LA SONRISA DEL GATO
LA SONRISA DEL GATO Rodolfo Martínez
Título original: ---
Año de publicación: 1995
Editorial: Miraguano
Colección: Futurópolis
Traducción: ---
Edición: 1995
ISBN:
Precio: 9,24 EUR
Comentarios de: Jaume March

Estructurada de forma parecida a una novela de intriga la acción transcurre casi totalmente en una estación espacial llamada Estación de Convergencia Número Uno pero más conocida como La Peonza, nacida hace trescientos años como resultado de uno de los escasos encuentros diplomáticos entre La Confederación Drímar y el Mandato Sáver, los dos poderes galácticos continuamente enfrentados, con el fin de configurar una serie de estaciones de encuentro en territorio difusamente neutral: La Convergencia, en la Galaxia colonizada por los humanos (no hay especies alienígenas), es una zona fronteriza y prácticamente vacía. Los problemas de exceso de gasto sobre lo presupuestado y el convencimiento de los escasos beneficios que se obtendrían hicieron de La Peonza la única construida de las varias inicialmente previstas.

Se equivocaron, La Peonza sin las trabas burocráticas, normativas, éticas, etc. de La Confederación y el Mandato, se configuró rápidamente como un punto de atracción para las mentes más libres e inquisitivas, y no solo prosperó rápidamente sino que se hizo imprescindible para ambos bandos a los que exporta lo más suave de su avanzada tecnología.

Y es en este entorno que la novela se mueve en medio de atractivos y diversos personajes: espías, fanáticos religiosos, policías corruptos, adictos al quirófano, hackers e inteligencias artificiales, en un viaje de búsqueda/encuentro/huida de...

Buena, francamente excelente, digna de mayor reconocimiento que el que tiene en nuestro pequeño ámbito hispano. La trama esta bien urdida y la estructura con que se nos presenta combinando distintos presentes, distinguiendo claramente los diálogos humano-máquina, etc. es ingeniosa y muy brillante; la curiosa coincidencia con Babylon 5 sobre los motivos de la construcción y emplazamiento de la estación espacial es puramente casual y el único punto de convergencia con la conocida serie. Una cosa más: no hay que olvidar el componente ciberpunk,1 subgénero donde los propios editores la han encasillado, y que la puede hacer un poco dura a los lectores poco habituados a cierta jerga informática utilizada (hay un pequeño glosario terminológico al final del libro) y a los que se decanten en cuestión de gustos por una ciencia-ficción con más componentes fantásticos que tecnológicos (tipo LA LEYENDA DEL NAVEGANTE de Rafael Marín Trechera por ejemplo), con todas las salvedades, que las hay, respecto a la tecnología descrita/utilizada en el libro.

1.- Ciberpunk - Rafael Marín en un artículo titulado Diccionario desordenado de términos y autores de la ciencia ficción publicado en BEM nº 58 (Ago-Sept.97) la define con humor como: subgénero que parece lleno de erratas, pero no.

© Jaume March, Valencia, (423 palabras) Créditos