NOX PERPETUA
NOX PERPETUA Javier Negrete
Título original: ---
Año de publicación: 1999
Editorial: Ediciones SM
Colección: El Navegante. Ciencia-Ficción nº 7
Traducción: ---
Edición: Marzo de 1999
Páginas: 155
ISBN:
Precio: Descatalogado

Sinopsis

El maestro Mondsar se sabe muy viejo y poco tiempo le queda ya para hacer realidad el sueño que alberga desde hace muchos años: Llegar al Polo Norte del planeta Mehrs. Para lograrlo cuenta con el mejor de sus discípulos, el joven Ark Rhenius. Pero no es empresa fácil: deberán atravesar el inmenso desierto nevado, un lugar inhumano de frío extremo. Y hay algo más. Efectivamente en ese lugar les aguarda algo extraordinario, algo inimaginable.

De siempre me han gustado los relatos que hablan de civilizaciones perdidas. Esos en los que tras la expansión de la humanidad por el Universo, y más allá, se produce el colapso de las vías de comunicación y los planetas permanecen aislados durante centenares, miles de años, desarrollando sus propias culturas hasta que desde un nuevo centro Galáctico son redescubiertos mostrando su particular desarrollo al resto de sus congéneres (o quizá, ya no tanto).

No deja de ser la historia de la propia humanidad. Durante los miles de años que trascurrieron desde que el primer Homo Sapiens rumió una idea, hasta completar su expansión por la Tierra, centenares de linajes divergieron en su vagar por los continentes perdiendo la memoria de su origen. Cuando mucho tiempo después se producían los reencuentros el asombro era generalizado: gentes obviamente humanas, pero a la vez decididamente distintas, con otra visión del mundo, otras expectativas, otra tecnología.

No es improbable, entonces, que en algún momento en el futuro, si se desarrollan los viajes interestelares y grupitos de humanos se lanzan a conquistar el universo, pasen de nuevo miles de años desconectados desarrollando por su cuenta civilizaciones a cual mas exótica y extraordinaria.

NOX PERPETUA presenta este escenario, en el planeta Mehrs, la humanidad lo ha colonizado olvidando su origen y elaborando una serie de mitos fundacionales de carácter religioso para explicarlo. En el momento de la narración la ciencia ha alcanzado un importante nivel de avance, y los científicos se lanzan a recorrer el mundo con la idea de conocerlo mejor. Podríamos situar, por tanto, a la sociedad de Mehrs más o menos a finales del siglo XIX de la Tierra, época en la que los exploradores se volcaron en peinar mares y continentes con la intención de abrir nuevos caminos, expandir el dominio de la ciencia y, no es menos señalado, encontrar lugares donde sus patrocinadores pudieran recuperar parte de su inversión.

En este caso se trata del viaje que programa el maestro Zarun Mondsar al polo Norte de Mehrs. Ark Rhenius, su ayudante, es el otro protagonista de la historia, gracias a él conocemos la alambicada sociedad de Mehrs, con su rígida escala social y la perenne necesidad de acumular distinciones y honores.

El viaje, por supuesto, es una pesadilla en medio del infierno helado que es el polo. Javier Negrete relata con acierto las penalidades que soportan los expedicionarios, con el añadido de peligros imprevistos, leyendas hechas realidad y descubrimientos que pondrán del revés sus propias convicciones y creencias.

El libro es corto, y se lee con agrado, la estructura, intercalando fragmentos de los diarios de los exploradores, da opción a aportar sus puntos de vista de una manera eficaz y descriptiva, y desde luego deja con ganas de más. Conoceremos el destino de Mondsar y Rhenius, pero queda la curiosidad de saber que pasará en Mehrs una vez que los conocimientos adquiridos se hagan públicos, alguna pista se deja caer en la novela, pero al menos desde mi punto de vista, hubiera merecido un desarrollo más amplio.

© Francisco José Súñer Iglesias, (582 palabras) Créditos

Novela corta altamente recomendable. Escrita con un lenguaje fácil, que huye de todo artificio y de giros y espirales narrativas innecesarias, (como debe ser), constituye un hallazgo realmente gratificante para alguien que, como servidor, no conocía la obra anterior de este autor. Estupendo el dibujo de los personajes, y magníficos los elementos de ciencia-ficción que van introduciéndose en la narración hasta llegar a un final absolutamente redondo.

Mi puntuación: 8/10.

© Ángel Pablo Molina Saorin, (72 palabras) Créditos