MUNDO DE DIOSES
MUNDO DE DIOSES Rafael Marín Trechera
Título original: Mundo de Dioses
Año de publicación: Septiembre de 1997
Editorial: Ediciones B
Colección: Nova Ciencia Ficción
Traducción: ---
Edición: Septiembre de 1997
ISBN:
Precio: 16,22 EUR

Les reconozco que mientras me permito (por supuesto injustamente) ser inmisericorde en la crítica de libros foráneos, con los nacionales pretendo ser mucho más serio. Básicamente porque el autor ha tenido el valor de competir en un género que es tradicionalmente feudo anglosajón. No todo el mundo se atreve, así que solo por escribirlo y que se lo publiquen se merece una ovación de gala, o cuanto menos un cariñoso aplauso.

Bien, vamos con el argumento:

Se trata de imaginar un mundo recién salido de la involución que se encuentra con que el homo sapiens ya no es especie dominante. Hay otra raza (y no precisamente alienígena) que predomina en la tierra. Se trata de los superhéroes. O superhombres. Lo que oyen. La originalidad del libro radica en que estos ya no están por la labor de salvar a los oprimidos y débiles, sino a dominarlos y gobernarlos. Por supuesto el autor no ha caído en la trampa de presentar a Superman como dictador fascista o a Spiderman como general de la gestapo (idea por otra parte interesante si los malditos copyrights lo permitieran). Por el contrario nos encontramos con unos superhéroes desconocidos pero con terribles poderes, que les hacen parecer dioses ante el resto de los pobres mortales.

Y de dioses ejercen. Se dedican a beneficiarse impunemente a cuanta mujer (u hombre) se encuentran, a involucrarse en cuantas guerras ocurran y a manejar el cotarro desde una estación geo-orbital en la estratosfera. Pero pasados los años terminan por aburrirse y comienzan a degenerar. Son pocos y tienen problemas para reproducirse entre ellos, pero curiosamente no entre los humanos, que comienzan a sembrar la tierra de bastardos semi-dioses. Y estos a su vez comienzan a dar problemas. Para acabar con él, los dioses ni se molestan en combatir a sus hijos personalmente. Encargan al gobierno-títere humano que entrene a un ejército represor que ventile la cuestión.

Y con este breve avance ya tienen ustedes bastante destripado el argumento. Yo me limito a meterles el gusanillo en el cuerpo, para que adquieran este libro, genuinamente hispano.

Por otra parte está bien escrito, es divertido y puede perfectamente codearse con otros libros anglosajones al uso. Pero le falta un hervor para convertirse en una obra redonda.

Me refiero a que mientras que en su primera mitad el libro se lee de carrerilla, en su segunda parte decae el interés. En mi opinión, el escritor se empeña en dar una explicación racional al origen de los superhéroes, cosa que realmente el lector no necesita. Los personajes están bien pensados pero un tanto deslavazados. Así, los dioses-superhéroes son mucho más interesantes que el resto de los personajes y no acabo de comprender porqué no están más desarrollados a lo largo de la historia.

Tengo que añadir también que el libro es un homenaje a la factoría de comics de la Marvel, de los que el autor es un renombrado especialista. Se notan ciertos caracteres de la Patrulla X, aunque por supuesto como personajes terciarios.

En definitiva, un buen entretenimiento, que ni usted ni yo podemos dejar pasar.

En mi tabla mágica de los cinco elementos: Inteligencia (I), Curiosidad (C), Lenguaje (L), Imaginación (II) y trato de lo desconocido (D), la puntuación es:

MUNDO DE DIOSES: I (6), C (6), L (8), II (8), D(6).

© Manuel Nicolás Cuadrado, (555 palabras) Créditos

Esta mañana temprano terminé el libro MUNDO DE DIOSES

En primer lugar hay que reconocer que se lee de un tirón. Quiero decir que su lectura resulta amena y fácil, lo que para mi quiere decir que está bien escrito. El propio Rafael dice en el prologo que es su obra mas literaria. No lo se. Pero si se que su lectura es sencilla y sin problemas. Un punto a su favor.

El tema del libro se puede hacer extraño a la Ciencia Ficción al uso. Los superhombres existen de verdad. (con esto no desvelo nada que no se sepa en las 10 primeras páginas). Y estos superhombres están muy bien desarrollados como personajes. Son como yo pienso que debieran ser si existieran, superiores de verdad en casi todo.

Algo que me ha gustado mucho es la reflexión sobre el poder que hace el autor. El poder da, quieras o no, una impresión de superioridad y desprecio hacia los que son o consideras inferiores. Esto esta perfectamente reflejado en el texto y no por sabido es menos cierto. Conviene que lo recordemos de vez en cuando.

Además encontramos novela de aventuras, peleas espectaculares, un ritmo endiablado con cambios continuos de escenario y un desenlace, que aún que me lo he imaginado en parte, me ha terminado sorprendiendo. Me ha sorprendido, también, el lenguaje directo que ha usado el autor. Un poco de tendencia gore en sus descripciones de batallas y un erotismo en el que se limita a la descripción aséptica de los hechos amorosos. Y me ha sorprendido porque estos recursos no los emplea en su novela LÁGRIMAS DE LUZ o en los dos cuentos que he leído de él. Un cambio interesante. Evolucionar o morir.

Siendo yo un marvelómano de muchos años, el homenaje que realiza a los superhéroes me ha resultado muy divertido y a la vez me ha estropeado un poco la novela. El problema ha sido que me he pasado mucho tiempo buscando los equivalentes de los personajes con los héroes de Marvel o DC. Aún así ha sido muy agradable ir descubriendo a DAN DEFENSOR el CORONEL FURIA, el CAPITÁN AMERICA aparte de los obvios SUPERMÁN, FLASH, el PROFESOR X, LA BESTIA etc.

Bueno pues ya termino. En resumen un libro fácil de leer, bien escrito, con una trama interesante y con un homenaje claro a los superhéroes, ¿qué mas se puede pedir? Las dos mil seiscien han sido bien empleadas. Recomendarlo a todos (el que no haya leído tebeos de superhéroes que no se preocupe no es necesario saber nada de estos) y particularmente a los fans de los supers. Garantizada su satisfacción.

PD. (Estimado don Rafael: Espero que ya esté ingresado el dinero en mi cuenta de Suiza).

© Alfonso Merelo, (Lista de #cienciaficcion) (456 palabras) Créditos

Yo entre MUNDO DE DIOSES y LA MIRADA DE LAS FURIAS prefiero la primera que me parece claramente superior. LA MIRADA DE LAS FURIAS me pareció una novela corta (género que Javier Negrete domina de maravilla) ampliada para hacerla ocupar las páginas de un libro de Nova. El personaje principal da vueltas como un tonto de aquí para allá sin hacer nada durante gran parte del libro y los diálogos son penosos (hay un personaje, la asesina, que habla hasta por lo codos cuando no debería ni decir palabra). Vamos, que opino que Javier Negrete tiene cosas infinitamente superiores como LA LUNA QUIETA o ESTADO CREPUSCULAR. Para mí este libro fue un desencanto porque esperaba mucho de ese autor. A ver si la próxima...

MUNDO DE DIOSES es una historia de superhéroes contada por un tipo que no sólo ama el cómic (lo que se nota en las múltiples referencias y reversiones) sino que además adora la ciencia ficción y cuando se sienta a escribir lo hace con toda la lógica posible. Es una novela muy entretenida, aunque su mejor me sigue pareciendo LÁGRIMAS DE LUZ (aunque el Rafael Marín de ahora escribe mejor).

© Pedro Jorge Romero, (Lista de Correo de BEM) (194 palabras) Créditos

Por lo que veo MUNDO DE DIOSES va a ser algo asi como leer a Marvel y eso ya no se me antoja... yo me esperaba una especulación sobre un mundo donde hubiera superheroes...pero una buena especulación... Miren, hace algún tiempo, cuando vi ID4, comencé a escribir una historia donde se especulaba sobre la inferencia que tendria una nave espacial de 25 kilómetros flotando sobre una ciudad (en realidad la hubiese hecho pedasos, por la pura acción de la presión atmosférica, pero en fin...). Haciendo investigación y especulación profunda, ese simple y sencillo hecho podría afectar mas allá de lo que piensan... la cultura, la religión, la ciencia, la ética, el comercio, todo eso y mucho más daría un brutal cambio y ya nada seria lo mismo... no a nivel ciudad ¡sino a nivel mundial!

¡Ahora imaginase un mundo con superheroes!

En realidad los mundos de Comic no son ciencia ficción, porque todo parece indicar que el mundo no ha cambiado mas allá de lo que conocemos... excepto para los superheroes... Por ejemplo, Los 4 Fantasiticos y otros grupos tienen tecnología antigravitacional y los edificios de Manhattan los siguen construyendo como hasta ahora! Eso no es lógico.

Los villanos siguen robando en Metrópolis aun a sabiendas de que ahí vive nada mas y nada menos que Superman, ¡que es casi un dios! ¡Y la gente sigue viviendo ahí después de tantos ataques de supervillanos! Eso demuestra o que los humanos somos como cucarachas y nos adaptamos a todo o que no le tenemos miedo a nada... A estas alturas Metrópolis debería ser una ciudad fantasma.

Uno de los mas grandes defensores es el dios Thor y la Mujer Maravilla es una amazona y la religión (en este caso la católica) sigue idéntica. A un nivel muy frío podríamos ver que si hay hombres que vuelan y destruyen gigantescas montañas de un puñetazo, lo mas probable es que Jesucristo no haya sido otra cosa que uno de esos superheroes... Esta idea crearía todo un cisma en la iglesia... (Ah caray ¡Qué buena idea!)...

Esto es lo que yo esperaba de la novela...

© Gabriel Benítez, (Lista de Correo de BEM) (352 palabras) Créditos

Bueno, ya me he terminado MUNDO DE DIOSES de Rafa Marín. Mmm... explicar mi impresión es difícil. Quizá sea bueno empezar con los comentarios de Carlos.

Es verdad que tiene un final muy majo, y que hay acción a raudales (como en los cómics). Lo de las escenas memorables yo no lo sabría decir, aunque no ahorra en efectos especiales ni en espectacularidad (sin llegar ni de lejos, desde luego, al mastodontismo de Redal y Aguilera en Akhasa-Puspa o como se llame).

Carlos habla de personajes de carne y hueso. No se qué quiere decir con ello. Desde luego no son personajes de cartón-piedra, arquetipos previsibles y aburridos (no todos los arquetipos son previsibles ni aburridos). Pero si MUNDO DE DIOSES no me acaba de convencer es precisamente porque ninguno de sus personajes me ha seducido. Así como Éremos (LA MIRADA DE LAS FURIAS)se ganó mi cariño de lector, mi aprecio (me preocupaba lo que pudiera pasarle al final del libro, cuando ya éramos viejos compañeros) en la novela de Rafa Marín nadie me importaba gran cosa, y por lo tanto, la sensualidad, brutalidad o dramatismo de la acción apenas me afectaban, excepto como un observador distante.

Y más distante, aún, porque el libro estaba lleno de guiños al lector de superhéroes y yo capté al menos el 85% de ellos: los Centinelas, la mutante cazadora de mutantes (Rachel Summers), el típico personaje de un periodista (en este caso una chica que no hace nada en toda la novela, excepto terminar el libro diciendo soy leyenda, je, je... Matheson, te plagian), una casta gobernante de superhombres decadentes y amorales a lo NewStatements (la linea de comic anti-heróico británica)... un cura con múltiple personalidad que se llama Jason (como Jason Wyngarde, el mutante de poderes mentales que se aparece, a veces con forma de cura, a la antigua Fénix en los números clásicos de la Patrulla X de Claremont-Byrne) el proyecto Smallville donde nacen los superhombres (Smalville es el pueblecito natal de Superman), los apellidos de los dioses (son todos apellidos de superhéroes: Wayne es Batman, Banner es La Masa, Luther es Lex Luthor, etc...), el líder de los mutantes rebeldes se llama Javier Krutzberg (Rafa nos reveló que Krutzberg es el nombre antiguo de Jack Kirby, creador de tantos supertipos; lo que no necesita explicar es que este Javier, líder de los derivantes organizados, es una alusión al Profesor Xavier de la Patrulla X, líder de los mutantes... la periodista incluso le pregunta ¿es usted telépata?.. y eso que ella no leía cómics...); incluso hay un momento en que alguien se aleja desapareciendo como un elfo oscuro entre nubes de azufre (que es exactamente lo que hace Rondador Nocturno en millones de escenas de la Patrulla, incluyendo el azufre). Y etc, etc...

Es decir, que allí había tantos guiños que parecía un tic desorden obsesivo compulsivo. Y yo, intelectualmente ocupado detectándolos, y emocionalmente neutro porque ningún personaje me seducía, pues pasé el rato agradablemente pero sin emocionarme. Porque creo que Rafa cometió dos errores al intentar hibridar dos géneros (el cómic de superhéroes y la novela CF).

  1. El tratamiento de grupos-personajes: el comic de superhéroes presenta al superhéroe para que el lector se identifique y sufra con él (Spiderman es el paradigma, el más exitoso: tan cercano al lector que suspende los exámenes, le deja la novia, le huele el sobaco, no llega a fin de mes y nadie le comprende... el pupas cenizo que para colmo se empeña en salvar la humanidad sin que nadie se lo agradezca). Cuando el comic presenta a un grupo (por ejemplo, la Patrulla X, aludida casi al completo en la novela) es con la idea de que el lector tenga dos o tres favoritos. Con el tiempo, en un sólo cómic, aparecían docenas y docenas de héroes, como en MUNDO DE DIOSES: lo que pasa es que en este libro no he llegado a tener ningún favorito. A veces parece una novela río, una especie de LA COLMENA pero con dioses sádicos.

  2. El modelo de cómic: en el cómic de superhéroes hay tres grandes modelos de ambiente.

      a) La humanidad está amenazada por distintos peligros (alienígenas, supervillanos, etc...) y los superhéroes la salvan. Los superhéroes llegan a ser comunes, el Gobierno de los USA les paga el seguro, etc... Es el caso de Los Vengadores, Los Cuatro Fantásticos, La Liga de la Justicia y otros grupos... Era el cómic tradicional hasta que apareció la idea de los mutantes, que Claremont desarrolló al máximo.

      b) Los mutantes: odiados por el mundo que han jurado proteger; cualquiera de nosotros puede ser un mutante, tener poderes que se manifiesten en la adolescencia, asustándonos con su aparición... ¡y apartándonos de la raza humana! Es la idea del héroe perseguido porque se le juzga por su raza (mutante) o su apariencia, y no por sus actos (salvar gente, luchar contra los realmente malvados). Los Gobiernos temen a los mutantes y usan contra ellos los mismos argumentos que los racistas contra los negros: harán desaparecer nuestra raza, no son humanos, debemos esclavizarlos para protegernos, son desviaciones, etc... La novela de Rafa Marín parecía ir en este sentido: empieza con unos superpolicía (Centinelas) persiguiendo un mutante (derivante): así empiezan muuuuuuchas historias de mutantes. (Este entorno fue el que hizo triunfar el comic de mutantes: todos podríamos serlo, cargar con unos poderes no deseados, ser arbitrariamente apartados de la raza humana y odiados)

      c) el cómic antiheróico: intenta ser una respuesta destructora del cómic de superhéroes: los supertipos son producto de la ingeniería genética (no hay magia, ni puertas dimensionales, ni supervillanos, ni invasiones alienígenas) que se han convertido en un starsystem-Olimpo-élite. Dominan el mundo, se saben superiores y la gente los acepta como tales... y son hedonistas, pervertidos sexuales, etc... No hacen nada, excepto reprimir en plan marine rebeliones contra el sistema.

Bien, Rafa Marín toma del ambiente b) la idea del mutante perseguido, e intenta casarla con la c) del superhéroe tirano desmitificado. El resultado es que el mutante perseguido (la idea del acorralado, capaz de mantener pese a todo sus principios, y unirse en camaradería con otros) desaparece, impregnándose de la desmitificación de planteamiento de la opción c).

Me hubiera gustado más que se arriesgara a hacer una opción b) claustrofóbica y bien desarrollada, sin las presiones mercantiles del medio cómic.

En fin, con todo se lee bien, el estilo es bueno, el ritmo no falla, etc... pero todo eso es de esperar en una figura consagrada como Rafael Marín.

© Pablo J. Ginés, (Lista de Correo de BEM) (1.090 palabras) Créditos