EL TIEMPO DE LA NOCHE
EL TIEMPO DE LA NOCHE William Sloane
Título original: To walk the night
Año de publicación: 1954
Editorial: Ediciones Minotauro
Colección: ---
Traducción: Ricardo Gosseyn
Edición: Julio de 1996
Páginas: 248
ISBN:
Precio: 10,50 EUR

Copio tal cual la contraportada; William Sloane (1906-1974) fue editor y dramaturgo y escribió dos novelas, consideradas hoy dos clásicos de la literatura fantástica contemporánea: TO WALK THE NIGHT(1937, revisada en 1954) y THE EDGE OF RUNNING WATERS (1939)

Calificar EL TIEMPO DE LA NOCHE como una novela de ciencia-ficción es exagerado, decir que es policiaca arriesgado, de misterio no lo es, fantástica, como se dice en la contraportada, acaso, así que... ¿en que estante coloco esta novela? Pues pese a lo dicho, en cualquiera de estos cuatro iría muy bien.

Quizá no es tanto una novela de misterio o policiaca, pese a que hay un enigma muy enigmático que a duras penas se explica al final, policías tan tenaces como perspicaces, muertos de muerte nada natural y sospechosos muy evidentes. Es ese último detalle lo que la aparta de la tradición policiaca más estricta; desde un principio todas las pistas apuntan hacia uno de los personajes y el desenlace final no puede ser más decepcionante al respecto. El único detalle que acaba por interesar al lector queda finalmente en suspenso, por lo que el misterio sólo se resuelve a medias y esto, a los aficionados a los acertijos, les suele sentar muy mal.

Tampoco es que se vaya a caer del estante de la ciencia-ficción. Hay científicos obsesivos, estadísticos (que no estadistas) mundanos y sesudas teorías que, hábilmente, quedan hurtadas al lector pero que son fatales para los protagonistas del relato. Pero nada más, ni artefactos increíbles, ni viajes maravillosos, ni alienígenas...

¡Quieto parao! ¿No hay alienígenas? Tampoco es posible afirmarlo. Uno de los personajes es lo bastante ambiguo como para no saber, ni siquiera al final, que es o de donde viene. Esa componente fantástica de la novela la hace no estar de más en el estante correspondiente a éste género.

Abreviando; ¿qué puñeta es entonces esta novela?

Pues un a modo de crónica de una muerte anunciada. El relato principal lo hace Berkeley M. Jones al doctor Lister­, y es la narración detallada de las circunstancias que rodearon la muerte de Jerry Lister, el hijo del doctor. De momento ya sabemos que ocurrirá.

Durante el relato, que es posible que a muchos les recuerde el estilo de F. Scott Fitzgerald, se nos cuenta la vida esencialmente relajada de unos jóvenes, los propios Berk y Jerry, que entre varoniles muestras de camaradería se dan a la buena vida a costa de sus progenitores y de unos empleos ciertamente relajados. Durante una de esas correrías son testigos de la muerte de uno de sus antiguos profesores y a partir de ahí, se inicia la intriga, la investigación policial, el ¿suspense?

No es para tanto. Sloane es capaz de mantener una interesante tensión sobre el desenlace del relato de Berk al doctor Lister­, pero es una tensión muy relajada, porque a poco avispado que sea el lector sabrá con mucha anticipación ese desenlace, que no sólo se limita a la explicación de la muerte de Larry, sino a descubrir la curiosa filiación del ambiguo personaje del que hablé antes.

En fin, una novela agradable de leer, correcta, amable en ese sentido de lánguida placidez de los personajes de las obras de Scott Fitzgerald, moderadamente interesante y ciertamente inclasificable, lo que para mi gusto le da un toque de distinción, aunque no será de esos libros que, al contrario de lo que dice la contraportada, considere jamás como un clásico.

Ni policiaco, ni fantástico, ni de misterio, ni de ciencia-ficción.

© Francisco José Súñer Iglesias, (586 palabras) Créditos