X-MEN
X-MEN EE.UU., 2000
Título original: X-Men
Dirección: Bryan Singer
Guión: Tom de Santo, Bryan Singer, David Hayter
Producción: Avi Arad, Tom de Santo, Richard Donner, Kevin Feige, Stan Lee
Música: Michael Kamen
Fotografía: Newton Thomas Sigel
Duración: 104 min.
IMDb:
Reparto: Hugh Jackman (Logan / Lobezno); Patrick Stewart (Dr. Charles Xavier); Ian McKellen (Erik Lehnsherr / Magneto); Famke Janssen (Dra. Jean Grey); James Marsden (Scott Summers / Cíclope); Halle Berry (Ororo Monroe / Tormenta); Tyler Mane (Dientes de Sable); Ray Park (Sapo); Bruce Davison (Senador Kelly); Rebecca Romijn-Stamos (Mystique); Anna Paquin (Marie / Rogue); Stan Lee (Vendedor de Hot Dog); Donald Mackinnon (Piotr Rasputin / Coloso); Jon Davey (Sasm Guthrie / Cannonball)

Revisité recientemente esta película, que fui a ver hace casi dos años raudo y veloz en cuanto se estrenó, para constatar si lo que me parecieron aciertos y desaciertos en su día seguían siendo precisamente eso.

Vista en la pantalla pequeña, con el formato panorámico hecho trizas en la versión en video, la película pierde, es innegable. La espectacularidad de sus escenas de acción no resulta tan impactante como en el cine.

Y eso a pesar de la puesta en escena del director, que resulta un tanto plana y demasiado académica. Una vez más, como en la reciente SPIDER-MAN, parecería que está dirigida por un director cualquiera de la cantera Hollywoodiense. Sus imágenes son tan convencionales que uno se olvida del que está detrás de la cámara realizando su función. Creo que ello no es debido a la labor del productor, porque Singer ya demostró que era capaz de ofrecer historias entretenidas, pero también que la puesta en escena no era su fuerte. Esto tiene la relativa ventaja de que no nos bombardea con un montaje percutante y huecamente espectacular, a la manera de un Michael Bay o de cualquiera de los productos de la factoría de Jerry Bruckheimer. La influencia de los productores se deja notar más en el metraje, pues eliminaron escenas que eran del gusto del director, dando como resultado una película que se acaba en un suspiro y que parece más un prólogo a una historia mayor que otra cosa.

La película se centra mucho en las relaciones entre Lobezno y Pícara y el enfrentamiento de los X-Men con Magneto y sus secuaces, dejando en un ligero segundo plano a Cíclope, Tormenta, Jean Grey y el mismísimo Profesor Xavier. Es una opción creo que acertada, por más que nos deje con la apetencia de ver más imágenes y un mayor desarrollo de los personajes. No era adecuado decantarse por esta opción, sencillamente porque es imposible adentrarnos en la personalidad de todos los personajes en 1h y media. La secuelitis está a la orden del día, más hoy en día, y tiempo habrá para descubrir a los personajes, si los guionistas saben hacerlo.

La película, no obstante, plantea el hecho de que Magneto no es un supervillano al uso. No deja de tener razón en sus intenciones, por más que, como le dice Lobezno, sea un hipócrita y se rodeé de tipos indeseables como Mística, Sapo y Dientes de Sable. Su visión de la humanidad como una especie de nazis que quieren eliminar a su especie es hasta cierto punto acertada. Que los humanos normales odian a los mutantes queda perfectamente plasmado en la figura del senador Kelly y en la escena con el niño en la estación de tren. Lástima que no le den los guionistas mayor intensidad a las intervenciones de Kelly, que queda por desgracia en un insuficiente segundo plano.

En cuanto a los actores, no podían haber dado con alguien más perfecto que Patrick Stewart para interpretar al personaje del Profesor X. Y los demás, mmm... La personalidad de Pícara ha sido radicalmente alterada, así como su relación mentora-alumna con Mística, que aquí desaparece por completo, y el cambio no me desagrada. La Pícara de los cómics era bastante feroz, y aquí la han convertido en una adolescente frágil y manipulable. Cíclope y Tormenta son adecuados, pero Jean Grey resulta demasiado mayor para el personaje, y físicamente no se parece en nada. Quizás reservan la historia de Fénix Oscura para otras entregas. Esperemos que así sea.

Sobre la adecuación de Hugh Jackman se ha hablado de forma unánimemente positiva. Creo que se trata de un extraordinario actor, pero, personalmente, tengo una idea tan clara del personaje, que creo que su caracterización en la película está por debajo de lo que hubiera sido deseable. Creo que el personaje necesitaba una ferocidad mayor de la que hace gala en la película, y, sobretodo, no se han esmerado en un detalle físico que es un exponente muy claro de su animalidad. Me refiero al pelo facial. Para mi gusto, el Lobezno fílmico es muy poco peludo, lo que le resta esa primariedad animal de la que tantas veces hace gala en el cómic.

En el mismo sentido, ceo que Ian McKellen es un actor demasiado sobrio para Magneto. Dada su historia personal, el Magneto fílmico no demuestra la ferocidad y rabia necesarias. Eso quizás se debe al actor, más que a una elección de los guionistas.

Las secuencias de lucha son aceptablemente espectaculares, aunque la lucha en lo alto de la Estatua de la Libertad se resuelve de manera excesivamente rápida y un pelín poco imaginativa.

La mejor secuencia creo que es la de la estación de tren, desde la aparición de Magneto abriendo el vagón de tren hasta el enfrentamiento mental entre el Profesor X y Magneto, con esas armas flotando y esa bala a punto de liquidar a un policía inocente.

Recientemente he leído que en la segunda película aparecerá el reverendo Stryker, y las imágenes del trailer parecen prometer una adaptación parcial de una de las mejores novelas gráficas de la historia de la Patrulla X, Dios ama, el hombre mata, que recomiendo a cualquier lector de cómics. Esperemos que así sea y que los artífices de las películas vuelvan a demostrar su buen hacer, superándose, si es posible en la segunda entrega.

© Jordi García,
(893 palabras) Créditos Créditos

Ayer domingo, día 8, acudí en sesión de 16.30 a ver la película de marras X-MEN. No se por que rayos no le han puesto la traducción fetén que se le dio en España desde los tiempos de Vértice. Pero bueno al menos han traducido bien los nombres de los personajes sobre todo Lobezno y no lo han dejado en Wolwerine.

¿Que es X-MEN?: La mejor adaptación de unos personajes de tebeo al cine que he visto nunca (al menos de los tebeos de superhéroes). De momento se respeta muy fielmente el espíritu de las historietas e incluso se mejoran algunas cosas, como la academia de Xavier, que ahora si que es de verdad una academia con montones de estudiantes pululando por allí. Los cameos de Kitty Pride y el Hombre de Hielo harán las delicias de los aficionados. La historia en si es una mas de enfrentamientos entre malos y buenos, con el trasfondo de la persecución, por parte de la administración, de lo que es diferente y extraño, en este caso los mutantes, el Homo Superior. Sin embargo se fracasa un tanto en el desarrollo de esta historia. La fobia antimutante, eje de las historias de los mutantes en muchas de sus aventuras, no está lo suficientemente desarrollada ya que no parece que sea un doctrina oficial de la administración, aunque se deja ver lo que puede llegar a ser un hipotético futuro.

A la historia le pesa mucho el tener que introducir a los personajes por lo que este metraje se podría haber aprovechado en completar un poco mas ésta. Pero hay que reconocer que este handicap era de obligado cumplimiento para familiarizar al espectador novato con una multitud de personajes de los que nada se sabe en principio.

De La Patrulla X el personaje que se ha potenciado es Lobezno. Se convierte en el verdadero protagonista de la historia que, sin ser una copia fiel al de papel, respeta a este los suficiente como para resultar muy atractivo y reconocible. Los guionistas tienen la vergüenza de explicar de donde le salen las garras y eso, dados los tiempos que corren, es muy de agradecer. Por otra parte el resto de los personajes, con el fantástico Xavier y Magneto a la cabeza, dan una sensación de verosimilitud. Tal vez la única discrepante podría ser Jean Gray, mas que nada porque es mas alta que Cíclope y mucho menos dependiente de éste. El villano Magneto es en esta versión es un personaje mucho mas amigable de lo que era en un principio en las primeras historias de La Patrulla. Aquí se ha optado por reflejar una etapa posterior de la historia patrullera en la que los malos ya no son arquetípicos sino que se diluyen en una ambigüedad motivada para sus actos. El comienzo de la película, que podría haberlo firmado Spielberg en su Lista famosa, es un buen ejemplo de como presentar la historia de Magnus-Magneto, por qué hace lo que hace y cuales son sus ideas acerca de los mutantes. El personaje es, por tanto, verosímil en este contexto. Mucho mas desdibujado es, en este caso, el Profesor X, ya que no se explican sus motivaciones para ser bueno y oponerse al imán-ambulante. Xavier es increíblemente parecido a lo que yo hubiera esperado del Profesor X, con la dificultad de mostrar en una película los poderes mentales del mismo, que no se encuentran perfectamente plasmados. Esas conversaciones telepáticas sin mover la boca y con cara de pasmo o el viaje astral en la mente del senador.

Los efectos especiales bien, aunque se puede intuir su influencia Matrixera en las peleas, o sus antecedentes chinos de las películas de artes marciales. Tal vez adolezca de falta de presupuesto, sin que esto moleste demasiado.

En resumen una gran película de super-tipos. Si nunca se ha leído La Patrulla X, se ofrece la suficiente información como para poder seguir la historia sin problemas. Si se es fan patrulloso no quedará uno defraudado. Y para finalizar decir que el actor que encarna a lobezno es extraordinariamente parecido a Clint Eastwod y gracias al diseñador de vestuario no viste las mallas amarillas.

Que alivio.

© Alfonso Merelo, (699 palabras) (Lista de G. H. White) Créditos Créditos

Aficionado a los comics, a la compra de números sueltos de todo tipo de tebeos con especial predilección por: Creepy, Dracula (Clasicos del Terror), Morbius, Los Hijos de la Medianoche..., se dispone a ver la adaptación cinematográfica de la serie de comics de superhéroes conocida como: X-Men, animado por las alentadoras criticas que había elido por la Red. Una serie de la cual había degustado bastantes tebeos sueltos, como a el le es habitual, y con la esperanza de ver una adaptación de calidad.

La cosa se las pintaba bien antes de ver la proyección, uno se esperaba ver al menos un filme entretenido, con un buen entramado y a lo mínimo una buena realización del argumento. Muy lejos de la realidad, las esperanzas a un pozo negro sin fondo. Sin ser un fanático muti ni del coleccionismo en general (mas bien, al mundillo de los comics sueltos con alguna que otra añoranza a ciertos tipos de comics), he visto una película hiperacelerada (demasiado rápida, se nota que han cortado bastantes escenas, faltándolo mas engranaje y tiempo para poderse introducir en la historia) con una increíble ausencia de banda sonora destacable (la música se nota poquísimo en el transcurso del largo) y un plantel artístico que por mucha entereza y buenas maneras que hayan puesto en la realización del filme, no pueden llegar a ser divisados por la falta de mayor metraje.

La historia es original, tiene la suficiente calidad como para desarrollarla de una mejor forma. Con los personajes en ningún momento te sientes implicado o identificado porque no ha habido tiempo para que puedas sumergirte y conocer su mundo y realidad. No van mas lejos las espectaculares luchas, uno se siente alejado de la acción y cuando desea inmiscuirse se han terminado (no pido las fantasmadas típicas hollywoodienses, pero al menos un poco de tacto y buen desarrollo de estas). Así podría seguir enumerando una tras otra las carencias de este celuloide decepcionante, algo entretenido y con efectos especiales espectaculares (mejor habría sido poner algo de esa atención con los efectos en el desarrollo del filme). Me he quedado, después de ver la peli, en una extraña actitud pasiva (falta de total entusiasmo) preguntándome... ¿y tanto para esto?

Una pena, no llegara a ser un absoluto bodrio, sin embargo a mi me ha parecido un filme poco entretenido que echa a perder una buen historia por su ritmo acelerado y demas carencias relacionadas, dejando al espectador con una sensación de... ¿y qué?

© Ricardo Barriopedro, (415 palabras) Créditos Créditos