EL JARDÍN DE LOS AUTÓMATAS
EL JARDÍN DE LOS AUTÓMATAS Armando Boix
Título original: ---
Año de publicación: 1997
Editorial: Ediciones SM
Colección: ---
Traducción: ---
Edición: 1997
Páginas: 125
ISBN:
Precio: ---
Comentarios de: Sergio Azlor

En los últimos meses, dos autores de literatura fantástica han ganado los dos premios de novela juvenil más importantes de España: el Premio Edebé y el Gran Angular. Han sido, respectivamente, César Mallorquí con EL ÚLTIMO TRABAJO DEL SEÑOR LUNA y Armando Boix con EL JARDÍN DE LOS AUTÓMATAS. Que una novela fantástica gane uno de estos premios no constituye ninguna novedad, como puede comprobar aquel que repase la lista de las últimas ganadoras; sí lo es, en cambio, que los autores galardonados procedan del mundillo del fandom. Así, Boix y Mallorquí han abierto una nueva vía de publicación para la literatura fantástica española, y una vía, además, mejor remunerada incluso que el Premio UPC. Tras el cierre de la mayor parte de colecciones especializadas en ciencia-ficción, preveo que más de un autor intentará seguir sus pasos.

En poco tiempo, Armando Boix ha adquirido una posición relevante entre los aficionados gracias a un puñado de muy cuidados relatos, que le han proporcionado algunos premios y menciones, y gracias a ser el editor del fanzine electrónico AD ASTRA. De estos relatos, conozco CUANDO REGRESAN LOS DIOSES (VISIONES 1995), EL AYUDANTE DE PIRANESI (BEM 54) y EL CÍRCULO ROTO (SOCIEDADES SECRETASyAXXON 90). El primero es un cuento mediocre, que sugiere, quizá, que Boix no se siente demasiado cómodo en la ciencia-ficción pura. Los otros dos son cuentos espléndidos, bien escritos, con tramas que mezclan la fantasía y el terror, y revelan la tendencia del autor a situar sus personajes en ambientes históricos, directa o indirectamente, ambientes de los que Boix parece poseer un profundo conocimiento.

Confieso que no sigo las carreras de la mayor parte de escritores españoles de ciencia-ficción, pero estos dos relatos bastaron para despertar mi interés en Armando Boix, y cuando EL JARDÍN DE LOS AUTÓMATAS apareció no tardé en comprarlo y leerlo.

EL JARDÍN DE LOS AUTÓMATAS presenta no pocos parecidos con sus cuentos anteriores. Está situado en un escenario histórico (la Barcelona de principios de siglo), y la trama mezcla misterio y ciencia-ficción en su vertiente steampunk. El protagonista es un adolescente que ha perdido a su padre en la guerra de África, y tras algunas peripecias es acogido bajo los cuidados del sabio Bellver. Ambos entran en contacto con Jakob Schrade, que dirige un espectáculo de autómatas. Tanto por el tono como por la trama, esta novela tiene cierto parecido con una novela de Joan Manuel Gisbert, que se llama, creo, EL MISTERIO DE LA MUJER AUTÓMATA. Los dos comparten un estilo algo retórico, que ayuda a situar al lector en un escenario de época.

Como novela, el mayor problema de EL JARDÍN DE LOS AUTÓMATAS reside en su parecido con los relatos anteriores, pues más que una novela hemos de considerarla un relato alargado o una novela corta, tanto por extensión (poco más de 120 páginas de tipografía generosa) como por la estructura, precisa pero esquemática. También los personajes se resienten de este hecho, pues son meros vehículos de la trama y no adquieren dimensión propia. Además, el hecho en el que descansa la trama, y que debería permanecer oculto hasta el final, es fácilmente previsible desde el principio (casi desde la portada).

Así pues, podríamos decir que este es un falso debut novelístico. Aún deberemos esperar a que Armando Boix escriba su primera novela, pero mientras tanto, nada nos impide disfrutar de EL JARDÍN DE LOS AUTÓMATAS, tan agradable y cuidado en los detalles como sus mejores relatos.

© Sergio Azlor, (578 palabras) Créditos