EL HOMBRE TERMINAL
EL HOMBRE TERMINAL Michael Crichton
Título original: The Terminal Man
Año de publicación: 1972
Editorial: Bruguera
Colección: Libro Naranja nº 80
Traducción: Pilar Giralt
Edición: 1983
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Francisco Ontanaya,

Por encima de todo, Crichton sabe hacer dos cosas: dar un trasfondo creíble a sus obras, y dotarlas de un estilo ágil y ameno. Evidentemente, no dejó aparte ninguna de las dos cuando escribió EL HOMBRE TERMINAL.

Harry Benson es un enfermo de epilepsia psicomotora, una enfermedad que desemboca en episodios violentos de los que después no guarda ningún recuerdo. Por si fuera poco, ello ha desembocado en una paranoia que le hace creer que las computadoras conspiran para establecer su control sobre la humanidad. Para tratar de evitar los síntomas, su cerebro es conectado a un computador diseñado para contrarrestar los ataques con estímulos eléctricos. Sin embargo, el resultado no es precisamente el que se esperaba.

Harry Benson es un antagonista en primer plano, y su psicología queda magníficamente descrita. En EL HOMBRE TERMINAL el interés queda lejos de la mera importancia del argumento, y se centra, bien guiado por Crichton, en la intriga de la narración, que en ningún momento se detiene para hacer una pausa. La excelente documentación añade la salsa a una historia muy física, llena de diálogos y con una entretenida sucesión de pequeños momentos de clímax. Sin duda, una lectura agradecida.

Calificación:

Narrativa: 4, Argumento: 4, Originalidad: 3, Global: 4

© Francisco Ontanaya Créditos (205 palabras)