Xenogénesis, 2
RITOS DE MADUREZ
RITOS DE MADUREZ Octavia Butler
Título original: Xenogenesis II: Adulthood Rites
Año de publicación: 1988
Editorial: Ultramar
Colección: Ciencia-Ficción nº 88
Traducción: Luis Vigil
Edición: noviembre de 1989
Páginas: 350
ISBN:
Precio: 2,40 EUR

Desde luego, hay muchos más tipos de ciencia-ficción de los que a menudo queremos creer, y algunos, como el que exhibe Octavia Butler en esta novela, son tan infrecuentes como justamente dignos de reconocimiento.

En esta ocasión, es la historia de un ser a medio camino entre los humanos, en grave decadencia, y los oankali, comerciantes de genes, la que sirve de primer plano para una excelente demostración de hacer literario y de capacidad para convertir la psicología y la sociología en dos motores tan potentes como cualquiera otra de las ramas de la ciencia, que han acudido y acuden en procesión masiva a las páginas del género. En RITOS DE MADUREZ, la ficción y el sentido de la maravilla están en introducirse en una mente extraña y familiar al mismo tiempo, y contemplar cómo, de forma casi natural, surgen los inevitables conflictos con las dos especies progenitoras de Akin, uno de los pocos machos construidos, mezcla de ambas especies, pero nacido de humana.

Calificación:

Narrativa: 3, Argumento: 4, Originalidad: 5, Global: 4

© Francisco Ontanaya,
(173 palabras) Créditos Créditos

Como ya dije en mi comentario de AMANECER, el primer libro que compone esta trilogía, éste me resultó muy diferente a IMAGO, el tercero y, creo, último de esta serie, y por supuesto a este segundo libro, RITOS DE MADUREZ.

Por un despiste me compré IMAGO antes de haber leído los dos anteriores, antes incluso de saber que se trataba de una trilogía. Si me hubiera leído con más detenimiento la contraportada, donde se especificaba claramente este extremo, no me lo hubiera comprado. Tengo tal aversión por ese método tan burdo de estirar argumentos y vaciar la cartera del lector que no me suelo parar a pensar que está dentro de lo posible que esté despreciando una serie de buena novelas.

Durante un tiempo no tuve tantos reparos, compraba trilogías, tetralogías, pentalogías y n-logías con gran alegría y fruición hasta que me fui dando cuenta de que en pocas ocasiones se trataba de una idea realmente desarrollada en varias partes, y si más bien la misma idea repetida una y otra vez, machaconamente y añadiendo realmente poco o nada de interés al primer, y a lo sumo, segundo volumen. Sin embargo, puedo decir que gracias a esta equivocación he podido leer tres interesantes y francamente bien escritas novelas de aventuras y contactos extraterrestres.

En esta segunda novela, humanos y oankalis, los alienígenas salvadores de la humanidad, han llegado a una comunión tal que existe una tercera raza; los construídos, mitad humanos y mitad oankalis. Sin embargo, este estado de cosas no satisface a todos los humanos por igual y muchos de ellos, sin oposición por parte de los oankali, han dejado la protección de los alienígenas con la intención de reconstruir la civilización por su cuenta. Sin embargo, hay una precaución que los oankali se ha cuidado de tomar; han esterilizado, (aunque de forma reversible) a todos los humanos, y sólo permiten procrear, y siempre híbridos, a aquellos que permanencen a su lado, mientras que los resistentes se ven obligados a raptar a los pequeños construidos con la esperanza de que ellos sean la semilla de la nueva humandidad.

En esencia, RITOS DE MADUREZ es el relato de uno de estos raptos y las maniobras políticas, sutilmente oankalis, que siguen a su resolución. Como en IMAGO, Octavia Butler desarrolla magníficamente las aventuras del joven Akin, sus dudas, las dudas de los oankalis y las dudas de los resistentes, todo ello perfectamente aderezado con la descripción de las asombrosas capacidades de los oankalis, en su forma ooloi (el tercer sexo oankali) y los conflictos entre humanos atriados con los oankalis, construidos y resistentes.

Sin embargo, hay una parte, por no decir todo, del discurso ideológico con el que Octavia Butler barniza RITOS DE MADUREZ e IMAGO (que no AMANECER) que me parece no ya cuestionable sino hasta desagradable; el sobado tópico de que los humanos somos malos, muy malos, y sólo las altas cotas éticas de los oankali son capaces de poner coto a nuestros desmanes. Pero lo más absurdo de todo es achacar la maldad humana a un defecto genético. Y ese defecto, según Butler­, es la fuerte tendencia de la humanidad a la estructuración jerárquica. Por supuesto, y para bien de la narración, no se preocupa de analizar el porque de esa tendencia, la muestra como una tara terrible y a partir de ahí hace que los oankali decidan que es bueno y que es malo para la humanidad, sin intentar comparar la organización social distribuida de los alienígenas, capaces de una unión tan íntima como para compartir pensamiento de forma colectiva, con la más pedreste utilizada por los humanos, la comunicación verbal, el pensamiento individual y la necesidad de alguien que sintetice todas las opiniones y, en último extremo, marque las directrices a seguir.

La falacia de esta novela es suponer superior el sistema oankali, al humano, y más cuando en la última novela de la trilogía se descubre la verdadera y primaria naturaleza alienígena.

Pese a esto, RITOS DE MADUREZ es un libro agradable de leer, inferior a AMANECER a causa de empantanemiento ideológico del que hace gala, pero no por ello menos recomendable como novela de aventuras y encuentros alienígenas.

© Francisco José Súñer Iglesias, (696 palabras) Créditos Créditos