ENEMIGOS DEL SISTEMA
MÁS QUE HUMANO Brian W. Aldiss
Título original: Enemies of the system
Año de publicación: 1978
Editorial: Edhasa
Colección: Nebulae (2ª época) nº 49
Traducción: Domingo Santos
Edición: 1981
ISBN:
Precio: ---
Comentarios de: Nicolás Santos

Me acabo de leer ENEMIGOS DEL SISTEMA de Brian W. Aldiss, y me ha gustado, aunque sea tan antisocialista. En este libro, los seres humanos han evolucionado a una sociedad superlógica, que ha logrado desembarazarse de cosas tan poco elegantes como los instintos animales o la religión.

A los que no hayan leído el libro, les diré que una serie de estos superhombres (y supergachises) sociatas, va de vacaciones a un planeta fronterizo del sistema, planeta en el que hace millones de años se estrelló una nave de los PERVERSOS CAPITALISTAS de la prehistoria. Obviamente, esta simiente degenerada ha evolucionado hacia formas de vida inferiores, como hombres-topo y hombres-cebra, aunque quedan algunos que llevaban una copia de la Constitución yanqui y que son unos salvajes buenos. Insisto, a pesar de ir contra mi ideario político, he disfrutado de este libro como una auténtica perra. Y si no, para muestra un botón del principio del novelo este: Extracto de la conversación de dos supersociatas que se acaban de conocer:

-Es cierto que la vida animal aun no ha sido sometida, como inevitablemente tendría que haber sido -sus labios se fruncieron-. De todos modos yo, como historiador con un interés especial en lo preutópico, doy las gracias por la suerte de poder ver algo de un planeta en el cual las sociedades animales, tal y como yo lo entiendo, se aproximan a lo que debía de ser la vida en la tierra antes el Biocom.

Sygiek se quitó las medias y empezó a desprenderse de su túnica de una sola pieza.

-Mi trabajo está enteramente relacionado con el presente. No siento ningún interés por el mundo preutópico. Ni siquiera en este año del aniversario -dijo enérgicamente. El sonrió frunciendo los labios.

-Quizá Lysenka II despierte nuevos intereses. Indudablemente, vamos a ver cosas incompatibles con la civilización. De todos modos, hasta entonces, reanimémonos con algo de compatibilidad. Tiéndase y abra las piernas.

Ella sonrió y se relajó contra los voluptuosos almohadones, preparándose para él como una yegua dispuesta a recibir a su jinete. De pronto, la imagen del hombre junto a las ajedrecomputadoras acudió a su mente.

Panfletos aparte, lectura recomendada para todos aquellos a los que les quede tanto que leer como a mí. También me pregunto cuál es la palabra esa que Domingo Santos traduce insistentemente como fruncir (Nebulae).

© Nicolás Santos, , Lista de #cienciaficcion) (390 palabras) Créditos