LAS TORRES DEL OLVIDO
LAS TORRES DEL OLVIDO George Turner
Título original: The Sea and Summer
Año de publicación: 1987
Editorial: Ediciones B
Colección: VIB No. 211/1
Traducción: Jordi Gubern
Edición: Noviembre de 1996
ISBN:
Precio: 6,85 EUR

Esta novela de George Turner se puede encuadrar en el mismo género de anti-utopias que 1984 o UN MUNDO FELIZ, pero va más allá que estas dos y el análisis que realiza del futuro cercano es más minucioso (y por lo tanto, más arriesgado) que los de George Orwell y Aldous Huxley.

Con la ventaja añadida de que George Turner si es un escritor de ciencia ficción.

¿Y que ciencias son las que Turner proyecta en el futuro? Pues dos extremadamente especulativas, como la sociología y la economía y otra no menos controvertida como es la ecología.

Turner nos presenta el colapso de la civilización capitalista haciendo coincidir en el tiempo del derrumbe del sistema monetarista, la reorganización social a todos los niveles y un abrupto cambio climático. Obviamente resulta bastante dudosa la coincidencia de estos tres sucesos, pero inscritos en el marco de esta obra esta conjunción no sólo resulta creíble, sino que además da pie a una conclusión que en muchos aspectos me recordó a las ideas de Frank Herbert respecto a los fremen.

La estructura narrativa elegida por Turner para la novela es ciertamente original. Los que parecen ser protagonistas principales son una arqueóloga y un actor. El actor quiere escribir una obra teatral sobre la Cultura del Invernadero y para ello se asesora consultando con la arqueóloga que, a su vez, le pide que lea una novela que ha escrito sobre el tema.

Y es la novela de la arqueóloga, basada en testimonios subjetivos de sus distintos personajes, una especie primera persona global, la que compone realmente EL MAR Y VERANO, (THE SEA AND SUMMER, en la edición original, THE DROWNING TOWERS en la edición estadounidense y LAS TORRES DEL OLVIDO en las ediciones españolas; ¿editore traditore?)

La sociedad que concibe Turner está dividida en dos castas, los supra, con trabajo, casas agradables, educación, un sistema sanitario eficiente y la cantidad de entretenimientos interesantes con las que sueña cualquier amante de ocio. En el otro lado de la valla estás los infra, sin trabajo, viviendo de subsidios estatales en gigantescas torres donde se hacinan miles de seres humanos, parcamente alimentados, sin un sistema de educación decente, con una sanidad mínima y, en definitiva, casi abandonados a su suerte.

La interacción entre supras e infras se plantea cuando una de esas familia supra pierde su estatu quo y es desplazada de su vivienda hacia la Periferia, donde cada uno de los miembros hace todo lo que están dentro de sus posibilidades para escapar a la miseria a la que, con el tiempo, se verán abocados.

De esta forma Turner empieza a introducir los elementos que hacen de esta novela un relato rico y apasionante. La anarquía infra no lo es tal, como de ningún modo la aparente riqueza supra lo es. El gobierno es una organización corrupta que se sostiene gracias a miles de pequeñas corruptelas que hacen funcionar la maquinaria de una forma más eficaz que las disposiciones oficiales. También se va descubriendo que el aparente abandono al que se tiene sometidos a los infra es sólo a nivel burocrático (ascensores que no funcionan y desagües que se atascan), y que distintos departamentos del gobierno están muy interesados en ellos.

Aunque pudiera parecer que la intención del autor sea mostrar la personalidad de Billy Kovacs, uno de los Jefes de Torre, (de tribu, sería más propio) a través de la visión de la gente con la que se relaciona, la forma de hacerlo, a base de relatos en primera persona, hace que todos y cada uno de esos personajes se analicen los unos a los otros y el protagonismo principal se difumine entre todos ellos. Incluso la dirección en la que se encamina la trama (un complot de un departamento del gobierno para esterilizar a los infra) no deja de ser la excusa para describir la sociedad que plantea Turner.

Sociedad que página a página se dirige hacia su hundimiento. El dinero pierde de tal manera su valor que es simplemente eliminado y sustituido por un sistema de racionamiento a base de cupones. Los casquetes polares se funden anegando las zonas costeras, las distintas castas se interrelacionan y se funden tanto en las zonas colindantes como a lo más altos niveles (infras y supras especialmente seleccionados conforman los extras, la casta gobernante)

La conclusión final de Turner es que la sociedad que describe está agonizando, y que la que la substituya no saldrá de los supra, ni siquiera de los extra. Serán las nuevas generaciones de infra, con su asombrosa capacidad de adaptación y la evidente necesidad de mejorar su situación (y escapar de sus torres ya sobrepasadas por la línea de la costa) los que la reconstruyan.

Resulta interesante leer la nota final de George Turner, en la que reconoce que los fundamentos en los que están basadas sus predicciones son tan cambiantes, que diez años después ninguna de las líneas que le han dirigido hacia ellas puede tener nada que ver con lo que preveía. Puntualiza, sin embargo, que los riesgos del crecimiento explosivo de la población, el descuido del medio ambiente y las políticas económicas actuales son muy graves, y que no es tarde para corregir algunas de sus peores tendencias.

La novela se desarrolla rozando, pero sin caer, en el tono panfletario, o dicho de una forma más elegante, didáctico. En algunas ocasiones, puede que se haga algo pesada, pero tan al final que se acaba la lectura antes de que esa sensación se convierta en molestia.

Y para acabar; una novela dinámica y de muy recomendable lectura. Desde mi punto de vista mucho mejor que 1984 y también superior a UN MUNDO FELIZ.

© Francisco José Súñer Iglesias, (943 palabras) Créditos

Me compré, influenciado por la positiva crítica que ley en este area, el libro de George Turner LAS TORRES DEL OLVIDO... Aprovechando estos escasos pero intensos días navideños, he podido leerlo tranquilamente por fín... A su favor he de decir que el libro tiene una dinámica que rapidamente capta la atención y el interés del lector (por lo menos en mi caso)

La narración se produce en primera persona, alternando el punto de vista entre los distintos personajes que componen la historia, lo cual hace que, si bien al principio puede formarse un cierto rechazo hacia algunos personajes, no es sino al avanzar más en el relato cuando realmente alcanzamos a comprender el modo en que se desarrolla esta sociedad y, asímismo, las distintas mentalidades que en ella tomán marco.

Es, no obstante, notable la influencia de George Orwell y su 1984 (hasta la portada de la edición que tengo reza: el mejor heredero de George Orwell...

Finalmente, no puedo sino recomendar su lectura a aquellos que gusten de las visiones de decadentes futuros plausibles, quienes espero disfrutarán este libro tanto como yo...

© Oscar Portela, (183 palabras) Créditos