ARTIFEX 3
ARTIFEX 3 Varios
Título original: ---
Año de publicación: 2000
Editorial: Artifex
Colección: Artifex, segunda época, nº 3
Traducción: ---
Edición: Mayo de 2000
Páginas: 238
ISBN:
Precio: 5,90 EUR

Cuanto más tiempo pasa y más lecturas acumulo más aprecio los escritos simples y sin grandes pretensiones estilísticas, huyo de los relatos sobrecargados de adjetivos y figuras literarias como de la peste, estimo la sencillez de planteamientos y desarrollo, admiro la claridad de ideas y escritura y, sobre todo, me encanta que me cuenten cosas.

En este ARTIFEX 3 hay, salvo unas cuantas excepciones, poco de lo que aprecio. Creo sin dudarlo ni un momento que la calidad literaria no se consigue cultivando la cantidad literaria. La adjetivación masiva, las palabras rebuscadas, la lírica forzada, sólo son fuegos de artificio que en pocas ocasiones son capaces de ocultar argumentos sobados, desarrollos renqueantes y finales mal trabajados.

Es más, precisamente por la excesiva preocupación de algunos autores por demostrar un extraordinario dominio del idioma y la técnica narrativa, se echan a perder ideas más que notables que, llevadas con algo más de espontaneidad, hubieran bastando para lograr relatos tremendamente brillantes.

Y así, por una simple cuestión de longitud, un cuento con dos líneas argumentales raramente puede funcionar bien, y LOS SIRVIENTES, de Ramón Muñoz es un ejemplo claro de ello. Siguiendo los ires y venires del protagonista de la historia por dos series de sucesos bien diferenciados, se ofrece el desenlace de uno sin concretar el del otro, con la frustración que eso provoca.

MÁS ALLÁ DE..., escrito al alimón por Sergio Parra y Albert Sans, plantea un escenario ciertamente sorprendente; el de una sociedad entera en caída libre, pero aparte de un par de pinceladas sociológicas y un abuso evidente del diccionario de sinónimos (sólo tras consultar el DRAE descubrí que borborigmo y embaular son dos buenas palabras castellanas, que sospecho en un cierto desuso) es también bastante frustrante; más que un relato independiente parece el capítulo de una novela.

Sin embargo, cuanto más leo a Daniel Mares más me gusta como cuenta las cosas, con un estilo de una sencillez sólo aparente, prefiere dejar las complejidades para el argumento, apartándose de redacciones falsamente poéticas. BAILE DE MáSCARAS es un divertido embrollo erótico festivo con LA MUERTE por medio. De lo mejor de la antología.

Porque lo mejor quizá sea LA CANICA EN LA PALMERA. Antes hablaba de la falsa poética, a la que es tan dado este género. Huyendo de retóricas pomposas, Rafa Marín construye un relato tierno y emocionante. No importa la cantidad de interrogantes que se plantean durante la lectura ni la previsibilidad del desarrollo, con sencillez coloquial y gran sensibilidad consigue un estupendo relato de amigos imaginarios y destinos retomados.

Por otro lado, nunca me ha gustado la poesía, ni me he sentido atraído hacia ella, de modo que no entiendo mucho del tema, pero creo que es algo más que apilar frases cortas, y los poemas de Alfredo Esteban Arroyo, me ha parecido exactamente un apilamiento de frases, sin el ritmo y la música que supongo que se debe esperar de la poesía, aún la libre.

Elia Barceló es una de las autoras consagrada en esto del fantástico y la ciencia-ficción española, así que hay que exigirle relatos de bastante más peso que LA LLEGADA, con un argumento poco imaginativo y un estilo bastante desmañado parece más el resultado de los laboriosos esfuerzos de un principiante que el producto de alguien muy habituado a escribir.

EL SEGUNDO PRINCIPIO DE LA TERMODINáMICA, de Rodolfo Martínez tiene todo el aspecto de ser un experimento, un ejercicio de estilo rescatado para la ocasión en el que precisamente eso, el estilo, prima sobre cualquier consideración argumental. Es cortito y no molesta, pero tampoco dice nada.

Como tampoco es demasiado concluyente LA CIUDAD CAMBIA CADA NOCHE, de Eduardo Vaquerizo. Otro ejercicio de estilo en ambientes sórdidos y portuarios. El ambiente es capaz de crearlo, pero tampoco me quedó muy claro para que tanto esfuerzo.

SI PUDIERAS VER NIÁGARA es un largo, larguísimo relato que finalmente resulta muy poco satisfactorio. El problema es que Joaquín Revuelta cuenta con un estilo desconcertante, un oscuro episodio de suicidios simulados, lumpen barriobajero, jerarquías malosas, onirismo deslavazado y científicos locos, y además, dibuja el marco histórico donde se produce todo esto, pero la mezcla, por exceso de condimento literario, no cuaja.

Tras esto, LA MUERTE DE MATEO HABBA resulta un alivio, corto y sin florituras plantea una serie de cuestiones filosóficas acerca del ciberespacio. Lástima que sea otro producto ciberpunk y Frabricio González abunda en los excesos de siempre; nadie podrá convencerme nunca de que un hacker ¡compra! los programas que usa.

Por fin, SOÑANDO SOBERBIA: EL ARQUITECTO nos describe los orígenes de la fantástica ciudad imaginada por J. A. Cotrina. Lastrado por la rémora de un exceso de adjetivación, una escritura enrevesada y digresiones que poco o nada tienen que ver con la génesis de Soberbia, una idea prometedora acaba por convertirse en un relato pesado y aburrido.

En resumen, un ARTIFEX 3 lleno de relatos que, con las excepciones señaladas, me han parecido rígidos, sobreescritos, llenos de transcendencia, con autores más pendientes de demostrar lo bien que escriben y lo mucho que dominan el idioma sin, en apariencia, preocuparse demasiado por lo que cuentan ni de contarlo bien.

© Francisco José Súñer Iglesias, (856 palabras) Créditos

Tras leer el número 3 de la nueva etapa de Artifex, y antes de proceder a comentar uno por uno los relatos publicados en él, es necesario realizar una evaluación global no sólo de este número, sino del conjunto de todos ellos, es decir, de la línea editorial de la publicación. Y, al igual que lo dije tras leer el número 2, me sigue gustando su calidad media y encuentro que tiene un nivel francamente alto. Vaya mi enhorabuena a los antologistas y, por supuesto, a los autores. Claro está que hay que matizar una cosa: Con la perspectiva ya de los tres números, es evidente que Artifex NO ES una revista de ciencia-ficción, sino de fantasía, salvo raras excepciones. Esto en sí no es ni bueno ni malo, se trata simplemente una especialización, pero puede explicar que haya gente a la que no le satisfaga demasiado precisamente porque no encuentra en ella demasiada ciencia-ficción.

A mí personalmente sí me gusta la fantasía, en especial este tipo de fantasía, digamos onírica, tan alejada de las dragonadas y los engendros similares, que si el pobre Tolkien o el pobre Robert E. Howard levantaran la cabeza seguro que les daba un patatús al descubrir hasta dónde habían llegado sus epígonos. Además me gustan las obras escritas con calidad literaria, así que miel sobre hojuelas...

Claro está que hay también (¡cómo no!) sus claroscuros. Algún relato he leído en el conjunto de los tres números que, a pesar de tener un argumento muy original e interesante, no le sacaba todo el jugo, quedando por ello malogrado. También he notado en ocasiones cierta inexperiencia narrativa, e incluso un estilo recargado y forzado, quizá debido a que por la obsesión de escribir bien algunos autores se han acabado pasando de rosca. Pero en general, Artifex está dando a conocer unos relatos muy aceptables.

Pasemos ahora a comentar, uno por uno, los relatos de Artifex 3.

LOS SIRVIENTES, de Ramón Muñoz. Original y curiosa, pero quizá se le pudiera haber sacado más jugo, ya que hay algunas cuestiones que parecen quedarse un tanto en el aire. No es cuestión de dejar todo atado y bien atado, el buen escritor debe jugar con la complicidad del lector y dejar que éste imagine el relato a su manera, pero quizá se dejan aquí varios cabos sueltos.

MáS ALLÁ DE..., de Sergio Parra y Albert Sans. El argumento no puede ser más original, por lo que felicito a los autores, pero encuentro al relato bastante inmaduro. Ambos autores tienen buenas maneras, pero probablemente debido a su juventud pecan, a mi modo de ver, de inexperiencia, incurriendo en varios errores típicos de principiante, como son el abuso de palabras rebuscadas (e incluso muy rebuscadas) y un exceso de barroquismo. Pero los mimbres son buenos, y habrá que esperar a leer nuevos relatos suyos.

BAILE DE MÁSCARAS, de Daniel Marés. Me recuerda al ambiente de las Tierras Vagas, de Enrique Lázaro, y desde luego es uno de los mejores relatos de la antología.

LA CANICA EN LA PALMERA, de Rafa Marín. Espléndido cuento, aunque el principio del mismo se me hizo un tanto farragoso. Poco es lo que voy a descubrir de Rafa a estas alturas, salvo que tiene mucho oficio además de calidad literaria. Y eso se nota.

POEMAS, de Alfredo Esteban Arroyo. Lo siento. Nunca me ha gustado el maridaje de la poesía con la ciencia-ficción, y esto sin excepciones de ningún tipo. No voy a hacer un juicio de valor sobre ellos puesto que sería injusto, ya que no los leí, como tampoco acostumbro a leer los poemas que aparecen publicados de vez en cuando (por suerte para mí muy de vez en cuando) en diferentes lugares.

LA LLEGADA, de Elia Barceló. He de confesar que, por lo general, no me suelen gustar demasiado los relatos de Elia. Y no porque carezcan de calidad, que la tienen y mucha, sino porque no suelo sintonizar con su... digamos sensibilidad literaria. Sin embargo, este relato sí me ha gustado por su lirismo.

EL SEGUNDO PRINCIPIO DE LA TERMODINÁMICA, de Rudy Martínez. Está bien escrito, pero coincido con Francisco José Suñer en que ha de interpretarse como un ejercicio de estilo más que como un relato propiamente dicho.

SI PUDIERAS VER NIÁGARA, de Joaquín Revuelta. Lo siento, pero no me ha gustado nada. Excesivo de longitud, barroco hasta la borrachera y tremendamente embarullado. Parece como si el autor hubiera cogido varios relatos distintos, los hubiera metido en la batidora y hubiera hecho una especie de puré con todos ellos. Con diferencia, es el relato que menos me ha gustado de toda la antología.

LA CIUDAD CAMBIA CADA NOCHE, de Eduardo Vaquerizo. El relato está bien, pero vuelvo a coincidir con Francisco José Suñer: Es otro ejercicio de estilo y además su faceta fantástica es muy tangencial, por lo que su inclusión aquí máxime teniendo en cuenta el conjunto de la producción de Eduardo) la encuentro un tanto forzada.

LA MUERTE DE MATEO HABBA, de Fabricio González Neira. Una sorpresa agradable, a la que quizá su autor le podría haber sacado más partido. Realmente me supo a poco, ya que el cuento se acaba justo cuando la trama comenzaba a ponerse interesante.

SOÑANDO SOBERBIA: EL ARQUITECTO, de José Antonio Cotrina. Me gustó más la entrega anterior que ésta, ya que buena parte del relato es farragosa y manida, justo hasta que, ya casi al final, José Antonio empieza a hablar de Soberbia introduciéndonos en el mundo mágico de sus habitantes. Claro está que, como dije respecto al relato anterior, al tratarse de una serie habrá que considerarla en su conjunto cuando esté más completa. Y en general la idea me atrae bastante, ya que me recuerda a los mundos imaginados por Borges.

En resumen: Aunque en general el número 3 de Artifex mantiene la línea de la revista, lo cierto es que este volumen en concreto me ha parecido, en su conjunto, algo inferior a los dos anteriores. Y a esperar el número 4, que a buen seguro nos traerá sorpresas interesantes.

© José Carlos Canalda, (1.013 palabras) Créditos

Bueno, mas vale tarde que nunca, o al menos eso dicen, así que aquí van unos cuantos comentarios acerca del ARTIFEX 3. Evidentemente, mi opinión es mía y solo mía, completamente subjetiva y bla bla bla (ya sabéis lo que se dice en estos casos, cuando vas a poner mal algunos relatos). Los cuentos esta calificados de 0 a 5 Fantasmas (honremos al honorable y difunto ancestro que fue EL FANTASMA RECORRE ANDORRA).

Como siempre la presentación impecable, quizás con un único pero: el reducido tamaño de las solapas (que si, Luis, que ya se que estas son de papel sobrante, pero uno puede soñar con grandes y hermosas solapas). En cuanto al contenido, lo verdaderamente importante, me ocurre una cosa extraña. Me parece, en conjunto, un volumen bastante mejor que el ARTIFEX 2 aunque contenga cuentos, para mi gusto, bastante desechables. Es una impresión que tengo después de leerlo entero y que no sabría defenderla con ningún criterio objetivo.

LOS SIRVIENTES: Un cuento correcto y entretenido pero que deja de lado, como ya se ha comentado aquí, la parte mas interesante del relato para centrarse en las andanzas de cuatro niñatos. En fin, el propio autor promete retomar el tema de la casa pero eso no impide que este relato no llegue a ofrecer todo lo que promete, ni a ser todo lo interesante que podria. 3 Fantamas.

MÁS ALLÁ DE...: De los relatos mas interesantes del volumen. Te ofrece en dos pinceladas un universo entero nuevo y atrayente, con esa continua caída libre y esos personajes con nombre tan pintorescos como creíbles. En su contra, su obsesión por los sinónimos raros y su falta de conclusión, limitándose a ser una simple viñeta en que se nos presenta el mundo. Por cierto, ¿alguien sabe quien es el narrador de los primeros parrados? 3 Fantasmas.

BAILE DE MÁSCARAS Hay relatos que para disfrutarlos, para que te gusten, tiene que entrar en el juego. En este caso yo no juego. 1 Fantasma.

LA CANICA EN LA PALMERA: Ultimamente los relatos de Rafa Marin han cambiado, conservando, eso si, parte de la voz personal que le caracteriza. Y para mi gusto este cambio ha sido para mejor. Influenciado, en mi opinión, por Felix J. Palma y mirando mas a la literatura general que a los clásicos del género ha empezado a escribir relatos de fantástico cotidiano (una suerte de realismo mágico gaditano) de enorme calidad. En este caso es capaz de mantener el interés del lector aunque este adivine paginas antes la condición del niño y nos ofrece un final perfecto, los finales son siempre lo mas difícil, para el relato. 4 Fantasmas.

POEMAS La poesia, excepto alguna muy escogida, no es lo mío. Sin clasificar.

LA LLEGADA Relato bucólico y tranquilo, que se lee sin molestar y se olvida de igual manera. 2 Fantasmas.

EL SEGUNDO PRINCIPIO DE LA TERMODINÁMICA: Ejercicio de estilo. 1 Fantasma.

SI PUDIERAS VER NIÁGARA: El mejor relato, bueno, novela corta, del volumen. Podría haber sido firmado perfectamente por algunos de los clásicos de genero para su publicación en Amazing o Analog. Es una lastima que Revuelta no se prodige mas y tengamos tan pocos relatos tuyos. Todo lo que el escribe es excelente. 4 Fantasmas.

LA CIUDAD CAMBIA CADA NOCHE: Otro relato totalmente olvidable. 1 Fantasma.

LA MUERTE DE MATEO HABBA: Gran relato. Es un ejemplo como se pueden hacer relatos de ciencia-ficción con sabor totalmente autóctono, en este caso latinoamericano, lejos de el aire anglosajón que impregna el 95% de la CF, y además de gran calidad. 3.5 Fantasmas.

SOÑANDO SOBERBIA: EL ARQUITECTO: Lo reconozco. Tengo prejucios. Voy predispuesto a que no me guste cualquier relato que tenga Soberbia en el titulo. Y lo he conseguido, no me ha gustado. Las andanzas de este arquitecto imaginativo en un ciudad gris y totalmente planificada, y el inicio de la construcción de Soberbia me deja absolutamente frío. 1 Fantasma.

En fin, estas son mis humildes opiniones.

© Rafael Muñoz, (661 palabras) (Lista de Artifex) Créditos

Por fin he podido acabar el número 3 de Artifex (el martes pasado en una habitación de hotel en Aigues Mortes, en la región de la Camargue, a 40 km de Arles), y paso a hacer un breve comentario.

LOS SIRVIENTES el inicio es apabullante, pero me ha dejado sabor a poco. Recuerdo haber leído algún comentario de Ramón en que decía que había hecho hincapié en la atmósfera opresiva de la Casa. Quizá eso descompense lo que sería la trama.

MáS ALLÁ DE... realmente bonito, una historia muy ingeniosa y a la vez sencilla de leer. Ya les pregunté a los autores en Gijón qué demonios significa la introducción... y aún no me queda claro;-)

BAILE DE MÁSCARAS reconozco que los dos cuentos que leí antes de Daniel Mares no me gustaron mucho, en relación con las expectativas que planteaban reseñas y comentarios en las listas. Pero este cuento, aparte de arrancarme unas cuantas carcajadas, destila un muy buen estilo y una mala leshe en esos personajes de aupa.

LA CANICA EN LA PALMERA bonito, muy bonito, pero de final demasiado previsible. En cuanto la niña ve que es la única aparte de su tía que ve al niño, ya está claro que es un fantasma (sin necesidad de haber ido a ver EL 6ª SENTIDO:)

Por cierto, ¿casacuna es un término común en Andalucía para designar los orfelinatos? ¿Y cuál sería la acepción correcta, en minúscula, junto, separado...? Lo digo porque mi madre vivió al lado de uno en Sevilla cuando era niña, y siempre utiliza ese término (nada, nostalgia de la tierra de adopción, ya veis).

POEMAS no estoy muy puesto en esto de los versos (y me arrepiento de ello), pero decir que me gustaron. Y yo no quitaría la categoría correspondiente de los Ignotus (lapidadme por ello si queréis!!).

LA LLEGADA bien facturado, pero también previsible en cuanto a trama y desenlace. Y es que el tema de las segundas oportunidades, y dos cuentos después del de Rafa...

EL SEGUNDO PRINCIPIO DE LA TERMODINÁMICA pues no me ha gustado. Demasiado descriptivo y reiterativo para su corta extensión.

SI PUDIERAS VER NIÁGARA ¿Hay más cuentos sobre la Migración? Para mí es la estrella del volumen, aunque me pareció de factura irregular. Muy, muy interesante.

LA MUERTE DE MATEO HABBA bien escrito, pero aquí el desenlace me parece precipitado en comparación con la introducción de los hechos que cuenta el narrador.

SOÑANDO SOBERBIA el tema de Soberbia me cuesta sudores de digerir; y reconozco que es una lectura que engancha, pero acabas con una trama tan etérea que yo acabo por creer que he leído un sueño. Y esto es un logro, pero a mí me deja una sensación de que falta un no sé qué.

© Alex Vidal, (459 palabras) Créditos