La gran historia de las novelas de a duro
1. Los escritores de la colección Luchadores del espacio
por José Carlos Canalda
op00308a.jpg

La colección Luchadores del Espacio, publicada por la Editorial Valenciana y una de las más significadas dentro de la ciencia ficción de serie B española, publicó a lo largo de cerca de diez años (de 1953 a 1963) un total de 234 títulos con periodicidad quincenal. Este conjunto de novelas apareció firmado con un total de 29 seudónimos diferentes correspondientes a 27 escritores, dos de los cuales hicieron doblete: Pascual Enguídanos, que firmó como George H. White y Van S. Smith, y Vicente Adam Cardona, que lo hizo como Vic Adams y V. A. Carter.

Si dividimos las 234 novelas entre los 27 escritores nos sale una media de algo menos de 9 novelas por autor; sin embargo esta cifra es errónea, dado que hubo algunos de ellos que publicaron bastantes más, mientras que muchos no pasaron de uno o dos títulos. Aunque más adelante estudiaré a los distintos autores uno por uno, en esta ocasión, y a modo de introducción, voy a dar una visión global del conjunto de todos ellos.

Sin ningún género de dudas, el autor más importante de la colección, con mucha diferencia sobre los demás, es Pascual Enguídanos, que con sus dos seudónimos publicó un total de 69 novelas (47 como George H. White y 22 como Van S. Smith), lo que supone casi un 30% del total. Aparte de él tan solo otros dos escritores rebasaron la barrera de las 20 novelas; el Profesor Hasley con 29 y Joe Bennett con 22.

op00308b.jpg

El resto ya baja mucho. Dentro del grupo de los que pudiéramos llamar medianos, entendiendo como tales los que alcanzan o rebasan las diez novelas, nos encontramos con Alf. Regaldie (13); Larry Winters (10); Karel Sterling (13); P. Danger (12) y Vicente Adam que con sus dos seudónimos alcanza las 12, una de ellas firmada como Vic Adams y el resto como V. A. Carter. En 9 novelas se quedan C. Aubrey Rice y J. Negri O'Hara, y ya el resto de los escritores resultan ser muy poco significativos: Solamente Edward Weel alcanza la cifra de 6, mientras Walter Carrigan y Henry Keystone cuentan con 4 cada uno.

Por último nos encontramos con lo que se podría considerar la calderilla de la colección: Dos escritores con tres novelas (J. Scott Barry y Edward M. Payton), 4 escritores con dos (Eduardo Texeira, Robin Carol, Leo MacDonal -ni siquiera sabía poner escribir bien su seudónimo- y Archie Lowan). Finalmente, aparecieron en la colección en una única ocasión un nutrido número de escritores: Mike Grandson, Red Arthur, A.S. Jacob, Peter Kapra, Ray Kualiter, Mortimer Cody, Peter Logam y Alex Towers.

En un anexo al final de este artículo doy los nombres verdaderos de estos 27 escritores, la mayor parte de los cuales son unos ilustres desconocidos dentro del campo de la ciencia ficción. De hecho, además del caso singular de Pascual Enguídanos tan sólo cabe reseñar a Eduardo Texeira, afamado ya en su época, lo que le permitió el raro privilegio de firmar con su nombre en lugar de con un seudónimo más o menos anglosajón, y a los dos autores que, tras hacer sus primeras armas en Luchadores del Espacio, dieron el salto más allá de las colecciones de serie B: Domingo Santos (P. Danger) y Ángel Torres Quesada (Alex Towers).

op00308c.jpg

Sin embargo, esto no quiere decir que en esta colección no se publicaran obras de calidad. Además de los anteriormente citados, cabe reseñar el buen hacer de Walter Carrigan con su aventura del Kipsedón, equiparable e incluso en ocasiones superior a la Saga de los Aznar; Larry Winters, a pesar de su irregularidad; J. Negri O'Hara, autor de varias joyas entremezcladas con otros títulos mediocres; Vicente Adam, sin duda el más asimoviano de todos ellos; e incluso, en ocasiones, el propio Joe Bennett. Huelga decir que el número de novelas mediocres, cuando no rematadamente malas, es muy superior, pero este hecho no oculta que en la colección Luchadores del Espacio, y al margen por supuesto de la singular Saga de los Aznar, se publicaron varias docenas de novelitas francamente interesantes. Pero de ello y de sus autores hablaremos más detenidamente en posteriores entregas.

Otra peculiaridad de la colección es la gran fidelidad de sus autores que, con algunas excepciones, no publicaron nunca en las colecciones rivales. Contemporánea de Luchadores del Espacio fue Espacio, de la editorial Toray, que la sobrevivió durante bastantes años ramificándose incluso en varias colecciones hermanas. Pero paralelamente aparecieron también varias colecciones diferentes, todas ellas efímeras, tales como Robot, Naviatom, etc. Pues bien, en muy pocos casos se produjeron trasvases de una a otra. Pascual Enguídanos publicó, bajo el seudónimo de George H. White, un único título en la tardía La Conquista del Espacio, de Bruguera, cuando hacía ya muchos años que la colección de Valenciana desapareciera, y antes también de la reedición de la Saga. Algo parecido ocurrió con Domingo Santos y Ángel Torres, que sobrevivieron a la desaparición de Luchadores publicando en otras colecciones de serie B (más el segundo que el primero) antes de dar el salto a la ciencia ficción general.

op00308d.jpg

Pocos autores más hay que colaboraran en otras colecciones. Alf. Regaldie, que dejó de escribir muy pronto en Luchadores, tuvo un tardío resurgir en La Conquista del Espacio, publicando en esta colección otras cinco novelas después de más de 20 años de silencio. Eduardo Texeira simultaneó sus dos novelas de Luchadores con otras dos en Espacio. Vicente Adam, bajo el seudónimo de Vic Adams, aportó cinco novelas a Espacio. Idéntico número, e idéntica colección, es preciso reseñar con Red Arthur. Y Henry Keystone cuenta con una tardía y única novela en Galaxia 2001.

Como puede comprobarse, salvo los casos de Pascual Enguídanos y Ángel Torres Quesada no se puede decir que ninguno de estos autores revistiera especial importancia en lo que respecta al volumen de títulos publicados en Luchadores del Espacio o en otras colecciones, ya que incluso el propio Domingo Santos suma a sus doce novelas tan sólo otras cuatro aparecidas en Espacio, bien como P. Danger, bien como Peter Dean. Por esta razón es curioso el caso de Peter Kapra o, si se prefiere, Pedro Guirao: Muy tangencial en Luchadores del Espacio (tan sólo publicó allí una única novela), tiene en su haber centenares de títulos aparecidos en otras colecciones diferentes, con éste o con otros seudónimos. Por último, Mortimer Cody (cuya única novela de Luchadores del Espacio fue reeditada años después, en lo que fue un caso único, en Galaxia 2001) y Henry Keystone son también unos auténticos profesionales de las novelas de a duro... Pero dentro del género del oeste, no en la ciencia ficción, que tocaron en muy contadas ocasiones.

© José Carlos Canalda, (1.113 palabras), 2004 Créditos

Apéndice

Relación de seudónimos
SeudónimoNombre
A.S. JacobJacobo Sánchez Artigao
Alex TowersÁngel Torres Quesada
Alf. RegaldieAlfonso Arizmendi Regaldie
Archie LowanLuis Bayarri Lluch
C. Aubrey RiceFlorencio Cabrerizo Miguel
Eduardo TexeiraEduardo Texeira
Edward M. PaytonEduardo Molinero Bustos
Edward WheelEduardo Rueda Segura
George H.WhitePascual Enguídanos Usach
Henry KeystoneEnrique Montoro Sagristá
J. Negri O'HaraJosé Negri Haro
J. Scott BarryJuan Cots Navarro
Joe BennettJosé Luis Benet Sanchís
Karel SterlingJulio Pérez Blasco
Larry WintersJosé Caballer Caballer
Leo MacdonalFernando Marimón Benages
Mike GrandsonMiguel Nieto Sandoval
Mortimer CodyFrancisco Vera Martínez
P. DangerPedro Domingo Mutiñó (Domingo Santos)
Peter KapraPedro Guirao Hernández
Peter LogamPedro López Gambero
Profesor HasleyFernando Ferraz Fayós
Ray KualiterMiguel Buigues Gómez
Red ArthurArturo Rojas de la Cámara
Robin CarolAntonio Ferris Abellán
V.A.CarterVicente Adam Cardona
Van S. SmithPascual Enguídanos Usach
Vic AdamsVicente Adam Cardona
Walter CarriganRamón Brotons Espí