Star Trek FILM, 9
INSURRECCION
INSURRECCION EE.UU., 1998
Título original: Star Trek: Insurrection
Dirección: Jonathan Frakes
Guión: Michael Piller, Rick Berman
Producción: Paramount Pictures
Música: Jerry Goldsmith
Fotografía: Matthew Leonetti
Duración: 103 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Capt. Jean-Luc Picard); Jonathan Frakes (Cmdte. William T. Riker); Brent Spiner (Tte. Data); LeVar Burton (Tte. Geordi La Forge); Michael Dorn (Tte. Worf); Gates McFadden (Cmdte. Beverly Crusher); Marina Sirtis (Cmdte. Deanna Troi); F. Murray Abraham (Ad´har Ru´afo); Donna Murphy (Anij); Anthony Zerbe (Alte. Matthew Dougherty); Gregg Henry (Gallatin / Golna); Daniel Hugh Kelly (Sojef); Michael Welch (Artim)

Esta película es la novena de una ya larga serie de películas basadas en el fenómeno televisivo Star Trek. En realidad es la tercera de la llamada Nueva Generación, los sustitutos de los originales.

Amarga decepción son dos palabras que ni siquiera harían justicia a lo que un servidor sintió al final de la proyección. Tras un mediocre comienzo en GENERATIONS, en el que se debía haber sacado más partido al encuentro de los dos míticos capitanes, Kirk y Picard, y haber dado muerte más decentemente y con mayor grandeza al primero de ellos, la segunda película de esta Nueva Generación (la octava en realidad) titulada FIRST CONTACT y dirigida por Jonathan Frakes, uno de los protagonistas de la serie, elevó el listón insospechadamente, al dotar a una serie que siempre había sido muy limpia de una oscuridad prometedora. El acierto de introducir elementos más al uso en la última ciencia-ficción en una serie que nunca había gustado de entrar en terrenos tan tenebrosos le dio, a mi parecer, nuevo oxígeno a un moribundo.

La asimilación borg de humanos es quizá la única situación aterradora que se ha vivido en la ya larga historia de capítulos de Star Trek, y por eso, por ese intento de modernizar la serie, me pareció que podía haber un nuevo amanecer para nuestros queridos personajes de la mano de este guionista-director. Por eso la decepción ha sido mayor. INSURRECTION vuelve a regodearse en el mito de sus protagonistas, pensando que con ellos en pantalla no hace falta ninguna historia. Este filme es en realidad un capítulo más, innecesariamente alargado. Un capítulo que trata de contarnos la típica historia maniquea de buenos contra malos, pero el guión es tan malo que ni siquiera queda claro quién es quién. Es la historia de unos niños enfadados con sus padres, y de cómo la pataleta y el berrinche que les produce ese enfado casi acaba con los mismos. Nuestros dicharacheros protagonistas, aparte de hacer el ridículo, se sublevarán contra la misma Federación para ayudar a los papás.

Esta película es tan blanca que empalaga. Joyas como las desenfadadas canciones de Data y Picard (al que repito, le encaja más el amargado papel de FIRST CONTACT), el mismo Picard bailando un mambo o las protagonistas de la serie hablando sobre sus pechos hacen preguntarse, por el nivel de las gracietas, si esto no será una película para adolescentes. Quizás sea eso. Quizás hayan renunciado a reencontrarse con el viejo público cuando lo tenían tan cerca, y hayan querido captar a los nuevos jóvenes. Dudo de todas formas de que así lo logren, porque el espectador joven de hoy en día ya está muy toreado, y ya no le valen esas alegres historietas de buenos y malos.

Este INSURRECTION, dirigido de nuevo por Jonathan Frakes, que ha ido claramente a peor, está basado en algunos de los peores capítulos de la serie, tales como THE ENSIGNS OF COMMAND, de la tercera temporada, en la que Data se sublevaba por el bien de una colonia, o JUSTICE, de la primera, en el que un planeta preservado por una fuerza mayor estaba habitado por rubios mancebos y doradas venus, viviendo al margen de la civilización en un paraíso terrenal de perfección física.

La tecnojerga, las escenas sobrantes que no aportan nada, la falta de imaginación, los pésimos efectos especiales (sí, esto también) y los años que ya van haciendo mella en sus protagonistas, y a los que ni siquiera se les concede un comentario aclaratorio, como tan bien hicieran sus predecesores, sitúan esta novena parte por debajo incluso de la con razón denostada quinta, que ostentaba el galardón a la más mala. Estando de esta manera, construido con retazos de capítulos de baja calidad, no podía salir otra cosa que lo que en definitiva es esta película, la peor de todos los Star Trek jamás vistos en pantalla grande. No creo que sea eso lo que necesita la serie.

Bien, para tratar de sacar algo positivo, propondría una discusión sobre un hecho que se suele dar por obvio en argumentos que tratan el rejuvenecimiento corporal pero no mental. En todas las historias, como en INSURRECTION, afirman que al ser físicamente más joven, también ocurre mentalmente lo mismo, aunque se tengan todos los conocimientos y recuerdos de antes. Es decir, que si a un anciano de 80 años le regalas su cuerpo a los veinte, volverá a enamorarse como un adolescente, conducirá de nuevo su moto a 200 Km/H, y será un alocado. ¿Qué pensáis? Mi opinión es que para nada. El conocimiento es el conocimiento, y las locuras no se dejan de cometer por el envejecimiento físico, sino por el mental. Vamos, que lo de Picard bailando el mambo me ha tocado profundamente.

© Santiago L. Moreno,
(795 palabras) (Lista de #cienciaficción) Créditos Créditos

Le he visto el pasado viernes y aunque iba con prevención después de los comentarios de los participantes en la quedada madrileña, a mi me pareció bastante digna, por supuesto que guarda el espíritu general de la serie.

No soy ningun treky o como se escriba, pero disfruté con los estiramientos de la señorita Pepis, los códigos de barras para hacer mas efectivo el teletransporte, al Picard con hormigueo primaveral, etc.

Desde luego lo de la Metafísica se nota un poco, pero creo que seguiré viendo la nº 10 y la 11 y.....

Por cierto, fui con mi mujer, hijo (13), hija y amiga (las dos 16) y todos la disfrutaron. ¿Será que el espectador medio no se plantea tantas meditaciones pseudofilosóficas como hacemos los aficionados a la ciencia-ficción?

© Rafael Esteban, (131 palabras) (Lista de BEM) Créditos Créditos

La última de la saga hasta ahora y la que verdaderamente debería ser la última, mas que nada para evitar berrinches y cabreos de los fans y no fans.

¿De que va la película?: y yo que sé. Unos habitantes de un planeta son inmortales debido a las radiaciones de un ¡campo metafísico! toma ya. Un almirante de la federación y unos malos muy arrugados, quieren trasladar a todos los habitantes para tener así acceso a la inmortalidad.

El capitán Picard y su tripulación mas allegada lo impedirán, como no ¡desobedeciendo órdenes expresas de la Federación! igual que en ST III, VI y VIII. Es decir nuestros héroes hacen lo que le sale de dentro, porque son los mas buenos y chulos de la galaxia. Bueno, vamos a admitir que siempre tienen razón por cortesía de los guionistas, si esto ocurriera en cualquier ejercito del mundo universal, el responsable, a lo mejor salía bien parado la primera vez, pero desde luego no volvería a mandar una nave en su puñetera vida.

Pero vamos a considerar que en el universo Trek, esto pasa así, y analicemos pues la película sin tener en cuenta esta premisa.

Los personajes: por lo que se ve los actores que los interpretan deben de estar hasta el pelo de ellos, a parte de su ya mas que madurita edad. Ryker está que parece un armario de cuatro cuerpos, Data y sus arrugas es incapaz de pasar por un androide, Picard es el único que se mantiene en forma, aunque en esta ocasión no se le nota su buen hacer, debido sin duda a la nefasta dirección de Jonathan Frakes y a las irregularidades del ¿guión?

La historia. Si la hay, está contada tan chapuceramente, que se pierde en una sarta de disparates, como lo de los campos metafísicos, la tontería de sacar a los habitantes del planeta (¿por qué no se los cargan, o lo intentan al menos, y ya está?), los chistes de juzgado de guardia, que se suponen que son guiños a los trekkies, pero que a mi no me hicieron la mas mínima gracia, debe de ser que hay que haberse visto los 500 episodios de todas las series para reírte. Hay mas: por ejemplo las canciones entre Data y Picard o el bolero, o mambo que se marca Picard, o la escena de la cueva con el niño. Si hasta mi hijo de nueve años me advirtió que al capullo del niño se le iba a caer la cueva encima. ¿A que vienen estas estupideces?

Los efectos especiales: de capítulo de Tv de los normales. En una película espero que estos sean un poquito mejor y aquí no sólo son mejores sino repelentes. Y como dice Rafa Marín: ¿La maniobra Ryker? vaya mierda. Con lo bonita que era la maniobra Picard. La maniobra Ryker sólo la podrás hacer si hay gases combustibles detrás de ti. Si no te fastidias. Y creo recordar que algo por el estilo se hacía en el episodio piloto de Voyager, con los Makis y los Cardassianos.

En definitiva, esta no es una mala película de Star Trek, es la peor. Recomendarla para nadie que no quiera salir enfadado por las memeces del film.

Frases para olvidar

Probable error de traducción;

Almirante federativo: Deme usted los diafragmas del Androide.

Pobre Data, se va a quedar sin diafragmas, con lo útiles que son.

© Alfonso Merelo, (561 palabras) Créditos Créditos