COMO CONSTRUÍR UN ALIEN
por Cristobal Pérez Castejón
ALIEN

Una de los puntos mas conflictivos de ALIEN, RESURRECCIÓN es la reencarnacion de Ripley y el alien­. ALIEN 3 acabo con el exterminio de ambos de forma irreversible... mientras que su continuación se basa en la reaparición de ambos personajes. A mucha gente le resulta ofensiva la idea... mientras que otros piensan que el recrear a Ripley CON el embrión del bicho es sencillamente imposible. Bueno, imposible no es, pero si bastante enrevesado. Para ello tenemos que profundizar en el ciclo de vida de los alien­. Se basa en cuatro fases bien diferenciadas: huevo, embrión, infante y alien­. La fase huevo es super resistente, capaz de vivir prácticamente en el vacío durante centenares de años en condiciones sumamente hostiles. Este huevo contiene un vector que ataca al anfitrión que pasa lo mas cerca posible de el y le instala el embrión. El embrión se desarrolla en el interior del anfitrión hasta que alcanza la siguiente fase de desarrollo, momento en el cual se abre camino hacia el exterior (normalmente matando al anfitrión en el proceso) e inicia la ultima fase de su metamorfosis. Llegados a este punto tenemos que hacernos una importante pregunta: ¿como es posible que CUALQUIER anfitrión sea compatible con la bioquímica del embrión?

Recordemos que los aliens no le hacen ascos a nada: extraterrestres exóticos, seres humanos en traje espacial, perros... lo que sea. Una posible respuesta es que durante la fase de instalación del embrión el vector altera genéticamente al anfitrión para hacerlo compatible con el embrión, posiblemente mediante un virus. Aunque esto pueda resultar chocante no es ciencia-ficción. En la Tierra existen unas avispas que parasitan a unas orugas de un modo bastante original. En lugar de paralizarlas e inyectarles sus crías, que pasan a alimentarse del huésped en vivo (procedimiento estándar en este caso), estas avispas inyectan un virus junto a sus huevos. Este virus no mata ni paraliza al huésped, que sigue llevando una vida normal salvo en dos puntos: el sistema inmunologico de la oruga pasa a reconocer a las larvas de las avispas como parte integrante del organismo (y por tanto no las ataca) y la oruga no alcanza jamas la fase de pupa: simplemente sigue comiendo y engordando... para alimentar a las larvas de su parásito.

Así que la idea de modificar al anfitrión mediante un virus para hacerlo compatible con el parásito que le invade ya ha sido desarrollada por la naturaleza... y por el hombre: la mayor parte de las terapias genéticas que se están desarrollando HOY se basan en ese principio. En el caso de los alien­, el proceso parece, además, biunivoco: el embrión absorbe las características del anfitrión que considera mas interesantes para su supervivencia y las incorpora a su propia estructura genética. El mejor ejemplo de esto es el alien-perro de la tercera entrega. Esto también concuerda con el nacimiento del bicho horroroso y cutre del final: si el alien­ es capaz de modificarse genéticamente para adaptarse, es evidente que será capaz de hacer casi cualquier cosa con su descendencia... de forma consciente. Una característica evolutiva impresionante, y que otorga una superioridad increíble a la especie que la posea.

Toda la película se basa en este punto. Ripley es como es porque la información de la que se dispone es la suministrada por la nave de ALIEN 3 cuando le detecta que tiene un bicho dentro. Para entonces, su estructura genética ya esta alterada por el bicho, por lo que el resultado lógico es un híbrido. En cuanto al embrión de alien­, tres cuartos de lo mismo. Es muy posible que se disponga de su información genética y que puedas clonar a un embrión, pero... sin la fase huevo no puedes preparar un huésped que sea compatible con el embrión. El resultado es que tienes que clonar al alien­ y a Ripley, pues en la fase de desarrollo en la que sacastes la fotocopia genética ambos están indisolublemente unidos porque el embrión NO PUEDE DESARROLLARSE SIN RIPLEY. Esta es también la razón de porque no clonan de cara a diez o veinte reinas para jugar: necesitarían otras tantas Ripleys para su desarrollo. Es mas barato hacer una y crear aliens nuevos por el procedimiento natural.

Esto explicaría también la existencia de los siete clones previos de Ripley: si la información genética del anfitrión esta corrupta por el virus, al intentar clonarla obtendrás diferentes tipos de monstruos, según se decanten las características dominantes del alien­ o las humanas. Lo raro en este caso no es que haya clones fallidos, sino que solo sean siete...

Como conclusión: partiendo de la fase huevo, el recrear diferentes aliens habría sido un proceso trivial. Partiendo de la información genética de un embrión de alien­, es necesaria la presencia de un portador con una bioquímica especialmente adaptada a las necesidades de dicha fase. La única información de la que se dispone al respecto son las muestras de tejidos y la información recogida por el autodoc de la nave de rescate en ALIEN 3. Y esa información corresponde al binomio Ripley-Reina.

Puesto que la bioquímica de Ripley ha sido alterada para hacerla compatible con su huésped, el intento de recrear nuevas Ripleys da lugar a copias erróneas. El mecanismo mas probable de modificación es la utilización de un virus o conjunto de virus por parte del vector de transmisión: las muestras de tejidos permitirían recuperar dichos virus, lo que a su vez permitiría tratar a los clones con los mismos para hacerlos compatibles con los clones de embrión recuperados. Las características alien­ de la nueva Ripley no procederían por tanto de una recombinación con el material genético del embrión, sino de una bioquímica modificada para hacerla compatible con su huésped: al no morir al terminar el ciclo vital del alien­ embrión, dichas características permanecen y generan a un ser humano modificado como el que aparece en la película.

© Cristobal Pérez Castejón, (991 palabras) Créditos