GODZILLA
GODZILLA EE.UU., 1998
Título original: Godzilla
Dirección: Roland Emmerich
Producción: Dean Devlin
Guión: Dean Devlin, Roland Emmerich
Música: David Arnold
Fotografía: Ueli Steiger
Duración: 139 min.
IMDb:
Reparto: Matthew Broderick (Dr. Niko Tatopoulos); Jean Reno (Phillippe Roaché); Maria Pitillo (Audrey Timmonds); Hank Azaria (Victor Animal Palotti); Kevin Dunn (Cnel. Hicks); Michael Lerner (Alcalde Ebert); Harry Schearer (Charles Caiman); Arabella Field (Lucy Palotti); Vicki Lewis (Dra. Elsie Chapman); Doug Savant (Sgto. O´Neal)

Sobre GODZILLA, creo que no tuvo el éxito de EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA (en Estados Unidos, al menos) porque su guión es inferior. De verdad: creo sinceramente que el guión de ID4 podría estudiarse con mucho provecho en las escuelas de cine, siquiera para ver cómo debe escribirse en Hollywood. Todos los puntos de la preceptiva aristotélica se respetan; los plot-points (los puntos de inflexión de la historia) están donde deben estar (cronometrado: los cambios fundamentales de la trama ocurren casi exactamente en cada cuarto de la película), y las acciones asociadas a cada uno de ellos están también en su sitio justo.

En cambio el guión de GODZILLA es más libre, menos hecho según el libro (perdón por el anglicismo), y comete el error de ser muy lento al comienzo (para no mostrar al monstruo, que de todos modos es menos impresionantes que en los carteles) y no unir bien la historia del monstruo con el romance:la relación de la reportera con Matthew Broderick podría ser eliminada sin mayor problema, o convertida en un flechazo debido a circunstancias traumáticas, como en MÁXIMA VELOCIDAD (otra película inmunda pero de guión bien hecho).

Peor aún, la película comete el error de no ser tan americana como su predecesora:no hay tanta exaltación del poder gringo (de hecho, los soldados quedan como estúpidos al causar más destrozos que el propio GODZILLA), no se hace una división tajante entre buenos y malos (el reportero rata que no recibe un gran castigo al final), entre victoriosos y derrotados (GODZILLA que gime en agonía, el último huevo), y sobre todo el personaje más atractivo es francés, el de Jean Reno (aunque se hacen muchos chistes a costillas de los franceses, Laroche, el personaje de Reno, es el más inteligente y memorable de todos, y esto debe haberle caído muy mal a un montón de gringos de listón azul (otro anglicismo), de los que cuentan chistes de franceses (o de mexicanos) como aquí se cuentan de gallegos.

© Desde Mexico; Alberto Chimal, (334 palabras) Créditos

Vi el viernes GODZILLA, en las función de las doce y media de la noche, precisamente para evitar que hubiera papas leyendo a sus hijos los subtítulos. De hecho, había seis personas en la sala, y me preguntaba ¿que clase de freak puede venir a ver GODZILLA este día a esta hora?

Bueno, como sea, aquí van unos comentarios villamelones:

La película es divertida, pero debemos aceptar que le sobran unos treinta minutos. La persecución en el taxi y los godzukis en el Madison Square Garden me parecen momentos de relleno, sobrantes.

La referencia de las crías al salir de los huevos con relación a los velociraptores de PARQUE JURASICO es obligada. En ese sentido PARQUE JURASICO es a GODZILLA lo que ROGER RABBIT a SPACE JAM, y en ambos casos las películas predecesoras me parecen superiores.

Como se ha dicho, quien quiera ir a descubrir una experiencia estética trascendente, se esta equivocando de película. Pero el despliegue tecnológico es sorprendente. En relación a lo que dice Marco Antonio Gómez respecto a la baja calidad del cine de ciencia-ficción, creo que el fenómeno esta directamente vinculado a la importancia que se le da al lado visual por encima del contenido. Vamos a ver películas de efectos especiales, no historias de ciencia-ficción.

Pero esa crisis escasez de ideas afecta a todo el cine comercial gringo. Y si no, basta ver la adaptación pedorra que han hecho de LAS ALAS DEL DESEO con Nicolas Cage y Meg la reina del kitsch Ryan­.

Si bien hemos visto películas independientes o de bajo presupuesto que dependen primordialmente de un buen guión (RESERVOIR DOGS, HOMBRE MUERTO, etc.) ante la falta de recursos, difícilmente veremos obras de ciencia-ficción: son demasiado caras para ser producidas con poco dinero y que queden bien.

Pero afortunadamente se han seguido produciendo extraordinarias películas del género, y no solo en USA. algunos ejemplos de los 1990:

12 MONOS, de Terry Gilliam, GATTACA, de un director cuyo nombre no recuerdo, y dos joyas no gringas: DELICATESSEN, de Jeunet y Caro (Francia) y la extraordinaria MOEBIUS, de Argentina, cuyo director tampoco recuerdo, pero para que se den un quemón, es una historia sobre topología, el área de las matemáticas abstractas que se dedica al estudio de las superficies. ¿Quihobole? Si no la han visto, corran a buscarla.

Bueno, pero si quieren pasarse dos horas y cacho divertidos, vayan a verla, no importa que el GODZILLA nuevo sea un remedo prognata del original rey de los monstruos.

© Desde Mexico; Bernardo Fernández, (417 palabras) Créditos

Aún recuerdo la enorme satisfacción que me produjo el film de James Cameron (cuando este aún no era un imbécil) que constituía la segunda parte de la saga de ALIEN. Me proporcionó exactamente lo que yo, y creo que todos los espectadores, esperábamos. En la primera parte un horrible monstruo alienígena se comía a casi toda una tripulación civil, que no estaba preparada para afrontar a semejante bestia, por tanto lo lógico en la continuación era elevar todo al cubo y ver qué pasaba. Es decir, cientos de horrorosos alienígenas contra un grupo militar de élite, a tortazo limpio. El primer mandamiento del cine espectáculo: ir más allá. GODZILLA es tres cuartos de lo mismo.

Es imposible comentar esta película ignorando el binomio que conforma junto con los dos filmes de monstruos prehistóricos dirigidos por Steven Spielberg. GODZILLA bebe de las fuentes de JURASSICC PARK para superarla claramente. Tras la primera película, y una vez superada la sorpresa inicial del efecto infográfico, todos esperábamos más de lo mismo pero elevado al cubo, como en ALIENS. Spielberg nos mostró una película más oscura, con más acción que en la primera parte. El mundo perdido, sin embargo, no logró borrar la sensación de estar viendo lo mismo. Además, el epílogo que se saco Spielberg de la manga no convenció a nadie, y a algunos nos sonó, más que como un homenaje a KING KONG, como la manera de chafarle a Emmerich un amenazante GODZILLA que estaba en rodaje. Le salió rana.

GODZILLA es una orgía de efectos especiales y de acción imparable. Es todo lo que esperaba el espectador en EL MUNDO PERDIDO y más. Las dos escenas de persecución del monstruo radioactivo marcan la perfección de la nueva era del ordenador aplicado al cine, y te mantienen pegado a la butaca. La escena del MSG deja a EL MUNDO PERDIDO con sus vergüenzas al aire. La película en sí no da tregua al aburrimiento. Es de tal calibre la magnitud de la acción, que los detalles negativos (los hay a patadas) acaban importando un bledo. Emmerich ha americanizado completamente al monstruo japonés. A algunos esto no les gustará, pero será solo a los mitómanos. Además, el director entona un mea culpa intentando que se le perdonen los excesos patrióticos de su anterior boom de taquilla: INDEPENDENCE DAY. Para ello salpica la película con continuos comentarios antiamericanos, y le da el papel más contundente y agraciado a un francés (magnífico Jean Renó, por cierto).

Siempre lo he dicho; el cine tiene dos vertientes. Una es la que lo convierte en ARTE, la que nos hace llorar cuando Clarence gana sus alas, la que nos sume en una profunda intranquilidad interior cuando comienzan a desfilar los títulos de crédito de LEAVING LAS VEGAS. Pero también tiene la vertiente del entretenimiento, del espectáculo para pasar un rato disfrutando con imágenes impensables, aunque la historia sea insustancial. Si usted va a ver esta película para encontrar respuestas al sentido de la vida, le aconsejo que no lo haga. Si lo que busca es pasar dos horas y cuarto de entretenimiento espectacular, esta es su película.

GODZILLA; divertimento en estado puro.

© Santiago L. Moreno, (525 palabras) (Lista de BEM) Créditos

Increíble, hay gente que presta atención a los guiones de esta clase de películas, es más, acabo de enterarme de que el guión de ID4 estaba muy bien montado (lo que no quiere decir que sea bueno, porque en la historia hace aguas por todos lados). Y es que soy un pobre ignorante, nunca me doy cuenta de esas cosas (aunque os garantizo que llegue a darme cuenta de que el guión de TITANIC es una porquería) A este respecto, mi opinión es que GODZILLA parte de un planteamiento de base bastante bueno: se centra en la resolución científica del problema. Pero este planteamiento se vicia rápidamente en la película y es que no dejo de preguntarme ¿Por qué demonios no se les ocurre envenenar el pescado que le dan al bicho?

Por otro lado quiero hablar sobre lo de el no americanísmo de ésta. Estoy de acuerdo, un protagonista francés en la sombra y otro con clara ascendencia Griega, muy bien, pero parece que nadie se ha percatado de que... ¡LE ECHAN LA CULPA DE GODZILLA A LOS FRANCESES! Como si los americanos nunca hubiesen hecho pruebas nucleares.

Con lo del ejercito americano se cuelan un poco, una cosa es ser algo torpe, otra es ser unos ineptos totales. Y es que con un ejercito así podríamos plantearnos seriamente una invasión de los EEUU por parte de España (o Zimbawe).

En el plano armamentístico detecto unos cuantos errores, aunque siempre es posible que el equivocado sea yo:

  1. El AH-64 Apache es un helicóptero especialmente diseñado para ataque a carro de combate. Puede llevar una gran cantidad de contenedores lanzacohetes diferentes, así como los misiles Maverik y el temible Hellfire, especialmente diseñados para perforar blindajes. Teniendo en cuenta esto ¿por qué demonios usan los Sidewinder AIM-9? Es el arma menos apropiada para esta misión.
  2. El Sidewinder se engancha a su blanco, Godzilla, lo disparan y... ¡falla! los edificios están más calientes. Es bueno documentarse y saber que cuando un misil se ha enganchado al blanco discrimina todo lo demás y sólo buscara la longitud de onda que emane el blanco discriminando todo lo demás. Sea más o menos caliente. Si el blanco no es lo suficientemente caliente el misil simplemente no se engancha.
  3. Los misiles aire-aire no suelen producir una gran explosión de fuegos artificiales. Están preparados para estallar cuando estén próximos al blanco lanzándole una nube de metralla en forma de cono invertido. Bastante improbable que puedan partir un edificio en dos.
  4. El artillero del Apache lleva un visor de puntería en el casco. El cañón apunta donde mira el artillero. ¿alguien vio el casco con visor?
  5. Los submarinos. Mucho más lógico usar submarinos de ataque rápido (SSN) que de ataque nuclear (SSBN) para esta misión.
  6. Los torpedos no tienen una espoleta de contacto propiamente dicha, sino de proximidad. Cuando están a la altura del blanco revientan aunque no le hayan dado.
  7. Los torpedos saben discriminar entre amigo y enemigo. Nunca le darán a una de sus naves.

En el plano armamentístico lo único que cabe destacar es la aparición del futuro avión de la US-Navy F/A-18 E/F SuperHornet.

Aparte de esto sólo me queda maravillarme por esa maniobra evasiva de unos 50 helicopteros en una calle estrecha sin que ninguno se estrelle. Ese movimiento en perfecta conjunción de los helicópteros y de esos disparos del Apache que atraviesan sin hacer daño al del compañero que tiene delante para impactar en Godzilla.

También es sorprendente que en algunas de las escenas, mientras los escombros de un edificio caen en cámara lenta, el movimiento de la calle se produce en tiempo real, y es que creo que la película ha sido hecha, como suele decirse por mi tierra, a estilo compadre.

© Enrique Hinojosa, (628 palabras) Créditos

Si alguien quiere ir a ver esta peli, le recomiendo que antes desconecte el cerebro o le molestará. Si uno no se para a analizarla, quizás se divierta con la película con más lagartos de ordenador jamás filmada: barcos y submarinos hundidos, helicópteros destruidos e incluso almorzados, la mitad de Nueva York despanzurrada, etc. El detalle más intelectual de la película: la heroína periodista se irrita porque su rival llama al lagarto Godzilla, aunque en japonés sea Gojira.

© Javier Redal, (78 palabras) (Area de Ci-Fi de Fido) Créditos