CAMPO DE BATALLA; LA TIERRA
CAMPO DE BATALLA; LA TIERRA L. Ronald Hubbard
Título original: Battlefield Earth: A saga of the year 3000
Año de publicación: 1982
Editorial: New Era Publications International
Colección: ---
Traducción: Susana Constante
Edición: 2000
Páginas: 285
ISBN:
Precio: 16,23 EUR
Comentarios de: Manuel Nicolás Cuadrado

Lo curioso es que de la extensa bibliografía de ciencia-ficción de L. R. Hubbard, solo se han publicado hasta la fecha en España dos obras: Esta de la que les estoy hablando y MIEDO.

La edición del año 2000 está íntegramente publicada y traducida para nuestro país por una editorial propiedad del interfecto con sede en Dinamarca. El evento fue posible gracias al estreno de la película de igual título, en la típica campaña de marketing de origen norteamericano.

La traducción en sí es bastante pobre. Para muestra, creo que todavía se escribe con v y no con b. Aunque puede que sea un error de imprenta.

El argumento del libro no tiene mayores complicaciones. Tierra conquistada y arrasada por alienígenas de 3 metros feos y peludos es redimida y vengada por un joven superviviente guapo y americano, que con ayuda de las poblaciones escocesas(¿) y rusas(¡¿?!) acaban con la amenaza extraterrestre. Si el autor no fuera quien ha sido, posiblemente este relato no sería sino una más (o menos, según se mire) entre las space-operas que pululan por nuestra geografía.

Sin embargo la editorial danesa mencionada insiste en que ha sido escrita por un ser excepcional, versado, culto, aventurero, ingeniero, guionista y educador. Sin duda tiene todos estos méritos y muchos más, pero por este libro me siento incapaz de reconocerle el título de escritor. Es simple y llanamente un timo de 600 + 600 páginas.

Creo que alguna vez les he mencionado que lo importante no es lo que se cuenta, sino como se cuenta. Pueden idear un relato lleno de naves galácticas,alienígenas monstruosos y artefactos imposibles. Si la novela está bien escrita, se olvidarán de todo y simplemente disfrutarán con la lectura, que ya es bastante. Pero es que en este relato lo que es materialmente imposible es tragarse todas las páginas que se nos ofrecen (voluntariamente, quiero decir). Y no hay más que comentar, salvo que el libro tenga otro tipo de lectura misteriosa, que yo, un ser descerebrado y sin inteligencia apreciable, pueda ni siquiera llegar a detectar.

Y es que les reconozco que sabía que el autor de la novela también lo era de la iglesia de la cienciología y de la dianética. También había oído que esta novela es de lectura obligatoria entre sus adeptos (además de la cuantiosa cuota de inscripción) e imaginaba que el libro contenía algún tipo de mensaje oculto o subliminal. Pues que va. Creo que lo que se debe de pretender con la lectura obligada es poner a prueba la voluntad del adepto, para ver si puede aguantar estoicamente los dos volúmenes completos, sin torcer el gesto. Una vez concluida la lectura habrá adquirido una fuerza de voluntad a prueba de bombas de 300 megatones y estará preparado para tragarse lo que sea.

Les reconozco que yo, en mi miseria, no lo conseguí. No pude terminar el libro. Seguiré siendo un idiota sin voluntad el resto de mis dias. Que le vamos a hacer.

Sugerencias: A los que no hayan visto la película del mismo título, les recomiendo que se compren estos dos volúmenes. Sirven como excelentes pisapapeles. También sirven como sustitutos de esa obra maestra de la ciencia-ficción que guardan en su biblioteca como oro en paño y que no dejarían a ese amigo gorrón ni por todo el oro del mundo. En vez de echarle de su casa sin nada en las manos, prestenlé estos dos volúmenes, diciéndole que son lo mejor del género. No se los devolverá, pero tampoco les volverá a pedir ninguno.

A los que hayan visto la película, les recomiendo que se compren y lean estos volúmenes. Y de paso vuelvan a ver la película por segunda vez. Quien salga vivo de esta terrible experiencia, está preparado para entrar como socio de pleno derecho en la iglesia de la cienciología, sin abonar ninguna cuota de entrada.

En mi tabla mágica de los cinco elementos: Inteligencia (I), Curiosidad (C), Lenguaje (L), Imaginación (II) y trato de lo desconocido (D), la puntuación es:

CAMPO DE BATALLA: LA TIERRA: I (2), C (1), L (0), II (3), D(1,5).

© Manuel Nicolás Cuadrado, (688 palabras) Créditos