BABYLON BABIES
BABYLON BABIES Maurice G. Dantec
Título original: Babylon Babies
Año de publicación: 1999
Editorial: Mondadori
Colección: ---
Traducción: Andrés Ehrenhaus
Edición: 2001
Páginas: 485
ISBN:
Precio: 17,28 EUR

BABYLON BABIES, de Maurice G. Dantec es un libro que ha sacado Mondadori, en esta moda que hay ahora de sacar ciencia-ficción en colecciones que no son de género, moda que tanto confunde a los aficionados.

La acción transcurre hacia 2015, año más o menos. Los protas entre otros son, un mercenario que empuñó sus primeras armas en Bosnia y Chechenia, un mafioso siberiano cuyo hobby es coleccionar misiles, un oficial ruso corrupto, una esquizofrénica cuyo papel no queda muy claro casi hasta el final.

Guerras civiles en China, laboratorios genéticos en Siberia, bandas callejeras se enfrentan en Canadá, comerciales vendiendo sus productos a guerrilleros musulmanes de China, sectas religiosas fanáticas que afirman tienen contacto con extraterrestres, grupos de ciborgs, chamanismo, y un ordenador muy especial que al parecer contacta mejor con humanos si estos son esquizofrénicos. Mézclese todo muy bien y agítese.

En la contraportada se menciona el libro como una mezcla de Poe y Dick, pero como yo no he leído nunca a Poe no sé a qué se refiere. Admito que al leerlo me he saltado algunas páginas, pero en conjunto se deja leer bien. Aunque el final es un poco raro, aviso.

© Ángel Araquistain, (197 palabras) Créditos

Atención, pregunta: ¿Porqué nos compramos un libro? Hay muchas y variadas respuestas. Las mías son:

a) Por recomendación: En este caso o conoces muy bien tu afinidad con el recomendante, o puedes llevarte chascos sobrehumanos.

b) Por oportunidad económica: Siento ser un sucio capitalista, pero es cierto. A primeros de mes me permito el lujo de llevarme uno o dos libros de 1ª edición en tapas duras (de esos que superan las 2000 pelas). A finales de mes me veo obligado a ser más selectivo y tengo que recurrir a la edición de bolsillo, debido a mi precaria situación económica.

c) Por crítica positiva: Existe un profesional (crítico literario) que hace una buena valoración del libro en cuestión y eso te anima a llevártelo en cuanto se publica. Esto es peligrosísimo, aunque debo de reconocer que a veces funciona.

d) Por sinopsis presuntamente interesante: Cuando las anteriores fallan (el amiguete recomendante habitual está ilocalizable, estás a mediados de mes y dispones de un capital aceptable aunque nunca suficiente y tu crítico preferido pasa por un vacío creador de comentarios.....) entonces no tengo más remedio que recurrir a la contraportada del libro, para ver si la historia me resulta atractiva. Esto de depender de uno mismo para comprarse un libro también tiene sus riesgos, os lo digo yo.

e) Por adicción: Soy un adicto al género de la ciencia-ficción y me compro casi todo lo que publiquen. He intentado dejarlo, o por lo menos controlar el consumo, pero es inútil. Siempre caigo, aunque esté a finales de mes. Esto supone que como no me guste el libro en cuestión me siento terriblemente estafado.

En esta última y trágica situación, adquirí el libro BABYLON BABIES. Y eso que posee una historia presuntamente interesante, sobre todo en el contexto. Estamos adentrados en siglo XXI, hay guerra civil en China, las mafias controlan Rusia, en Canadá dos bandas de motoristas se sacuden la badana con misiles tierra-aire y en el mercado negro se comienzan a vender armas genéticas. Todo ello aderezado con una cultura cyber-punk, en la que la tecnología del ordenador sobrepasa nuestro entendimiento.

Hasta ahí, vale. Salvo el interesante principio de la novela en donde se nos describe a nuestro mercenario-protagonista de oscuro pasado, el resto es una farragosa descripción de un quiero y no puedo. No puedo describiros el final. No porque no quiera destriparoslo, sino porque no he podido terminar el libro. Sí terminé hasta las narices de monólogos interminables de lenguaje pseudo-hacker.

También terminé harto de que la historia se alargara incomprensiblemente para que pueda contener casi 500 páginas (el que los libros sean más largos que un día sin pan, parece que se ha convertido en norma de este principio de siglo, con resultados escalofriantes). Y por último terminé odiándome a mi mismo, por ser un yonqui de la ciencia-ficción y permitirme el lujo de tener un mal viaje por casi 3000 pelas.

Sinceramente, el libro es un ataque de nervios. Y eso a pesar de la inestimable ayuda que para la traducción, prestó el ministerio de cultura francés-centro nacional del libro (ver 1ª página). Eso sí, tiene una página web la mar de chula (es muy fácil de adivinar, solo con juntar el título del libro.....) accedí a ella para ver si podían devolverme el dinero de la novela, pero con nulos resultados. Y tengo pensado escribir al ministerio de cultura francés-centro nacional del libro, para que al menos me den una explicación. Pero seguro que no me la merezco, porque: ¿qué culpa tienen ellos de que yo sea un enfermo y me meta en vena todo lo que sea ciencia-ficción?

No, la culpa es mía y solo mía. Apecharé con las consecuencias.

Sugerencias: ¿Quereis buen cyber-punk? pues yo os recomiendo... eh.., uh..., pues ahora me acuerdo que tampoco pude terminar ni NEUROMANTE ni SNOWCRASH. ¡Dios mío! ¿Cómo es posible? Seguro que alguien tan adicto como yo a la ciencia-ficción, pueda ayudarme y recomendarme un buen libro cyber-punk...

En mi tabla mágica de los cinco elementos: Inteligencia (I), Curiosidad (C), Lenguaje (L), Imaginación (II) y trato de lo desconocido (D), la puntuación es:

BABYLON BABIES: I (2), C (5), L (0), II (1), D(0,5).

© Manuel Nicolás Cuadrado, (711 palabras) Créditos