CAMPO DE BATALLA: LA TIERRA
CAMPO DE BATALLA: LA TIERRA EE.UU., 2000
Título original: Battlefield Earth
Dirección: Roger Christian
Guión: Corey Mandell, JD Shapiro
Producción: Elie Samaha, John Travolta
Música: Elia Cmiral
Fotografía: Giles Nuttgens
Duración: 118 min.
IMDb:
Reparto: John Travolta (Terl); Barry Pepper (Jonnie); Forest Whitaker (Ker); Kim Coates (Carlo); Sabine Karsenti (Chrissy); Michael Byrne (Parson Staffer); Christian Tessier (Mickey); Sylvain Landry (Sammy); Richard Tyson (El salvaje)

Si calculáramos la cantidad total de civilizaciones extraterrestres, posiblemente llegaríamos a la módica cantidad de un millón. Entonces la vida inteligente sería tan común que nuestra propia Vía Láctea pulularía de seres pensantes ocupados en sus propios asuntos.

Ante estas condiciones, ¿por qué aún no hemos sido contactados por alguna de ellas? ¿Acaso las distancias son tan grandes que es imposible abandonar el propio sistema planetario? Desde el punto de vista actual, esto podría ser un hecho, mas hay tantas cosas, tantos fenómenos naturales que desconocemos que tal vez alguien o algo encontraría la forma de superar la barrera de la luz y viajar por todos los rincones de nuestra galaxia. En el caso de que dos civilizaciones se encontraran, ¿el contacto sería pacífico? Para muchos científicos, el hecho de que una civilización consiguiera atravesar los grandes abismos espaciales daría a entender que ésta posee no solamente un alto grado tecnológico, si no también un grado de inteligencia óptimo que nos aseguraría que esos seres serían sumamente pacíficos. Sin embargo, ¿hay garantía de que esto sea así?

No sabemos si existen seres inteligentes hostiles o con un interés por dominar civilizaciones menores, pero una posible pista podría estar en los propios seres humanos. El avance científico y tecnológico es llevado a cabo por una enorme gama de especialistas. Los científicos son hombres cosmopolitas que desarrollan sus proyectos a favor del progreso de la humanidad. Si ellos tuvieran el control absoluto de las investigaciones, tal vez todo sería mejor. El problema es que, a través de la historia, se ha demostrado ampliamente que las personas que tienen el poder suelen estar también cargadas de perversas ambiciones. Si los humanos visitáramos otros planetas y encontráramos una civilización menor, posiblemente los científicos quedarían encantados, más la gente en el poder, ¿consideraría la posibilidad de aprovecharse del retraso tecnológico de esa raza en su propio beneficio? ¿Los humanos seríamos conquistadores interplanetarios faltos de ética y moral? Creo que nadie sabe la respuesta, pero creo que como siempre, la ciencia-ficción puede darnos pistas al respecto.

Un asunto similar sucede con éste película. En el año 2000, una raza de seres extraterrestres muy hostil llamada psychlo llega a la Tierra para destruir la civilización casi por completo. Para el año 3000, estos seres utilizan de esclavos a los hombres (una especie en peligro de extinción) para extraer oro y otros minerales preciosos. Unos pocos humanos libres vive en las montañas en un estado de salvajismo. Cuando a Jonnie, el personaje principal, le es dado el conocimiento psychlo necesario para que entienda a estos seres, iniciará la lucha para liberar a la humanidad de la barbarie extraterrestre.

Ahora bien, la película carece de ciertos elementos que la harían más creíble. El diseño de los extraterrestres es exageradamente antropocéntrico. Su estatura de casi tres metros lo único que hace pensar es que los humanos se las gastan con gigantes y no con seres de otro planeta. Aunque la idea de que estos seres poseen una larga tradición como conquistadores de especies inteligentes es buena, la comprensión que tienen de los asuntos humanos es por momentos muy confusa. En una parte de la cinta, consideran a los humanos como animales y se sorprenden cuando uno de éstos sabe manejar armas o puede aprender un nuevo lenguaje. Los conquistadores piensan que un animal no puede entender lo que es la ciencia psychlo y, de pronto, quedan estupefactos al ver que un humano los reta. La contradicción consiste en que a mitad de la trama, Terl, el líder de la ocupación terrestre, le comenta a Jonnie que la raza humana poseía una muy avanzada tecnología (Además, los asuntos de estos seres son tan similares a los humanos que los bares psychlo son aburridamente familiares, y el personaje extraterrestre que interpreta John Travolta es una copia barata de algún mafioso terrestre).

El problema con la estructura de la cinta es que muchas de las ideas (posiblemente tomadas de la novela de Hubbard) no concuerdan con la realidad. Hay que mencionar primero que John Travolta, quien hace el papel de Terl, es un devoto de la iglesia de la Cienciología que buscó por doquier presupuesto para adaptar a la pantalla grande esta obra del gran maestro (¡No! Esta vez erraron. Afortunadamente la película no presenta ninguna idea cienciológica ni nada que se le parezca). La actuación del viejo Travolta es muy poco creíble. La cara de niño enojado de Jonnie no ayudará mucho para que sea un líder, mas bien será la suerte. ¿Qué tal la música? Lamentablemente, no aporta nada y está muy mal ubicada. Los efectos especiales son buenos; solamente hay un pequeño problema: correr en cámara lenta mientras que los disparos dan en blancos a la izquierda y la derecha, no me parece una buena escena de acción.

Al final, nos quedamos con una cinta decepcionante que pudo haber aportado más. Pero, ¡alto! He aquí un relato que recomiendo para que no nos quede el mal sabor de boca: LA CAPA Y LA VARA, de Gordon R. Dickson. Narra casi la misma historia, solamente que mejor: una raza de altos seres extraterrestres, con una larga tradición de conquista de razas inteligentes, se apoderan de la Tierra y mantienen un dominio permanente sobre los humanos. El relato concluye de una manera más realista y menos feliz.

© Jorge Armando Romo, (886 palabras) , Créditos

Después de ver CAMPO DE BATALLA: LA TIERRA he llegado a la conclusión de que no estamos solos, que hay seres alienígenas como los psychos entre nosotros y que algunos de ellos se dedican a dirigir, producir y escribir los guiones de obras como estas. PORQUE SOLO UNA PANDA DE PSYCHOS PODRIAN HABER SIDO TAN REMATADAMENTE GILIPOLLAS.

Todo empieza cuando dentro de un milenio, Johny, joven y emprendedor miembro de una tribu primitiva habitante de las cavernas, decide salir a conocer mundo pese a las advertencias de que éste es un lugar lleno de poderosos demonios. Por el camino conoce a un par de amigos de los que ya serán para toda la vida y pronto llegan a la conclusión de que los males de la Tierra no son obra de demonios, sino de unos animales de bellota palurdos e incompetentes que uno no se explica cómo han dominado el universo.

¿Qué hacer ante este descorazonador panorama? Muy fácil. Hay un psycho especialmente inteligente y dotado (Travolta), injustamente condenado a permanecer exiliado en este planeta de mierda, que ha desarrollado una brillante idea: enseñará a esos animales irracionales humanos el idioma de su especie, matemáticas, filosofía, el manejo de sus armas, su tecnología, a pilotar, etc. para que exploten una mina de oro y le conviertan en un psycho rico además de listo.

Por suerte para nuestra especie Johny es un tipo adelantado a su tiempo que decide utilizar tales conocimientos para liberarnos, como bien explica a sus congéneres en las narices de Travolta aprovechándo que éste no conoce nuestro idioma. De este modo el héroe no pierde el tiempo en extraer el oro, sino que se va a la Reserva Federal a buscarlo, y aprovecha los días en entrenar y enseñar a sus compañeros con ayuda de un Microsoft Flight Simulator en perfecto estado que se encuentran. Hecho esto Johny ha de buscar una explicación satisfactória de por qué el oro que acaba de extraer de la mina está en lingotes, afortunadamente estos conquistadores galácticos son más que crédulos.

Habiendo aprendido lo necesario (las radiacciones deben habernos vuelto más listos en estos mil años) sólo queda aplicar el Plan, ejemplo de finura estratégica y coordinación:

  • a) Provocar una revuelta-paseillo con palos, piedras y M-16 en la base de los psychos aquí en la Tierra.
  • b) Destruir con los Harriers (precisamente los aparatos más fáciles de pilotar) a las naves psycho que pasen por allí y que habían aniquilado a todos los ejércitos de la Tierra en 9 minutos mil años antes.
  • c) Destruir la cúpula de la base para que se asfixien todos los psychos menos Travolta.
  • d) Luchar cuerpo a cuerpo en noble lid con Travolta (que por cierto mide 3 metros y es muy fuerte).
  • e) Destruir la cúpula.
  • f) Engañar a Travolta para que se autoarranque un brazo.
  • g) Destruir la cúpula (esto debería haberse hecho en los puntos c y e, pero egque es un proceso más complejo de lo que parece)
  • h) Sobrevivir a la caída de miles de toneladas de cúpula desde cientos de metros de altura.
  • i) Mandar un voluntario con una bomba nuclear de bolsillo al planeta base de los psychos, donde reaccionará con la atmósfera y lo hará explotar todo sin dejar ni rastro de este cáncer galáctico.

Visto esto sólo queda por destacar un par de cosillas. Que no es un alegato a favor de la cienciología. Y si tiene alguna imagen subliminal su efecto es dudoso. La presencia del bueno de Forest Whitaker en el engendro. A lo que tienen que llegar algunos para ganarse los garbanzos.

Y nada más. Sólo pido, suplico, imploro que por una vez no queráis descubrir el horror por vosotros mismos, ni creáis que vais a encontrar una virtud en esta película que no haya visto otro: NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS, NO VAYAIS.

© Oscar Portela, (666 palabras) , (Lista de #cienciaficción) Créditos

Antes de empezar esta opinión debo comentar que saliendo del cine, me encontré con un amigo que también salía del centro comercial donde estabamos. A esas horas de la noche, yo solamente podía venir del cine así que me pregunto:

Amigo: ¿Vienes del cine? ¿y que has ido a ver?

Yo: (Haciendo coña, con cara de asco) AGGGGGGGGGHHH!!!

Amigo: Pues estabamos en la misma sala, chaval.

Yo: Campo de batalla?

Amigo: Si, DIOS, QUE MALA QUE ES!!

No entraré a fondo (Hay cosas que es mejor olvidar, aunque me costara) a comentar el absurdo argumento de la película. Solo explicar que un grupo de hombres reducidos a un nivel cultural del paleolítico, destruyen a un grupo de alienígenas malosos con pinta de Klingon rastafari que forman una sociedad interestelar que ha conquistado a incontables especies. Con un entrenamiento de UNA SEMANA, aprenden a pilotar aviones de combate (Que llevaban mil años abandonados) con los que vencen a los rastafaris (Que se vanagloriaban de haber conquistado la tierra en 9 minutos), y petan el planeta de origen de los alienígenas (Con UNA bomba nuclear) simplemente Para que no manden refuerzos (¿¿¿???). Ed Wood se quitaría el sombrero, le han superado PLAN 9 DEL ESPACIO EXTERIOR por varios pueblos.

Además por si fuera poco, este bodrio esta dirigido de una manera penosa. El director muestra una inclinación tan enfermiza a inclinar la cámara constantemente que a los 5 minutos a todo el publico le duele el cuello. Y la profundidad de los personajes (Sobre todo el protagonista) resulta prácticamente inexistente. Travolta resulta tan forzado por intentar aparecer como el malo que es el único que nos consigue arrancar alguna carcajada (Absolutamente accidental, por supuesto) ¡Es que parece sacado de dibujos animados para críos de 6 años! Y el ritmo de la película es absolutamente inexistente, sonando música presuntamente apasionada en los clímax de la película (Deduzco que era el clímax por la música, aunque quien sabe), sin provocar ni una puñetera reacción en el espectador. Hay que descubrirse ante Roger Cristian, ha conseguido crear una de las películas mas mediocres que jamas he visto.

Solo me queda una pregunta en la mente. ¿Como una raza que tenia una debilidad tan evidente? (Son vulnerables a las radiaciones, y no se molestan en esconderlo) Ha podido conquistar a otras razas? Supongo que nunca lo sabremos.

Travolta ya amenaza con una segunda parte, Temblad.

© Román Goicoechea, (398 palabras) , (Lista de #cienciaficción) Créditos

Si miramos atrás, muchas son las obras, sobre todo cinematográficas, que han contribuido a colocar sobre el género de ciencia-ficción una pesada losa que...

Bah, mira, no puedo, lo siento. Ni crítica ni leches. Esta película es una puta mierda, y nada más. De hecho, y aunque ahora es dificil acordarse de todas, es una de las cuatro o cinco peores películas que he visto en mi vida. Zafia, burda, infantil, vomitiva. Joder, si creo que lo mejor es ese patético homenaje a BLADE RUNNER de los escaparates... Deberían prohibirla por el bien de lo que algunos llamamos ciencia-ficción.

© Santiago L. Moreno, (101 palabras) , (Lista de #cienciaficción) Créditos