LOVELOCK
LOVELOCK Orson Scott Card
Título original: Lovelock
Año de publicación: 1994
Editorial: Ediciones B
Colección: Nova, Ciencia-Ficción
Traducción: Rafael Marín Trechera
Edición: octubre de 1995
Páginas: 320
ISBN:
Precio: 16,76 EUR
Comentarios de: Umber

Yo acabo de terminar de leer LOVELOCK (estaba de oferta en el Corte Inglés hasta hace poco, no se si aún lo está) y, la verdad, no se parece en nada a, por ejemplo, EL JUEGO DE ENDER. No se si es por la influencia de Kathryn H. Kidd (la coautora, también mormona) o por algún cambio en su vida pero la novela está llena de ironía, humor y, para mi, un poco de despecho hacia la raza humana. Imagínate las relaciones humanas vistas desde la óptica de un mono capuchino mejorado (o sea, inteligente) que se embarca en una nave espacial intergeneracional. Su supeditación (por no decir esclavitud) a una eminente gaióloga (pa entender la palabreja sólo hay que recordar aquella teoría sobre que el planeta tierra es un ser viviente...) y su condicionamiento como grabadora con patas (es un testigo). Pero lo que realmente me entusiasmó de la novela no fue la idea del viaje (cosa que tendremos que esperar a las dos novelas siguientes de la trilogía) sino la visión del mono. Mórbida y desgarradora (claro, él era un esclavo a fin de cuentas).

Los humanos son tan claros y transparentes como cualquier otro primate. Todo se basa en sexo y poder, y el poder se basa todo en el sexo: acceso al sexo, control del sexo. Esta frase pertenece a la novela y resume en cierta manera la temática de la obra: las interrelaciones humanas en un entorno cerrado, la descripción de una nave intergeneracional y la visión, un tanto pesimista, de un mono sobre las acciones humanas y su estupidez. ;)

© Umber, (265 palabras) (Lista de la AEFCF) Créditos