FRANKENSTEÍN
FRANKENSTEÍN Mary W. Shelley
Título original: Frankenstein; or, The Modern Prometheus
Año de publicación: 1818
Editorial: Bruguera
Colección: Libro Amigo nº 209
Traducción: Manuel Serrat Crespo
Edición: 1980
ISBN:
Precio: ---

Yo, si alguien me dijera que FRANKESTEIN no es ciencia-ficción, no me batiría en duelo, porque Mary Shelley, digna hija de su madre Mary Wollstonecraft, feminista e inteligentisisma como ella, escribió una larguisima disgresión ontológica, en parte prolongación de las ideas de su padre, que por si alguien no lo sabe, se discute si con CALEB WILLIAMS no escribió la primera novela policiaca y hay mucho de la búsqueda de Caleb por si mismo en la novela de Mary Shelley, en la que tuvo que meter algunos elementos de ciencia para justificar el tema, por el mismo motivo, podíamos decir que es una novela policiaca porque hay asesinatos y se busca al culpable, creo que es una novela-ensayo, por cierto muy buena, pero de lectura muy pesada y ha resistido muy mal el tiempo, mas porque hoy en día muy poca gente se hace esas preguntas sobre el ser y la vida, que por la ciencia usada, que transplante en mano no es tan descabellada, desgraciadamente, comprendo a veces que Polidori se cabrease con la preferencia del cuarteto por FRANKESTEIN, porque al menos su obra era entretenida. Se puede invocar a posteriori como un ejemplo de obra que usa elementos de ciencia-ficción, pero hasta yo que tengo una definición de ciencia-ficción amplísima, veo difícil meter esta obra dentro de cualquier tipo o corriente de este tipo de literatura. Ontológica, filosófica, de terror (poco, pero hay), tal vez, de ciencia-ficción tiene elementos misceláneos y poco mas.

Creo que sería mas lógico incluso incluir a la triada Luciano de Samosata, Cyrano de Bergerac y Jonathan Swift, como precursores de la ciencia-ficción, que a FRANKESTEIN, que en todo caso y mas por la influencia de Hollywood, James White y la Hammer, que por la obra sería mas precursora del género de terror, que al fin y al cabo es lo que se pretendía en el famoso concurso y lo que Mary Shelley, pensó que había escrito, por lo que incluirla forzadamente en la ciencia-ficción, bueno mas que forzadamente con calzador, es además contrariar un poco la voluntad de la escritora, que quería escribir una novela de terror.

Así como respetamos al intenso y maravilloso aunque a veces un pelin cursi poeta que es Bradbury, que consigue algunos de los mejores momentos de la ciencia-ficción, como autor de ciencia-ficción porque el quiere serlo aunque a veces algunas obras suyas tengan poco de este género literario, respetemos a Mary Shelley y dejemos su obra en la obra de terror que ella creía haber escrito.

Esa es la menos mi modesta opinión.

© Antonio Rodriguez Babiloni, (435 palabras) Créditos