MARTE TRICOLOR

Kim Stanley Robinson

MARTE ROJO MARTE VERDE MARTE AZUL
Título original: Red Mars Green Mars Blue Mars
Publicación Original: 1993 1994 1996
Editorial: Minotauro
Colección: ---
Traducción: Manuel Figueroa Ana Quijada
Edición: Marzo 1996 Marzo de 1997 Mayo de 1998
ISBN:
Precio: 15,60 EUR 16,76 EUR

Parece que se están vertiendo opiniones encontradas sobre la trilogía de Marte, y es que va a resultar que, como el cyberpunk, esta serie no es para todos los públicos.

Supongo que para los amantes de la CF hard esta obra habrá caído bien, y habrá provocado reacciones desde la lectura critica hasta la veneración. Yo me cuento entre los que les ha gustado, y mucho. Se me hace imposible pensar como a alguien se le pudo meter entre ceja y ceja escribir una obra creíble sobre la terraformación de Marte y salir airoso, aun a fuerza de hacer de ello casi una enciclopedia. Como digo la trama se me hizo creíble casi sin esfuerzo, los personajes se me acabaron haciendo entrañables, y la cantidad de temas colaterales tratados (psicología, botánica, sociopolítica...) simplemente da pavor,... y lugar a algunos pasajes pesados, no lo niego. No son, en cualquier caso, libros que uno pueda leer de un tirón, bien al contrario su lectura necesita de algunas paradas de descanso, de avituallamiento neuronal. Y, aunque algunos detalles científicos no estén bien conseguidos (leed alguna de las criticas algunos lectores en Amazon y oiréis algunas voces), quien busque especulación, proyección y sentido de la maravilla, en esta trilogía los encontrara a espuertas. Yo leí los tres libros hace algún tiempo y reconozco que me calaron hondo. No tengo la menor duda de que estamos ante uno de los hitos de la CF moderna.

Pero, tan solo es mi opinión personal. Tengo un amigo, por ejemplo, que califica a esta obra como de cut and paste. En su opinión, cuando el autor se encontraba falto de inspiración debía echar mano de algunos CD-ROMs versados en diferentes áreas del saber, y darle gusto con profusión a la susodicha opción del cortar y pegar. De gustos...

© Luis Fonseca, (352 palabras) Créditos

Bueno, MARTE AZUL mejora en las últimas 200 páginas. Al final si me gustó más.

La impresión con la que me quedé (después de una panzada de fin de semana) es que parte del objeto del libro es hacer al lector consciente del largo tiempo real que pasa en Marte desde el principio hasta el final de la novela, y hacerle partícipe (sintiéndolo) del envejecimiento de los personajes (y la consolidación de la sociedad marciana), hasta llegar a la conclusión del libro. Por ello el principio (algo más de 500 páginas) se hace largo.... y un poco decadente, siguiendo el ánimo de los personajes.

No se si se podría haber hecho en menos páginas. Probablemente habría sido imposible dar esa impresión de paso del tiempo y de eliminación de los extremos debida a la edad. Habría sido interesante ver el resultado si Kim lo hubiera intentado.

Para los que no os gustó la figura del piloto experimentado en DEEP IMPACT, parte de la idea de la novela es la necesaria asimilación de la experiencia y la madurez, con la consolidación de algunas figuras tutelares, que han ido evolucionando poco a poco desde su eléctrica juventud, y la conveniencia para las grandes cosas de soluciones grises y posibilistas, mientras que se deja margen para la brillantez individual.

Incluso la forma de seguir influyendo en su mundo y la ciencia de Sax se ajusta a la de un científico pasada su madurez, empezando a influir y sugerir nuevas líneas de trabajo en vez de seguirlas él mismo, uniendo experiencias y personas de diversas especialidades para sacar nuevas conclusiones.

Lo que si consiguió es que mi estado de ánimo leyendo la novela siguiera el propio ritmo de la novela, animándome cuando los últimos de los Primeros 100 empiezan a descongelarse.

Creo que la recomendaría como lectura de vacaciones o fin de semana, pero no para días de trabajo. A lo mejor no tengo suficientes años, pero me faltó la paciencia para seguirle el ritmo en días normales.

Aunque hace tiempo que la leí, me gustó mucho más MARTE ROJO.

Como en nuestra lista las series siguen de moda, un comentario más: Kim deja abiertas varias posibles líneas de continuación para la serie, con los viajes a otros sistemas estelares y las nuevas sociedades de los asteroides y del sistema solar exterior, de las que da sólo algunos trazos en MARTE AZUL. ¿alguien sabe si tiene previsto arrancar con una nueva trilogía o algo similar?

© Jaime Bustillo, (411 palabras) Créditos

Creo recordar que alguien saludó a Kim Stanley Robinson como el nuevo Tolstoi de la ciencia-ficción. Ocupado ya este puesto por David Brin que además es bastante mas gratificante de leer, MARTE AZUL nos confirma que si hay que clasificar en algo al autor es en lo que ha intentado hacer desde PLAYA SALVAJE, convertirse en el Proust de la ciencia-ficción.

La narración es terriblemente premiosa y esencialmente aburrida, tal vez por que sea otro representante del mal de la trilogías. El autor llega un momento que no sabe que decir ni que hacer con los personajes. Solo la bajada a la tierra de estos tiene algo de interés y el resto de la novela es un intento desesperado de llenar mas de 700 pgs. de tópicos.

No se cuales serán los conocimientos de Kim Stanley Robinson sobre otras ciencias, pero las majaderías que cuenta sobre neurología son exasperantes, parece no saber que en operaciones microestereotáxicas en epilepsias le hemos hecho perder a algunas personas exclusivamente un recuerdo que después le ha sido casi imposible de recuperar, la teoría de los engramas, que el desecha por anticuada e inexacta, ya no es una teoría sino un hecho sancionado por la ciencia, la divagación posterior es mas de homeópata que de neurólogo. Le recomendaría si quiere ilustrarse algo sin recurrir a los pesados fardos de Neuroanatomía y Neurofisiología que recurriese a EL HOMBRE QUE CONFUNDIÓ A SU MUJER CON UN SOMBRERO, de Oliver Sacks.

Ya me parecieron estrepitosas sus deficiencias en este sector con el new age palacio de la memoria que elabora en el segundo tomo MARTE VERDE para uso y disfrute de Sax, su nuevo héroe, pero al menos era bonito.

Ya dije que era un tiempo excesivamente temprano para suponer que la tecnología que describe en MARTE ROJO estuvieses en manos de la humanidad pero parece que el autor haya querido reciclarse como autor hard, lo que nunca había sido, obviando el que a veces hay que ser un poco mas realista con lo que se describe y las fechas en las que se consigue con un contexto social determinado, enfermedad que se podría llamar el Síndrome de Clarke. El autor no obstante parece saber mucho de geológía, teniendo en cuenta el montón de páginas que ocupa en sus libros esta disciplina, en MARTE AZUL afortunadamente, el espacio ocupado por la geología es mínimo, siendo este usado para hacer un torpe remedo de las discusiones constitucionales de LA LUNA ES UNA CRUEL AMANTE, en un tono bastante mas comedido y progresista, pero irresistiblemente plumbeo.

En MARTE AZUL nuestro Tolstoy intenta salvar algunas de las barbaridades que cometió en MARTE ROJO con el pésimo uso de unos personajes de los que parecía olvidarse en un capitulo, para comentar algo opuesto en el siguiente y que los fans de este autor salvaron como diferentes puntos de vista, por ser la narración contada por diferentes personajes, algo que se mantenía con mucha dificultad. Aquí ya aparece el hecho que John Boone es simple y sencillamente un maniaco drogota, como recordareis si habéis leído mi critica sobre MARTE ROJO, a KSR la ha costado mas de 1500 pgs darse cuenta de ello, pero ahora le cuelga encima una especie de ideología americanista que jamás profesa en MARTE ROJO, (¿Altzheimer, no revisar sus fichas o le importa un pimiento mientras la gente compra sus libros?). Igualmente dándose cuenta que los comportamientos de Frank Chalmersy Maya Troitinova son bastante tópicos y a veces un poco excesivos en MARTE ROJO, intenta no mencionar nada que envuelva a la relación entre estos personajes y a sus hechos pasados, mas que detalles miscelaneos como la foto de Chalmers que Maya no reconoce.

Por si acaso había caído en la enfermedad del critico y haba perdido la capacidad de juzgar obras me he releído mas de veinte libros de ciencia-ficción, entre ellos LA LUNA ES UNA CRUEL AMANTE. Demostración de lo cebollino que puede ser KSR, por comparación entre textos me gusta lo que me gustaba y no me gusta lo que no me gustaba.

La gran pega de esta trilogía es la incapacidad absoluta de emoción, sea llanto, risa, aflicción, etc. de la que esta provista, el autor remedando pobremente a Proust, que de todas formas tampoco ha sido nunca santo de mi devoción, ni Tolstoi por cierto, se sitúa fuera de la acción que cuenta y parece que llene un libro de relatos en el que lo único que parece emocionarle son los accidentes geológicos e hidrológicos y no las personas, de las que se desprende pronto, por asesinato o accidente o las usa de manera intermitente, porque no parece saber muy bien que hacer con ellas. De todas formas estas características ya estaban en sus primeros libros que al no alcanzar la desmesurada extensión global de mas de 2000 pags no se podían objetivar como defectos.

Eso si, esta muy correctamente escrita, casi perfectamente, al menos según la traducción que he leído, eso no se puede negar

Calificación global de la trilogía 5

MARTE ROJO (revisado) 6
MARTE VERDE (revisado) 7
MARTE AZUL 3
© Antonio Rodríguez Babiloni, (836 palabras) Créditos

La trilogía a veces se hace realmente tediosa y es como si quisiesen rellenar paginas única y exclusivamente por Rellenar, eso es totalmente cierto, y se le puede achacar también su falta de provocar en el lector algún tipo de sentimiento, pero a pesar de todo, yo encuentro cosas positivas en esta trilogía.

Por ejemplo, me gusta el enfoque que se le da a la trilogía en cuanto a las distintas facciones ideológicas que van creándose a través de todas la trilogía (Terraformistas, rojos....).

Eso es una de las cosas que a mi me han hecho leerme los tres libros, ver la evolución de todas las corrientes ideológicas a través del tiempo. Considero que es uno de los puntos claves de la novela, bajo mi modesto punto de vista por supuesto.

Además de esto, me gusta o me ha atraído de esta trilogía, el concepto multirracial de la colonización de Marte, las diferentes culturas y etnias que van colonizando el planeta, y la preservación y acomodación de las costumbres de las diferentes culturas al nuevo entorno.

Pero en fin, a pesar de esto, la verdad es que creo que la trilogía podía haber sido mucho mejor si se le hubiese dado un planteamiento mas light, y no a veces tan ladrillo.

© Paco García, (211 palabras) Créditos

Todos los críticos dicen que es muy buena. Para mi, el mejor es: Realmente parece que Kim Stanley Robinson sea uno de los primeros colonos de Marte, y que haya viajado en el tiempo hasta nuestra era, para contárnoslo.

A mi me gustó mucho. Si bien en el primer volumen, hay algunas partes que son un poco aburridas, al menos para mi, ya que se dedica a explicar los problemas de la gente, los otros dos son muy buenas. Podríamos decir que la calidad va in crescendo, siendo el tercero sin dudar el mejor de todos. Además, el autor trabajo con la ayuda de expertos de la NASA, dedicados a planear una colonia en el planeta rojo, y todo es rigurosamente científico en el aspecto de como podría tener lugar la terraformación, que necesita de dos siglos para completarse.

También es interesante el hecho de que hace una gran labor de investigación, al explicar como cree él que evolucionara la Tierra en los próximos siglos, con una guerra entre los países pobres y los ricos, y las Transnacionales, sucesoras de las actuales empresas internacionales, que han crecido tanto que incluso han comprado países enteros, como Filipinas, Trinidad y Tobago, para decir solo algunos ejemplos, y tienen una gran influencia en aquellos aún libres, como la Unión Europea, Rusia, y los Estados Unidos.

Otra cosa. Estas novelas se centran en las personas, sobretodo en los Primeros Cien, los miembros de la primera expedición de colonización, y sus descendientes hasta la tercera generación, en algunos casos. Pero no mandan ellos siempre, si no que aparecen otras personas, y al final de la trilogía, los 17 supervivientes, con 160 años de edad gracias a un tratamiento gerontológico de prolongación de la vida basado en la reparación del ADN, son ciudadanos normales y corrientes que no ocupan ningún cargo de poder.

© Carles Quintana i Fernàndez, (Lista de G. H. White) (307 palabras) Créditos

Sólo he leído MARTE ROJO. No me desagradó, pero de ahí a gustarme aún hay un trecho. La ideas básicas de la terraformación son buenas, pero creo que exagera un poco en la velocidad e intensidad del deshielo. Pero esto es una discrepancia menor, me molestó más su manejo de los personajes, más propio de un bestseller semiculebronero. Algunos autores de hoy en día confunden la descripción de buenos personajes con el contarnos todas sus comeduras de tarro, generalmente bastante estúpidas, para dar una falsa profundidad psicológica. Para aprender a hacer esto bien deberían releerse PÓRTICO media docenita de veces. La había leído hace mucho, 14 años, y casi no recordaba más que algunas ideas dispersas. Pero después de releerla hace un mes he comprendido que habían tomado algunas obras modernas para malmalmalmal imitar.

Por lo que se dice, MARTE AZUL y MARTE VERDE han mejorado bastante. Lo intentaré, la verdad es que a pesar de los defectillos (y ahora recuerdo el toque exótico de los tuaregs, original seguro, pero que no pega ni con cola, al menos para mi sobraba, la idea es buena, pero no hay que ser tan extremo en que se comporten exactamente igual que si estuvieran al pie del macizo del Atlas)

© Enrique Maroto Robledo, (Lista de G. H. White) (207 palabras) Créditos