EN EL OCEANO DE LA NOCHE
EN EL OCEANO DE LA NOCHE Gregory Benford
Título original: In the ocean of night
Año de publicación: 1972
Editorial: Ediciones B
Colección: Nova nº 7
Traducción: Eduardo Golygorsky
Edición: Junio de 1988
ISBN:
Precio: 6,41 EUR

Esta es la segunda vez que leo EN EL OCÉANO DE LA NOCHE. Hace poco me encontré con otro libro de Benford; GRAN RIO DEL ESPACIO, y en vista de la buena prensa que tiene este autor no lo pensé mucho y me lo llevé a casa.

Y quizá lo habría dejado en el estante de la librería si hubiera leído con detenimiento la contraportada o mi memoria no fuera tan débil. GRAN RIO DEL ESPACIO, es la tercera parte de lo que se ha dado en llamar El Ciclo del Centro Galáctico, cuestión que, en lo que a mi respecta, le quita la mitad del valor que pueda tener como obra literaria. No es el caso dar más explicaciones que mi simple opinión (quien quiera que me pregunte al respecto), pero las series de este estilo me parecen soberanas tomaduras de pelo.

Por otro lado, y aquí entra de lleno lo inconsistente de mi memoria, si hubiera recordado que ya había leído en el pasado a Benford, y que me había parecido decepcionante, habría añadido otra razón para pasar de largo ante GRAN RIO DEL ESPACIO, pero no fue así, y al llegar a casa y echar un vistazo más reposado al volumen caí en la cuenta de que ya había leído los dos primeros volúmenes de este Ciclo, (cuando aún se conformaba con ser una simple trilogía) y que la impresión que me habían causado no había sido precisamente buena.

Pero choqué de nuevo con mi memoria, y no sabía el porque de esa mala impresión. Como estaba a punto de terminar LA GUERRA DEL GENERAL ESCOBAR, y me había quedado sin lectura (de ahí la compra un poco apresurada de GRAN RIO DEL ESPACIO) decidí que lo más interesante sería empezar desde el principio y releerme EN EL OCÉANO DE LA NOCHE y A TRAVÉS DEL MAR DE SOLES antes de leer GRAN RIO DEL ESPACIO

Y bueno, ya se porque me gustó tan poco EN EL OCÉANO DE LA NOCHE en el momento de su primera lectura (1993) y porque me sigue gustando tan poco ahora.

En esencia es una obra irregular, pretenciosa y rebosante de paja.

Y por todas estas razones negativas, paradójica, porque si bien Benford como escritor de ciencia-ficción no tiene precio, como escritor de literatura general naufraga escandalosamente, o afinando aún más, si se quita a EN EL OCÉANO DE LA NOCHE todo lo que no es en si mismo ciencia-ficción, hubiera sido uno de los mejores libros del género jamás escrito.

Todo, desde el principio, donde Nigel Walmsley descubre el primer artefacto extraterrestre conocido (en un pasaje que probablemente inspiró, y mucho, a los responsables de DEEP IMPACT y ARMAGGEDON), la visita del segundo artefacto extraterrestre conocido (sospecho que inspiró a Clarke para su FRAGMENTO DEL VELERO ESTELAR en FUENTES DEL PARAÍSO) y, por último, la investigación del tercer artefacto extraterreste conocido en la Luna, es de verdadera antología.

Inevitablemente hay cuestiones, sobre todo las informáticas, que han quedado tan desfasadas que, en ocasiones, dan risa, (memorias de ferrita... encantador) pero en cualquier caso estos pasajes bastan por si mismos para dejar absorto al lector hasta que... a Benford le da por contarnos los problemas personales de Nigel Walmsley y los bostezos y el rozar del papel hojeado rápidamente se hacen ensordecedores.

Esos pasajes dan la sensación de estar incrustados a capón. Parece que, de algún modo, a Benford le dio miedo hacer pura y sencilla ciencia-ficción, y decidió que los personajes debían tener una vida propia y sentimientos y problemas domésticos y todas esas cosas, que además de aliviar los complejos de algunos lectores compulsivos de ci-fi (¡Eh, que la ciencia-ficción también se ocupa de los grandestemashumanos!), hacen ganar puntos ante la crítica más intransigente.

Pero ese no era el camino. No tengo dudas de que Benford es muy buen escritor (por encima, incluso, de la desconcertante traducción de Eduardo Golygorsky), pero no estuvo nada acertado al intentar dar profundidad a esta novela contando las vidas de sus protagonistas, relacionándolas para peor de una forma inconsistente y forzada con el argumento central de la novela. Son pasajes que por un lado no aportan nada al argumento, y por otro no enriquecen a Nigel, Nikka, o Ichino más de lo que el buen hacer de Benford es capaz de hacer en las partes de ciencia-ficcion. Que no es poco.

Conclusión, la parte de ciencia-ficción muy buena, la parte literaria irrelevante y en ocasiones pomposa y, para resumir, una novela mediocre que sin embargo vale la pena leer.

Ahora estoy liado con A TRAVÉS DEL MAR DE SOLES. A ver que tal.

© Francisco José Súñer Iglesias, (777 palabras) Créditos