PREMIOS ESPIRAL CIENCIA-FICCION 2000
PREMIOS ESPIRAL CIENCIA-FICCION 2000 VV. AA.
Título original: ---
Año de publicación: 2000
Editorial: Juan José Aroz, Editor
Colección: Espiral Ciencia-ficción
Traducción: ---
Edición: Octubre de 2000
Páginas: 48
ISBN:
Precio: Descatalogado

Acompañando al número 20 de la Colección Espiral, venía este cuadernillo con los ganadores del Primer Premio Espiral Ciencia-Ficción.

La orientación de este premio, al contrario de los habituales premios generalistas, es la de hacer trabajar al autor más allá de su propia inspiración. Se plantea un tema, en el caso de este año, Ingeniería Genética, y sobre él se deben desarrollar los relatos, además bastante limitados en extensión.

El ganador fue Eduardo Vaquerizo con ESTÉTICA MORTAL. Relato divertido y de gran nivel, se aleja por completo de la línea alambicada y espesa que tanto le gusta cultivar y que tan poco me gusta leer. Los delirios de un par de diseñadores de moda y sus locos métodos de trabajo son la excusa perfecta para reírse despiadadamente de la moda de pasarela más gauteriana y de la tontería exclusivista que rodea ese mundo.

Con el segundo clasificado, SUEÑA CONMIGO, de Lorenzo Luengo, resulta, en comparación, decepcionante y poco original. Bien escrito, eso no es cuestionable, no termina de convencer. En esencia, trata de la visita de un hombre a su clon de repuestos, pero algo no funciona en el relato; no es creíble. Ni los motivos de la visita, ni el desarrollo de la visita en si misma, ni la actitud del repuesto (la réplica) hacia su visitante (la base).

Al fin, el tercer clasificado, EL SENTIMIENTO MÁS PROFUNDO, de Rafael Rius, es un rutinario relato en el que una gran corporación juega con sus peones para su propio beneficio. Con un argumento ya muy visto, tiene al menos la virtud de no seguir la línea catastrofista habitual en este tipo de historias.

Magnífica idea la del Premio Espiral, y merecido ganador, pero sin un respaldo sólido en lo que respecta al segundo y tercer clasificados, que debo suponer como los mejores de los presentados a concurso.

© Francisco José Súñer Iglesias, (308 palabras) Créditos