EL ORGULLO DE DIOS
EL ORGULLO DE DIOS Pedro Jorge Romero
Título original: ---
Año de publicación: 2000
Editorial: Interface, Grupo Editor
Colección: BEM nº 75
Traducción: ---
Edición: Agosto de 2000
Páginas: 32
ISBN:
Precio: Descatalogado

La sorpresa del número 75 de BEM ha sido esta novela corta de Pedro Jorge Romero.

Novela corta o relato largo, que nunca me quedan claras estas cosas; los ¿cincuenta? Folios por los que se extiende la narración no me resultan suficientes como para llamarla novela, pero parece ser la última moda en esto de la narrativa, pasar cualquier relato un poquito largo a la categoría de novela corta. Pasó en el número 3 de Artifex con SI PUDIERAS VER NIÁGARA y pasa ahora con esta de Pedro Jorge. En el fondo, llamarlo de una forma u otra es una cuestión que no afecta al valor intrínseco de a la obra, pero que personalmente me desconcierta bastante. Eso si, sirve para nutrir una categoría de premios que nunca he llegado a entender muy bien, porque ante tochos como DUNE, o PLAYA DE ACERO, obras como LA GUERRA INTERMINABLE o EL JUEGO DE ENDER son, indudablemente, novelas cortas, muy cortas.

En fin, que EL ORGULLO DE DIOS, y tal y como dice Miquel Barceló en la introducción, pudo haber ganado con solvencia el premio UPC (creando la consabida corriente de rumorología suspicaz) Otras obras, con otros méritos, se lo quitaron, pero no creo que esta hubiera sido una mala elección del jurado.

No es de una perfección absoluta, por supuesto, cierto intentos de concretar (un planeta gaseoso gigante que a su vez giraba alrededor de un sol amarillo típico) hacen daño a la vista, y más cuando más adelante se hace un uso alegre y oscuro, desde el momento en el que no hay ni un intento de ilustrar al lector, de conceptos como materia exótica, cuerdas cósmicas y otros de astrofísica que sólo alguien con una preparación notable será capaz de entender de forma adecuada.

En cualquier caso, si Pedro Jorge pretendía lograr que el relato, en esos y otros pasajes, tuviera una lectura a dos niveles, uno el de la pura batalla aventurera, y otro integrando fenómenos, teorías físicas, conspiraciones palaciegas y paradojas teológicas, lo ha conseguido, al menos en el primer nivel. Al segundo, en lo que a la astrofísica respecta, no puedo llegar.

Estilísticamente EL ORGULLO DE DIOS tampoco marcará una época; es directo y eficaz, sin complicaciones y cumple con los objetivos. ¿Cuáles son esos objetivos? Según las notas de Pedro Jorge poner en evidencia las múltiples contracciones del cristianismo, y yo diría que más que del cristianismo (que despojado de dogmas teológicos, y como filosofía de vida, únicamente postula la solidaridad y el mutuo respeto), de la propia Iglesia.

Y contar una de batallas espaciales.

Porque independientemente de las motivaciones religiosas que guían a los protagonistas de EL ORGULLO DE DIOS (ordenes religiosas convertidas en cuerpos de ejército, una curia papal estrictamente militarizada, un diablo ubicuo) es un absorbente relato de aventuras, conspiraciones, tecnología casi mágica, personajes fatalistas y héroes predestinados.

Puede que no ganara el UPC, además de por las asperezas ya comentadas, por entroncar con la tradición muy española de la ciencia-ficción religiosa. (Otra más de lo mismo, pensaría el jurado) Es notable la facilidad con la que el autor español de ciencia-ficción descarga sus traumas teológicos sobre el papel. No es, por supuesto, una característica exclusivamente hispana, pero no deja de sorprender la cantidad de títulos que toman a Dios como protagonista y a la Iglesia como fuerza política o simplemente mafiosa. Supongo que con el tiempo, y según se vayan incorporando al panorama autores jóvenes, que nada saben de la educación tardo-franquista (origen de muchos males y traumas), la temática religiosa irá quedando arrinconada.

Aunque no seas habitual de BEM, intentan hacerte con éste número 75. Pese a las objecciones que he puesto, vale la pena, cuenta además con el apoyo de estupendas ilustraciones de Antoni Garcés (el ilustrador de las portadas de Ultramar) y si el relato acaba por gustarte, estás de enhorabuena, EL ORGULLO DE DIOS es sólo parte de un proyecto más amplio, titulado El tríptico de Dios.

Por cierto, no creo equivocarme si digo que el comic en el que Pedro Jorge dice haberse inspirado (aunque yo no le encuentro grandes paralelismos) es EL GARAJE HERMÉTICO DE JERRY CORNELIUS. Último párrafo y última página son casi idénticos.

© Francisco José Súñer Iglesias, (703 palabras) Créditos