental y el otro la desarrolla? ¿Solo la escribe uno y el otro pone la pasta para la publicación? ¿No la escribe ninguno pero coaccionan a un escritor en paro que necesite urgentemente pagar la hipoteca? No lo sé. Sólo espero que alguien me cuente alguna vez como se hace. Yo lo he intentado, solo, y los resultados han sido catastróficos. No puedo imaginar lo difícil que debe de ser con dos o más.

El caso es que este libro está bien escrito y soy incapaz de decirles cuál capítulo es de Marín y cuál de Aguilera.

Sin embargo en el argumento puede entreverse algo. Los dos últimos seres humanos de la tierra (es por decir algo, en realidad son una especie de híbridos entre máquina-espíritu-carne) contemplan como la tierra es engullida por el sol, dentro de tropecientos millones de años. Pero algo sale mal y se ven separados, estrellados y perdidos en el tiempo. La parte femenina despierta en la luna. La parte masculina no se sabe, porque debido al trastazo, se han perdido las comunicaciones. La hembra decide buscar a su media naranja en la Tierra, pero descubre que se encuentra en las islas griegas de la edad del bronce. Se ve obligada a pedir ayuda a los seres humanos, que como es natural, la consideran una diosa. Y así comienzan las aventuras de una búsqueda, que repasa la mitología griega desde el laberinto del Minotauro, pasando por Jasón y los argonautas, la odisea, etc, etc. Por supuesto lo hacen de manera personal y he de decir que bastante entretenida.

Es cierto que en mi caso me pierdo bastante en términos como mallas de no-tiempo, nanotecnología (ahora está bastante de moda esta palabra, que por supuesto, un hombre de letras como yo es incapaz de entender), nexo, etc. Pero esto no desmerece lo fundamental, una historia bien narrada, homenaje a la mitología clásica. Y a las paradojas cienciaficcióneras de siempre. ¿Se puede viajar en el tiempo? ¿Al pasado o al futuro? ¿Se altera el presente de manera irremediable? ¿Se debe interactuar con los habitantes de ese tiempo? ¿Cómo? Pues léanse el libro. Es probable que no se contesten estas preguntas, pero al menos pasarán un buen rato.

Sugerencias: No se pierdan el artículo final de Juan Manuel Santiago, en donde se repasa la historia de la ciencia-ficción ibérica. Ah, ¿qué no sabían que existía esa historia? Pues sí. Y como decía mi abuelo: Nunca te acostarás, sin saber una cosa más.

En mi tabla mágica de los cinco elementos: Inteligencia (I), Curiosidad (C), Lenguaje (L), Imaginación (II) y trato de lo desconocido (D), la puntuación es:

CONTRA EL TIEMPO: I (7), C (6), L (7), II (6), D(5).

© Manuel Nicolás Cuadrado, (514 palabras) Créditos